Nación

Magistrado Rafael Solís renuncia a CSJ y al FSLN

Una de las voces más pragmáticas del círculo de Ortega se aleja del dictador: El Carmen manda en la justicia, dice, y advierte peligro de guerra civil

Rafael Solís, magistrado de la Corte Suprema de Justicia y leal operador político en el sistema judicial del dictador Daniel Ortega, renunció a su cargo dentro de ese poder del Estado, así como su militancia en el Frente Sandinista, tal y como lo informó en una carta enviada a Ortega, su esposa Rosario Murillo y el presidente de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras.

Presento mi renuncia inmediata, e irrevocable a partir de este momento a mi cargo de Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, y  todos los cargos políticos incluida la militancia en el FSLN.  Esta renuncia es independiente de la decisión que tome la Asamblea Nacional de aceptarla o no, aun cuando solo falten tres meses por concluir mi período, pero prefiero hacerla desde ahora, para evitar que se me aplique aquel artículo de la Constitución que establece que los funcionarios públicos electos por la Asamblea Nacional deben continuar en su cargo, si no hiciera ésta los nombramientos de otros Magistrados y aún de ellos mismos cuando se venzan  sus períodos, que es lo que creo va a ocurrir en abril”, argumenta Solís.

En la misiva, fechada el 8 de enero, Solís explica que su decisión se debe al manejo que Ortega y Murillo han hecho de la crisis política que vive el país y que ha dejado según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA al menos 325 personas muertas, más de 2000 heridas, 550 detenidas y enjuiciadas; el despido de 300 profesionales de la salud y la expulsión de, al menos, 144 estudiantes de la UNAN.

Rafael Solís, que ahora se autonombra como “exmagistrado”, asegura que desde el 18 de abril pensó en tres ocasiones poner su renuncia, pero que “siempre tuve la duda que a través del Diálogo Nacional de la naturaleza que fuera y aún con más actores y mediadores, el Gobierno presidido por ustedes (Ortega y Murillo) pudiera corregir los graves errores cometidos a lo largo de este período”.

El Diálogo Nacional inició a mediados de mayo, con la Conferencia Episcopal en un papel de garante y aunque la dictadora accedió en un principio a negociar, durante los días que duró el proceso sus representantes se empeñaron en boicotear las negociaciones, que al final fueron suspendidas por la cerrazón del Gobierno de Ortega de no discutir una agenda de democratización propuesta por los obispos.

“Finalizó el año 2018 y nada de eso ocurrió; más bien todo lo contrario: el gobierno fue endureciendo sus posiciones hasta llevarnos a un aislamiento internacional casi total y no veo sinceramente la más mínima posibilidad que ahora en el 2019 se retome un verdadero y nuevo diálogo nacional que logre la paz, la justicia y la reconciliación en nuestro país”, explica Solís.

El magistrado cuenta en la carta en que el 17 de abril estaba en México para tratarse un problema de la columna y que desde aquel país siguió los sucesos que terminaron en la peor crisis política vivida por Nicaragua en los últimos 40 años, incluida la peor matanza de la historia nacional en tiempos de paz.

La carta es una dura crítica a la forma en la que Ortega y Murillo han manejado la crisis: “La realidad es que más allá del número de los muertos tan sentidos por mi persona por el dolor de sus madres y demás familiares que pueden ser más o menos de los 325 señalados y que en su gran mayoría fueron del sector opositor al gobierno y en circunstancias que en algunos casos pueden ser asesinatos según la CIDH y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI); incluso más allá de los más de 500 presos considerados políticos por la oposición y en su gran mayoría también por mi persona, siempre creí que la sensatez y la cordura se podía imponer en ustedes y proceder a una negociación política que permitiera el adelanto de las elecciones y algunos de los otros puntos planteados por la oposición pero la realidad ha demostrado todo lo contrario y verdaderamente un Estado de Terror con el uso excesivo de fuerzas parapoliciales o aun de la Policía misma con armas de guerra, han sembrado el miedo en nuestro país y ya no existe derecho alguno que se respete, con las consecuencias inevitables de la instalación y la consolidación al menos de una dictadura con caracteres de monarquía absoluta de dos reyes que ha hecho desaparecer todos los Poderes del  Estado, dejando al mismo Poder Judicial al que yo pertenezco reducido a su más mínima expresión”.

El mismo Solís afirma que los magistrados de la Corte Suprema pueden revertir las decisiones arbitrarias tomadas por Ortega, principalmente en lo relacionado a las decenas de presos políticos que han sido enjuiciados y condenados en procesos arbitrarios, pero asegura que “es sumamente difícil que por el Estado de Terror impuesto, alguno de ellos se atreva a hacerlo en el futuro, y yo mismo voy a estar fuera del Poder Judicial y probablemente fuera de Nicaragua por un tiempo y no tengo por tanto el derecho de exigirles, por lo que estas condenas seguramente van a ser ratificadas y ojalá no estén presos por mucho tiempo ( las mayorías son condenas de 30 años)”.

Rafael Solís era uno de los más elocuentes voceros políticos del FSLN. Se mantiene como magistrado de la Corte Suprema arropado por el decreto que en enero de 2010 emitió el presidente Daniel Ortega. Fue uno de los ejecutores de las reformas constitucionales que le permitieron a Ortega perpetuarse en el poder.

El abogado “Payo” Solís era el operador político de Ortega en la CSJ. En enero de 2009, la Corte emitió un fallo que liberaba al ex presidente Arnoldo Alemán de una condena de 20 años por fraude al Estado, a cambio de que éste le garantizara a Ortega el control de la Asamblea Nacional. A finales de ese año la Sala Constitucional, de la que era miembro el magistrado Solís, emitió un fallo judicial que le garantizó a Ortega la posibilidad de reelegirse, a pesar de que la Constitución prohibía la reelección continua. En una entrevista, el magistrado Solís aseguró que le debía respeto a la Constitución, “lo que no quiere decir que vaya confrontarme con el partido”, al que ahora renuncia.

En abril de 2010 protagonizó una lamentable escena en a Corte cuando le espetó a su compañero Gabriel Rivera, de tendencia liberal, el ya famoso “Cállese, matón”, cuando Rivera le recordó a Solís ante las cámaras de los medios de comunicación que ya no era miembro de la Sala Constitucional y por lo tanto no podía firmar sentencias judiciales. “El matón es usted”, respondió Rivera en una discusión que ha dejó en evidencia la profunda crisis política y moral de la Corte, llamada a impartir justicia en uno de los países más pobres del continente.

Está por verse cómo reaccionará la dictadura de Ortega ante la renuncia de uno de sus leales. Solís era una de las voces más pragmáticas dentro del círculo de asesores que rodean a Ortega. El mismo Solís, que conoce muy bien a su ex compañero, no tiene esperanzas de un cambio de rumbo en la deriva autoritaria del dictador. Así lo dejó claro en su misiva. “Ojalá ocurra un milagro y ustedes reflexionen, y retomen la senda del Diálogo Nacional y la verdadera reconciliación del País, pero la historia de Nicaragua nos ha enseñado otra cosa distinta y en este caso se va a volver a repetir la historia y si continúan sembrando vientos van a cosechar tempestades  hasta llegar a un final que por la fuerza va a ser inevitable”, escribió Solís, quien acompaña la carta con una copia de su cédula.

Más en Nación

Send this to a friend