Nación

Ramírez: Agravio a funerales de Cardenal, “una torpeza tan grande como la catedral”

Sergio Ramírez: “Ernesto Cardenal representa en muchos sentidos al país. El eco de su muerte es mundial”

El agravio cometido por las turbas de la dictadura Ortega-Murillo, al invadir e irrespetar la misa de cuerpo presente del poeta Ernesto Cardenal este martes, fue “una torpeza tan grande como la catedral misma en la que se cometió”, aseguró el escritor, amigo y vecino del sacerdote trapense, Sergio Ramírez Mercado.

Pese a que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo decretaron tres días de duelo nacional a la muerte del poeta y figura clave de la Teología de la Liberación, en la práctica las honras fúnebres de Cardenal han sido boicoteadas: Primero, antimotines asediaron su velatorio y luego las enardecidas turbas interrumpieron la misa en catedral y golpearon a periodistas.

“Son malos disfraces de un mismo acto. Es querer ocultar el sol con un dedo” dijo Ramírez, en referencia a la dualidad del régimen entre su discurso y la realidad. “Todo el mundo ha visto un enorme despropósito en la catedral. La alta jerarquía de la iglesia católica: estaba el cardenal, el nuncio, monseñor Álvarez a quien abuchearon en mera homilía, los mismos que gritaban que Ernesto era un traidor, cuando hay tres días de duelo nacional decretados por el mismo Estado. Todo esto resulta muy contradictorio y termina siendo ridículo”.

Ramírez señaló que la agresión de las turbas ocurrió frente a los embajadores más importantes acreditados en Nicaragua. El escritor alcanzó a reconocer –en medio de la multitud en catedral– a los diplomáticos de la Unión Europea, Francia, Colombia y Chile. La presencia de estos embajadores tiene que ver con la figura “mundial” del poeta Cardenal.

“Nunca se conformaron con la idea de Ernesto Cardenal es el gran poeta de Nicaragua”, dijo Ramírez. “Él representa en muchos sentidos al país. El eco de su muerte es mundial. La noticia de su muerte es página entera en Italia, en el Lemonde, en el New York Times que le dedicó una página entera de sus obituarios. Me han entrevistado para el New Yorker, para el Financial Times porque le van a dedicar homenajes. Lo que hizo El País y todos los medios españoles. Es decir, una figura verdaderamente universal que no se conforma con ningún teje y maneje provinciano, mezquino que se quiera hacer alrededor de él. Ernesto es muchísimo más grande que todo eso”.

Una de las primeras reacciones internacional de repudio al agravio del funeral de Cardenal provino de México, país que admira al poeta. El senador mexicano Germán Martínez Cázares, del partido Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) –la formación izquierdista encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador– emitió una dura carta condenando el asedio de parte de las turbas de la dictadura Ortega-Murillo.

La carta es dirigida al comandante Daniel Ortega y reclama de forma “categórica por el trato inhumano y vejatorio” que las turbas dieron “al cuerpo sin vida del padre Ernesto Cardenal Martínez”.

“A usted obedecen esas turbas. Son sus rebaños cobardes que nunca tuvieron una palabra, razón, ideal o sueño a la altura del poeta que tanto temen”, criticó el senador. “La batalla ya la ganó Cardenal, trascendió y su voz es patrimonio universal”, expresó Martínez Cázares. “Solo faltará ver en la adolorida Nicaragua, cómo sale del poder político la insignificancia histórica del orteguismo por la pequeñez de su odio”, agregó el senador del partido oficial de México.

Según el escritor Ramírez, el régimen perdió con la invasión de las turbas en la misa de cuerpo presente.

“Ganancia no es aquí (para el régimen). Hay pérdidas. El poder tiene torpezas también. Mucha gente piensa que el poder arbitrario se mantiene porque solamente hace cosas inteligentes, y puede opacar a los demás porque es más inteligentes que otros. Es una torpeza del tamaño de la misma catedral en la que se cometió”, calificó.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend