Opinion

¿Rancho Grande parirá un ratón?

El orteguismo, con el COSEP, han quedados aislados en la zona de Rancho Grande, al lado de la repudiada B2GOLD

Temed a los dánaos incluso cuando traen regalos
Virgilio

Rancho Grande es una comarca muy pobre de Matagalpa, pero de alta vocación agrícola en terrenos muy fértiles, especialmente, para el cultivo de granos básicos, legumbres, hortalizas, y para el aprovechamiento de árboles frutales, para ganadería, producción de cacao y extracción de madera preciosa.

Los campesinos de la zona, aleccionados por la terrible experiencia social de Mina Bonanza, donde la población llegó a vivir bajo condiciones de esclavitud en el siglo pasado, por obra de los comisariatos de las minas, e invadidos por aventureros sin escrúpulos, fueron advertidos, además, por organismos ecologistas, de los riesgos ambientales de la minería para esa zona paradisíaca Por lo que los pobladores se oponen a la concesión minera que en 2003 se le otorgó a la empresa canadiense MINESA, para desarrollar una minería de extracción de oro a cielo abierto, en la llamada Mina Tajo Pavón, situada entre el Río Yaosca y el Río Pavón. MINESA vendió la concesión a una subsidiaria de B2GOLD, en 2007.

Enterados de la amenaza, seis mil pobladores se organizaron en escuadras de cuadros militantes en contra de la minería, bajo el nombre de “Guardianes de Yaoska”, cuyo objetivo era contrarrestar los métodos mafiosos usados por la minera B2GOLD con ayuda de las fuerzas y de las autoridades orteguistas, para adquirir adeptos, comprar tierras, y obtener firmas de adhesión a la actividad minera.

Guardianes de Yaoska

Los Guardianes de Yaoska, en los últimos tres años, con cientos de miles de horas de trabajo conspirativo en defensa del medio ambiente, han conseguido incorporar organizativamente una base social de apoyo de 50 mil pobladores de la comarca. La siguiente etapa organizativa tiene una dimensión departamental. Es una organización horizontal, sin jefes, pero, con una mística campesina a toda prueba, para suplir a base de esfuerzos y sacrificios la falta de recursos económicos.

Todas las corrientes de pensamiento y de creencias religiosas o confesionales confluyen en contra de la minería, incluidos sandinistas de base de la región, vinculados a la preservación de la naturaleza. El orteguismo, con el COSEP, han quedados aislados en la zona, al lado de la repudiada B2GOLD.

Sin embargo, subestimaron la firmeza combativa de la población. La resistencia organizó una manifestación a las 10 de la mañana del 3 de octubre pasado. El orteguismo le puso mil obstáculos, amenazó a los transportistas, y convocó la propia manifestación para las 2 de la tarde. Ese es su modo de proceder habitual, en contra de protestas espontáneas.

Pero, esta vez, venciendo las trabas y amenazas de Ortega, los guardianes de Yaoska pusieron 15 mil personas en la marcha de protesta contra la concesión minera. Encabezó la protesta, contra B2GOLD y el gobierno, la iglesia católica, llamándole peregrinación a la concentración multitudinaria, con la imagen de San Francisco al frente como defensor de la naturaleza. Los parlantes repetían la frase del Papa: si alguien quiere contaminar la naturaleza, ¡rebélense, protesten, no se queden quietos ante la injusticia!

Es la manifestación más grande en una localidad, en defensa del medio ambiente y de las condiciones de vida de los habitantes de una comunidad. Nunca la dictadura de Somoza experimentó una marcha de protesta de tal magnitud, por una reivindicación social exclusivamente local.

Insensata medición de fuerzas del orteguismo

Pese a esa confluencia gigantesca de personas, ennoblecida, además, por el nuevo paradigma de la humanidad en favor del medioambiente, Ortega, aliado incondicional de la minera canadiense, organizó su contramarcha de apoyo a la empresa minera, recurriendo para ello a los empleados públicos del departamento de Matagalpa, y al engaño para con algunos pobladores de los municipios a quienes hizo creer que el objetivo de esa marcha oficialista era a favor de la comunidad.

La demagogia no se puede permitir ser vencida, por un movimiento real que deja al descubierto su juego de apariencias. Ortega midió fuerzas, a su pesar, cuando menos le hubiera convenido hacerlo. Ópticamente, se derrotó a sí mismo con una coreografía visual de utilería, manifiestamente endeble y carente de contenido.

No se trató, únicamente, de una falla grave de los servicios de inteligencia, por no advertir a tiempo que las condiciones no eran propicias para medir fuerzas, sino, que Ortega, habiendo visto el pantano se ha metido de todos modos, irresistiblemente, como un elefante.

Como no es un estratega, ni goza de mucho juicio político, no parece percatarse del error cometido púbicamente frente al imaginario nacional.

La lagartija abandona la cola para salir indemne

Esta dictadura, enfrenta un movimiento de masas formidable que se abre camino aún de manera descentralizada y fragmentaria, pero, que rápidamente converge hacia un sólo objetivo libertario. El proceso renovador de carácter social, responde a una demanda histórica múltiple, intelectual y materialmente inexorable, para construir de raíz una verdadera identidad nacional, en contra de la degeneración orteguista y de los valores entreguistas de sus aliados corruptos de la oligarquía.

El modelo corporativista, de corte absolutista, está destinado a saltar por los aires ante la rebelión creciente de toda la nación.
Ortega, luego del fracaso de la contramarcha de Rancho Grande, da un giro de 180 grados Es una táctica de sobrevivencia, no racional, para comprar tiempo. Por instinto, Ortega abandona la cola, como la lagartija. Toca retirada, y responde de inmediato con un comunicado en el cual declara falsamente que conforme a los estudios de MARENA, la explotación minera no es viable en la zona.

¡Temed a Ortega cuando finge sensatez!

Ortega, ridiculizado en Rancho Grande, es el mismo que en 2013, para dar a Wang Jing la concesión del canal a ojos cerrados, dijo que de todos modos el lago Cocibolca estaba contaminado. Y el mismo que en su momento, en 2007, dijo que por un canal no pondría en riesgo el lago ni por todo el oro del mundo. Y el mismo que en octubre de 2015, dijo que el canal era necesario para mantener libre de contaminación al Gran lago. No sólo no es coherente en el tiempo, sino, que Ortega tampoco lo es técnicamente, y confunde alternadamente la relación causa efecto entre contaminación y medioambiente.

Como en la fiesta infausta de Troya, cuando los troyanos metieron dentro de sus murallas el inmenso caballo hueco con los guerreros griegos adentro, a pesar de la advertencia de Casandra, aquí se habla de milagro a raíz del comunicado orteguista, de victoria de la protesta pacífica, del poder de la gente, de rectificación, de detención definitiva, de acatamiento, de un gobierno que escucha, de haber logrado democracia, del beneficio de la duda…

Si es que un simple comunicado orteguista viene confundido con el triunfo, Rancho Grande habrá parido un ratón, no por sagacidad de Ortega, sino, por falta de dirección política de los Guardianes de Yaoska. La lectura entre líneas de este comunicado es: ya no tiene sentido que exijan un referendo. ¡Desorganícense ahora! Luego de las elecciones… veremos.

Laocoonte, el sacerdote de Apolo, advertiría a Rancho Grande: ¡temed a los comunicados de Ortega, máxime cuando finge sensatez!
Referendo, para trasladar la decisión democrática a la población.

Se debe tomar conciencia que la lucha social contra la minería debía ser, en el fondo, una lucha política contra el régimen orteguismo antinacional. En la marcha multitudinaria, la población demandaba la convocatoria a un REFERÉNDUM, para decidir sobre la minería en el municipio.

El referendo tiene el valor de una consigna política de transición, es el principal acierto de la movilización en Rancho Grande. Más que a la manifestación multitudinaria, y más que al apoyo decisivo de la iglesia (que constituye para Ortega un adversario potencialmente temible, al que elude a toda costa), es esta consigna política estupenda, del referendo, la que Ortega necesita desarmar.

Hoy, el referendo es más importante que antes, no sólo porque el acuerdo a que llegue el pueblo, es mil veces más creíble que el comunicado de Ortega, sino, porque en el referendo se deben conocer todos los estudios ambientales sobre los efectos nocivos de la exploración minera, a fin que B2GOLD tenga que resarcir de inmediato a Rancho Grande el daño ambiental que hasta la fecha haya provocado, así como para medir y castigar la responsabilidad de las autoridades municipales y de MARENA, si es que no salvaguardaron a tiempo al Río Yaoska de los impactos ambientales provocados por la exploración de la minera B2GOLD.

El referendo tiene la posibilidad de prender en otras movilizaciones sociales, como las marchas nacionales que se oponen a la entrega de la soberanía con el pretexto del canal. Y podría suscitar un movimiento político de unidad nacional, con un contenido profundamente democrático antiorteguista, porque expresa una dinámica democrática para darle curso a las distintas demandas de la población contra el absolutismo, más potente que cualquier exigencia sobre elecciones libres en abstracto (a la que acuden presurosos toda clase de arribistas electoreros que desean vivir del presupuesto nacional, aunque no ocurran mayores cambios en la naturaleza depravada del modelo orteguista de gobierno).

——————————–
El autor es Ingeniero eléctrico.

Más en Opinion

Send this to a friend