Empresas

Educación y desarrollo de seguridad alimentaria y el Programa Impulsor aportan en gran manera a la comunidad

Reconocen labor de Cargill en Nicaragua

Cargill

“Estamos muy satisfechos, pero especialmente comprometidos y motivados a seguir trabajando en el desarrollo de soluciones sostenibles”



El programa de educación y desarrollo de la seguridad alimentaria y nutricional, que desarrolla Cargill de Nicaragua en 26 escuelas de las comunidades en las que opera, y el Programa Impulsor, que se enfoca en mejorar la competitividad de la producción de sorgo, fueron galardonados en la sexta edición de la premiación nacional de Responsabilidad Empresarial (RSE).

Los dos premios fueron obtenidos en las categorías de “Educación y Cultura para el Desarrollo” y “Empoderamiento Económico e Impacto en la Comunidad”. Cargill se ha propuesto para el 2020 ser el socio elegido por tener marcas líderes que ofrecen soluciones ágiles e innovadoras, contando con asociados comprometidos que hacen prosperar.

Los principales beneficiados del programa de educación y desarrollo son los niños de las escuelas, padres de familia, maestros y autoridades educativas. Estos últimos son agentes de cambios que inciden directamente en los estudiantes.

Entre los principales resultados destacan: 96 por ciento de retención escolar, aumento del 59 al 87 por ciento de consumo de vegetales, el consumo de lácteos pasó del  53 al 74 por ciento, aumento del consumo de huevos del 43 al 64 por ciento, además de incrementarse el consumo de productos cárnicos.

El Programa Impulsor funciona en alianza con TechnoServe, que diseña una iniciativa orientada a apoyar a los productores y productoras de sorgo. Este plan se encuentra orientado a mejorar la competitividad de la producción de sorgo y reducir costos e incorporar a pequeños sorgueros dentro de la cadena de suministros de Cargill.

Entre los principales resultados destacan que el 95 por ciento de los pequeños productores y 78 por ciento de los grandes productores han adoptado las prácticas recomendadas

Los pequeños productores de Occidente han aumentado su productividad en un 19 por ciento y han elevado su rentabilidad en más del 100 por ciento, mientras que la rentabilidad de los grandes productores aumentó en un 54 por ciento.

Entre el 2015 y 2016, pequeños productores de seis cooperativas lograron entregar por primera vez 42,589 quintales de sorgo con un valor de $513,192 a Cargill.

“Estamos muy satisfechos, pero especialmente comprometidos y motivados a seguir trabajando en el desarrollo de soluciones sostenibles para nutrir y desarrollar a las comunidades en donde operamos”, explicó María Nelly Rivas, directora de Asuntos Corporativos de Cargill Centroamérica.