Economía

Recorte de 3 por ciento a tarifa eléctrica “es una burla”

"El alza real de la energía en 2019 fue de 19%, al menos oficialmente, porque hay hogares que ahora pagan 100% más que antes", señala líder empresarial

La Administración de Daniel Ortega anunció sorpresivamente, una rebaja de 3% en la tarifa eléctrica, a aplicarse a partir del próximo primero de julio, a la vez que comunicaba su decisión de no aplicar el deslizamiento del córdoba, “por un periodo de seis meses”, en medio de la pandemia de la covid-19. Sin embargo, líderes empresariales coinciden en que la medida es “insuficiente”, y que se toma en este momento para decir que el régimen lo hace “por el pueblo”.

En abril, seis cámaras empresariales pidieron rebajar la tarifa de electricidad, entre 15% y 20%, basados en la rebaja de los precios de los hidrocarburos. Un mes después, el Consejo Superior de la Empresa Privada, (Cosep), hizo un llamado similar, invitando a un recorte de 17% en el precio del suministro eléctrico, al que también se sumaría la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham).

Consultados, tres líderes empresariales y un experto en legislación energética, consideraron que esa rebaja es “una burla”. Otros dos presidentes de cámaras empresariales consideraron que el recorte es “muy bajo” e “insuficiente”, y adelantaron la tesis de que hay toda una motivación política detrás de esa decisión.

“Ese 3% no va a solucionar el problema de los últimos dos años, en que el alza en los costos de la energía, nos dejó en una posición que no es competitiva y va en detrimento de la generación de empleos”, dijo a CONFIDENCIAL, el nuevo presidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin), Marcos Pierson.

“Ese 3% no es significativo”, insistió. “Hace como un mes publicamos un comunicado detallando el impacto del incremento en la tarifa, que es devastador para la industria. Necesitamos una rebaja de 17% por lo menos, para poder ser competitivos a nivel regional. El país necesita estímulos para creer, y eso es insuficiente”, aseguró.

Reducción de tarifa de energía es tan bajo, que es irrisorio

Carmen Hilleprandt, presidenta de la Cámara de Comercio y Servicios de Nicaragua (CCSN), también deploró el recorte del 3%, por considerar que “es muy bajo. Es mejor que nada, pero debió ser como 15%, para dar alivio a pymes, mipymes, al sector productivo, al riego”.

“La crisis por la epidemia de covid-19 tiene a algunos cerrando, y otros se están asfixiando, pero el Gobierno no nos escucha. No queremos que haya apagones, y sabemos que hay que pagarle a los generadores, pero los especialistas nos han dicho que bien se podía aprobar un 17%”, relató.

“Esto es una burla. El alza real de la energía en 2019 fue de 19%, al menos oficialmente, porque hay hogares que ahora pagan 100% más que antes”, señaló Mario Amador, gerente de la Comisión Nacional de Productores de Azúcar (CNPA). El Cosep había propuesto una rebaja del 17%, que no afectaba los ingresos de las distribuidoras”, añadió.

“Ese 3% es una burla”, dijo un expresidente de Cadin, que optó por el anonimato. La presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Lucy Valenti, valoró “es una burla. Es irrisorio”. Y recordó que “los análisis de los especialistas nos hablaban que el recorte debía andar por 17%, dada la rebaja en los precios de los hidrocarburos”.

“Es una burla a la población”, coincidió el experto en legislación energética, César Aróstegui, quien señaló que el Gobierno hizo “una tardía reducción en la tarifa, cuando técnicamente, debería ser 20%, como los expertos han señalado con fundamentos, para demostrar que la tarifa ha sido sobrecargada en ese mismo porcentaje”.

Están comprando energía más barata en el extranjero, con lo que desplazan a los nacionales, y aun así, solo rebajaron este 3%”, recalcó.

Las razones del Gobierno: Populismo barato

Además de coincidir en que es insuficiente, algunas de las fuentes también opinaron acerca de las razones que tuvo la Administración de Daniel Ortega y Rosario Murillo para ofrecer ese descuento… por muy minúsculo que fuera.

“Quieren darnos atol con el dedo. El propósito de esta decisión, no es dar un alivio económico a la población, sino que parte de un cálculo retórico político populista, de cara a dar una imagen que no tienen. Quieren lavarse el lodazal de la cara con medio vaso de agua”, graficó el experto en legislación energética, César Aróstegui.

“Habría que preguntarles si creen que con esa rebaja van a ganar puntos con la gente, que más bien se va a enojar por esa oferta”, dijo por su parte la presidenta de Canatur, Lucy Valenti, mientras su colega de la Cámara de Comercio, Carmen Hilleprandt, consideró que el recorte “es bien bajo. Más como un maquillaje, tal como la decisión de la Superintendencia de Bancos”, al relajar las normas prudenciales de los bancos.

“Lo hacen en este momento por populismo: viene el 19 de julio; están perdiendo muchos cuadros y hay una gran presión interna para que digan que están haciendo algo por el pueblo”, dijo por su parte el gerente de CNPA, Mario Amador.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend