Política

FSLN y 'zancudos' del PLI aprueban la reforma "urgente" enviada por Ortega a la Asamblea

Reforma orteguista a Ley Electoral

Lareforma más drástica fue al artículo 33, que quita la responsabilidad al Consejo Supremo Electoral (CSE) de depurar del Padrón Electoral



La aplanadora sandinista y la bancada del Partido Liberal Independiente (PLI) de Pedro Reyes aprobaron este jueves, con 87 votos, la reforma a la Ley Electoral enviada con carácter “urgente” por el comandante Daniel Ortega al Parlamento. La propuesta no solo establece la cedulación de forma permanente, sino que modifica disposiciones sobre el Padrón Electoral y elimina la posibilidad de objetar el mismo.

Aunque Edwin Castro, jefe de la bancada sandinista, anunció el martes que la reforma a esta normativa se centraría en la cedulación, la propuesta enviada por el Ejecutivo traía otros agregados: Que solo el ciudadano inscrito en el Padrón Electoral podrá ejercer el sufragio.

Este cambio es referido al artículo 31 de la ley 331, que antes de la reforma de este jueves establecía que para votar solo bastaba inscribirse en los Registros Electorales. Es decir, que si un ciudadano no aparecía en el Padrón Electoral de su Centro de Votación, y demostraba con su cédula de identidad que allí le correspondía, podía ejercer su derecho al voto.

Sin embargo, la reforma más drástica fue al artículo 33 que quita la responsabilidad al Consejo Supremo Electoral (CSE) de depurar del Padrón Electoral “a las personas fallecidas y a quienes les sea cancelada o suspendida la cédula de acuerdo con las causales y procedimientos establecidos en la Ley No. 152, Ley de Identificación Ciudadana e incluyendo a los nuevos cedulados y los cambios de residencia debidamente tramitados”.

Con la modificación la responsabilidad del Poder Electoral es reducida, y el artículo ahora se lee de la siguiente manera: “El Consejo Supremo Electoral actualizará permanentemente el Padrón Electoral”.

La reforma de Ortega también deroga el artículo 38, el cual establecía que “los ciudadanos, partidos políticos o alianzas de partidos que participen en la elección podrán presentar sus objeciones a los Padrones Electorales dentro de los treinta días posteriores de la recepción de éstos”.

La sesión de este jueves careció de argumentos convincentes por parte de la bancada del PLI. En cambio, el diputado Castro centró su breve intervención sobre las bondades de la cedulación permanente, ya que el documento, dijo, no solo sirve para votar.

“El sistema de cedulación es maduro como para interrumpir el proceso a causa de elecciones. Debe ser continuo y permanente”, celebró Castro, quien también justificó los cambios referidos al Padrón Electoral “como una forma de evitar el ratón loco que hemos visto en las últimas dos elecciones”.

Santiago Aburto, legislador independiente, fue el único que no votó a favor de la reforma de la Ley Electoral. Recordó que la cedulación permanente es una demanda desde hace varios años.

“¿Hasta ahora se dio cuenta el Frente Sandinista que la Cédula sirve para otras cosas aparte de votar?”, criticó Aburto, y agregó que el Poder Electoral debería emitir de forma gratuita el documento con todo el dinero que se le asigna “y nadie sabe adónde va a parar”.

Aburto comparó la decisión de Ortega de instalar permanentemente la cedulación “con un caramelito”. Dijo que con esto el Frente Sandinista pretende que la gente vaya a votar en un proceso electoral calificado como una farsa por la oposición organizada en torno a la Coalición Nacional por la Democracia, y que fue inhabilitada de participar por un fallo del Poder Judicial.

“Con la cédula podés votar, pero no elegís, porque ellos leen como quieren… No hay condiciones, no hay observación, no hay credibilidad en los candidatos de la oposición, entonces el Frente Sandinista tira esos caramelitos para ver si la gente los chupa y se envenenan. ¿Estamos resolviendo realmente un problema de credibilidad de un proceso electoral? Creo que no”, cuestionó el legislador independiente.

Aburto también dijo que si el Frente Sandinista quisiera presentar un Padrón Electoral serio y creíble, deberían “publicarlo, consultarlo, depurarlo de muertos y personas que no residen en el país”.