Política

Resolución bipartidista de senadores de EE.UU. pide a Trump aplicar ley Magnitsky

Régimen de Ortega evade otra vez anticipo de elecciones

Daniel Ortega

MESENI inicia labores: se reunió con Alianza Cívica y obispos, y luego con el Gobierno, en un encuentro que terminó a altas horas de la noche



Una vez más el Gobierno de Daniel Ortega evadió responder si aceptará el anticipo de elecciones para marzo de 2019, como plantearon los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua. Este lunes, durante la reanudación de las mesas de trabajo en el marco del Diálogo Nacional, la delegación oficial esquivó el tema planteado como punto número uno por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en la agenda de trabajo.

“El tema inicial estaba asociado a que el Gobierno expresara si tiene voluntad política para adelantar las elecciones, como propuso la Conferencia Episcopal”, comentó Daisy George, representante de la Alianza Cívica en la mesa electoral. “Las actitudes y argumentos que presentó el Gobierno evidenciaban que no tienen voluntad política para tocar el tema de la democratización”.

La delegación del régimen, por ende, no quiso discutir sobre los requerimientos para crear condiciones para realizar un proceso electoral, como reformas constitucionales y al sistema electoral.

Los obispos emplazaron al comandante Ortega para contestar a su requerimiento sobre si acepta o no el anticipo de los comicios para el primer trimestre del próximo año. De la respuesta del caudillo sandinista depende que el Diálogo Nacional, mediado por los religiosos, sea reanudado. “La respuesta oficial y formal del señor presidente al planteamiento que los obispos le hicimos el 7 de junio, donde recogimos los sentimientos de la inmensa mayoría del pueblo nicaragüense, es imprescindible para avanzar y concretizar un Diálogo viable”, insistió Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa.

LestherAlemán
Lesther Alemán, estudiante universitario y representante en la mesa del Diálogo Nacional. EFE | Confidencial

El universitario Lesther Alemán dijo que el Gobierno argumentó que antes de iniciar a discutir el índice de la democratización, “debía discutirse primero el tema de la seguridad”. La delegación del régimen de Daniel Ortega está empeñada en levantar los tranques ciudadanos.

“Inclusive Luis Almagro está hablando de adelantar elecciones. Pero no hay apertura ni voluntad política del Gobierno. Por lo tanto dejamos constancia de que el Gobierno demostró claramente que no tienen voluntad para hablar sobre la democratización, que es un clamor del pueblo para un cambio real”, agregó por su cuenta George.

El soslayo del Gobierno en la mesa electoral no significa que la Alianza Cívica la abandone, aunque algunos sectores opinan que Ortega solo gana tiempo y esquiva el tema toral del Diálogo Nacional que es la democratización.

Azahálea Solís
Azahálea Solís, experta en Derecho Constitucional y representante de la sociedad civil del Diálogo Nacional. EFE | Confidencial

Ante ese señalamiento, Azahálea Solís, de la Alianza Cívica, dijo que primero intentan “crear un ambiente de paz” y “después veremos sobre el tema electoral lo que dice el pueblo de Nicaragua y no Daniel Ortega”. “Hay que agotar la paciencia porque es fundamental evitar una guerra civil”, argumentó.

Meseni de la CIDH inicia labores

La mesa de Seguridad y Verificación se reunió este lunes con los miembros del equipo del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que es encabezado por el colombiano Álvaro Botero y la peruana Fiorella Melzi.

“La Comisión de Verificación y Seguridad trabajó sobre su mandato y sus funciones. Acordó que el punto número uno a considerar es la defensa de la vida”, informó Azahálea Solís. “Le planteamos a la CIDH algunos indicadores necesarios, como es la visita a las cárceles, a las cárceles clandestinas, recoger los testimonios de los torturados, ver el tema de la intimidación y las amenazas a mucha gente, y los capturados ilegalmente”, enumeró.

El objetivo del Meseni es dar seguimiento a las recomendaciones realizadas por la CIDH derivadas de su visita al país, y recalcadas en el informe final titulado “Graves violaciones a los derechos humanos en el contexto de las protestas sociales en Nicaragua”.

El Meseni también dará seguimiento al cumplimiento de las medidas cautelares otorgadas a la personas con grave riesgo a sus vida o integridad física, y mantendrá el monitoreo de la situación de los derechos humanos en Nicaragua para los fines pertinentes al mandato de la CIDH. “Para ello, el Meseni sostendrá diálogos y reuniones de trabajo con la sociedad civil, el Estado y otros actores relevantes”, detalló la CIDH en un comunicado.

Confidencial conoció que los miembros del Meseni se reunieron con personeros del Gobierno de Daniel Ortega este lunes hasta altas horas de la noche. Sin embargo, no se conocieron los temas que abordaron. Los obispos de la Conferencia Episcopal también se reunieron con los delegados del Meseni por la tarde.

Brenes y Álvarez se reunirán con el Papa

Esa misma tarde del lunes, la Conferencia Episcopal informó que el Cardenal Leopoldo Brenes y monseñor Rolando Álvarez viajarán a Roma para cumplir con labores religiosas, a la vez que aprovecharán para reunirse con el papá Francisco para exponerle “la situación doliente y sufriente que vivimos los nicaragüenses”.

El comunicado de la CEN señala que el cardenal Brenes participará en el Consistorio Cardenalicio convocado por Francisco, y, luego de ello, los dos obispos nicaragüenses sostendrán una audiencia privada papal.

“En dicha audiencia informarán al Santo Padre Francisco la situación doliente y sufriente que vivimos los nicaragüenses y el impulso que le hemos dado al Diálogo, en el que participamos a solicitud del Gobierno y apoyados por la confianza de la población”, señaló la CEN.

Senadores de EE.UU emiten resolución bipartidista

Ocho Senadores de Estados Unidos emitieron una resolución bipartidista en la que condenan la represión ejercida por el Gobierno de Ortega, y piden al presidente Donald Trump que aplique sanciones a través de la ley Global Magnitsky a las autoridades del régimen de Managua.

Aunque los senadores no especifican las autoridades a quienes dirigen el exhorto a Trump para invocar la Magnisky (ya aplicada al exmagistrado Roberto Rivas), si aclaran que sería para aquellos involucrados “ejecuciones extrajudiciales, torturas u otras graves violaciones de los derechos humanos en Nicaragua”; o “cómplices de ordenar, controlar o dirigir actos de corrupción significativa”.

La resolución bipartidista es aupada por los republicanos Marco Rubio, Ted Cruz, David Perdue, y Mike Lee. Mientras que en el lado demócrata suscriben Bob Menéndez, Bill Nelson, Tim Kaine y Dick Durbin.

Los senadores condenan “la violencia perpetrada contra los ciudadanos de Nicaragua por el régimen de Ortega y los grupos armados irregulares afiliados”. A renglón seguido piden poner “fin a las prácticas represivas de sus fuerzas de seguridad y promulgue reformas constitucionales y legales para proteger mejor a sus ciudadanos”.

Para los senadores, el Gobierno de Ortega debe comprometerse a negociar con los representantes de la Iglesia católica, la sociedad civil, el movimiento estudiantil, el sector privado y la oposición para poner fin a la actual crisis política. La resolución resalta la inclusión del “compromiso de celebrar anticipadamente elecciones que cumplen con estándares democráticos e incluyen observación internacional”, como ya ha planteado el Departamento de Estado norteamericano.