Emergencia Coronavirus

Régimen orteguista intenta ocultar a cientos de muertos por covid-19

El Minsa vuelve a reportar que en una semana solo hubo nueve fallecidos, pero el registro de un solo hospital desmiente la cifra del Gobierno

En los últimos siete días, un total de nueve personas fallecieron por covid-19 en toda Nicaragua, según el informe oficial del Ministerio de Salud (Minsa), que sin embargo ocultaría a cientos de muertos que han sido registrados en los hospitales de Nicaragua, donde solo el reporte de uno de ellos supera las cifras oficiales del Gobierno.

CONFIDENCIAL confirmó que, en la semana recién pasada, se registraron más de cien muertes por covid-19 en tan solo siete de los “19 hospitales centinelas”, que el Gobierno afirma que están habilitados para atender a pacientes de la pandemia. El pasado martes nueve de junio, cuando el Minsa también anunció “nueve muertos por covid-19 a nivel nacional”, solo en el Hospital Alemán Nicaragüense, se registraron catorce personas fallecidas.

Ceñidos a los datos oficiales del Minsa, esta sería la tercera semana consecutiva en que las muertes por covid-19 no incrementan en Nicaragua.

Además, el Minsa aseguró que hubo 359 nuevos contagios en estos siete días, de manera que Nicaragua sumaría, oficialmente, 64 fallecidos y 1823 casos positivos, bajando el índice de letalidad de la pandemia a 3.5%.

En contraste, cifras del monitoreo independiente del Observatorio Ciudadano COVID-19 mantienen el índice de letalidad superior al 28%.

¿Gobierno aplana la curva de contagios?

Este 16 de junio se han completado noventa días desde que el Gobierno de Daniel Ortega admitió el primer caso de covid-19 en Nicaragua. Durante este período, el Minsa asegura que ha dado “seguimiento cuidadoso y responsable” a 1661 personas, y que 1238 se han recuperado de covid-19.

Según el monitoreo y evaluación de los datos oficialistas, el pico más alto de casos habría ocurrido en la semana del 21 al 27 de mayo, cuando reportó 480 casos en siete días, es decir, un 89% más en comparación con la semana previa, cuando el reporte de los últimos siete días fue de 254 casos.

Sin embargo, para ese mismo período (del 21 al 27 de mayo) el Observatorio Ciudadano COVID-19 reportó 973 nuevos casos sospechosos. Desde entonces, la brecha entre las cifras oficiales y las del Observatorio se ampliado cada semana.

¿No hay contagio comunitario de covid-19?

A finales de mayo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) elevó a Nicaragua a la fase cuatro de transmisión de la pandemia: el contagio comunitario. Esta fase ocurre cuando las autoridades de Salud ya no pueden identificar el nexo epidemiológico del paciente, y cualquier persona que no tome medidas de prevención y protección puede contagiarse en cualquier parte o contagiar a otras.

Sin embargo, a noventa días del ingreso de la pandemia a Nicaragua, y a tres semanas de la advertencia de la OPS, la ministra de Salud, Martha Reyes, sostuvo este martes que “se han presentado casos en brotes a través de contactos claramente establecidos”, una definición que corresponde a la fase tres de la transmisión de la pandemia.

En los argumentos para intentar minimizar el impacto de la covid-19, el Minsa también alega que muchos de los pacientes con covid-19 padecen de otras enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o insuficiencia real.

Esta semana, el Minsa volvió a mencionar el fallecimiento de personas que han estado en seguimiento, pero que murieron por otras causas como: tromboembolismo pulmonar, diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensivas y neumonías bacterianas, y nuevamente, no precisó las cifras.

Sin embargo, un reportaje de CONFIDENCIAL demostró cómo el Gobierno utiliza la comorbilidad para bajar la letalidad de la covid-19. “Quieren justificar montón de muertes, con otro nombre”, cuestionaron fuentes médicas, que precisaron cómo hay “otros padecimientos” causados por el coronavirus, que puede afectar siete órganos del cuerpo humano

Régimen utiliza “comorbilidad” para bajar letalidad de covid-19

Anuncian plan “antiepidemias”

Además de la covid-19, Nicaragua sufre en paralelo dos epidemias más: el dengue y la malaria, que se mostraban en aumento hasta que el Minsa suspendió hace seis semanas la publicación del boletín epidemiológico en donde reportaba el comportamiento de ocho enfermedades endémicas, que también incluye la evolución de las neumonías.

El aumento de muertes por neumonías es alarmante, según han indicado los médicos, porque estas neumonías estarían siendo provocadas por la covid-19. Además, por primera vez en cinco años están presentando un comportamiento anormal, pues hay menos casos, pero han incrementado las muertes.

“Los boletines estaban siendo usados para que la gente analizara, interpretara e hiciera críticas y ahora no van a poder porque la información ya no está pública”, dijo a CONFIDENCIAL el epidemiólogo Álvaro Ramírez.

Ahora es la vicepresidenta y vocera estatal, Rosario Murillo, quien comparte algunos datos sobre la evolución de estas enfermedades. Y aunque los datos que informa son antojadizos, porque a veces se refiere a cifras porcentuales y otras a los datos duros, los informes confirman un aumento en contagios de dengue y aumento de la letalidad de las neumonías, del cual se venía alertando semanas atrás.

“En cuanto a las enfermedades epidémicas, en el reporte de la semana tenemos 50% más casos de dengue en relación a la semana anterior. 108% más de fallecidos por neumonía que en el mismo período del año pasado y 278 casos nuevos de Malaria”, dijo Murillo.

Junto a la ministra de Salud, el secretario general del Minsa, Carlos Sáenz, aprovechó la lectura del informe semanal sobre covid-19 para anunciar la ejecución de un plan antiepidemias que se ejecutará en los próximos seis meses. Este consiste, dijo, en campañas de fumigación semanales en puntos claves como cementerios, paradas de buses, escuelas y mercados. También aplicarán BTI en 3.6 millones de viviendas para prevenir el dengue, chikungunya y el zika, eliminarán criaderos de zancudos y promoverán el lavado de manos, entre otras acciones.

Las visitas casa a casa que sostiene el Minsa han sido criticadas por estar en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para prevenir el contagio de la pandemia.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend