Economía

Continúa la afectación a las empresas privadas

Régimen ordena cierre de gasolineras, ¿qué hay detrás?

Una fuente del sector privado asegura que cierre es por detalles menores, no faltas de seguridad ni razones comerciales o políticas; Gobierno calla



Varias estaciones de servicio de la marca Puma, fueron cerradas la tarde de este jueves 20 de diciembre, por personeros del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), entidad estatal que tiene el mandato de regular, entre otros, el sector de los hidrocarburos.

Puma Energy entró a finales de marzo de 2011 al mercado nicaragüense de combustibles y derivados de petróleo, cuando compró toda la red de estaciones Esso en Nicaragua, como parte de una operación regional que significó la compra de 290 estaciones de servicio y ocho terminales de almacenamiento de combustible en cuatro países de Centroamérica.

Hasta ese momento, Puma tenía pequeñas operaciones en el Triángulo Norte de Centroamérica, que formaban parte de una red mayor con presencia en 23 países del mundo, incluyendo todo el Caribe.

Una fuente del sector que se dedica a la comercialización de combustibles, confirmó a Confidencial que la mañana de este jueves, técnicos del INE inspeccionaron las estaciones de servicio Metrocentro, Larreynaga y Loyola, y las cerró, entregando en cada caso, un acta a cada concesionario.

Aunque la marca Puma está en lo alto de las fachadas de cada gasolinera, en realidad las estaciones son operadas por concesionarios que se surten del combustible que les vende la multinacional petrolera.

La fuente dice que muchas veces, este tipo de cierres ocurre “por que no encontraron un manual en el lugar en el que debía estar. En esos casos, el cierre se mantiene hasta que se demuestre que están en su lugar todas las cosas que debe tener la gasolinera, y entonces se levanta”.

A partir de eso, confía en que el cierre “puede durar un par de días, nada más. En este momento están hablando el concesionario, la petrolera y el INE para entender bien qué es lo que pasó. No queremos alarmar al público porque no es un cierre definitivo, ni por violaciones a la seguridad, por lo que creemos que abrirán pronto, en cosa de días”, insistió.

Sospechan represalias

Confidencial se comunicó con la gerencia de Puma Energy Nicaragua, donde una asistente dijo que no podía poner al teléfono a ninguno de los ejecutivos de la empresa, porque “ahorita todos están reunidos”, prometiendo que se comunicarían cuando tuvieran una reacción ante la decisión del regulador.

Aunque no trascendieron las razones por las que el ente regulador ordenó cerrar las gasolineras, se manejó la posibilidad de que fuera una forma de obligar a los consumidores a comprar en las estaciones DNP, manejadas por la familia presidencial, la que se ha visto afectada por un boicot ciudadano.

Este nuevo ataque en contra de una empresa privada llega después que Daniel Ortega ordenó -o permitió- la invasión de más de 9000 manzanas de tierras productivas en ocho departamentos del país, o luego que amenazara con abrir por la fuerza las empresas que se sumaran a los paros ciudadanos decretados como una forma de presionar en contra de su Gobierno.

La campaña ataques también ha afectado a empresas periodísticas como la dueña de 100% Noticias, o a Promedia e Invermedia, dueña de los medios Confidencial, Esta Semana, Esta Noche y Niú, además de la consultora Cabal, especializada en temas de medio ambiente.

En Chinandega, también fue cerrada la gasolinera UNO, propiedad de los padres de Miss Nicaragua, Adriana Paniagua, quien se ha mostrado activa en la crítica al régimen Ortega Murillo.