Política

Rivas se burla del clamor nacional

Derecho a observación independiente sigue conculcado. A pesar de que no hay señales de elecciones libres, oposición se prepara

Ni convocatoria ni señales de un proceso electoral transparente. A menos de ocho meses de las elecciones nacionales, que según la Ley Electoral deberían realizarse el próximo 6 de noviembre, el Consejo Supremo Electoral (CSE) continúa sin emitir convocatoria ni publicar un calendario concreto de actividades. La integración de sus dos nuevas magistradas tampoco ha sido una de las esperadas señales de renovación del sistema electoral, debido a la claridad de sus afinidades oficialistas. Sin embargo, la oposición no espera los comicios de brazos cruzados y para varios analistas políticos esta es una actitud correcta.

“Que la oposición no se prepare para el proceso electoral contribuiría a cerrar la posibilidad de la vía electoral para buscar la alternabilidad del poder en Nicaragua”, advierte el analista político y abogado experto en Derecho Constitucional, Gabriel Álvarez.

Durante los últimos veinte días, los principales partidos de la oposición que integran la Coalición Nacional por la Democracia han impulsado la elección de sus candidatos a diputados ante la Asamblea Nacional y el Parlamento Centroamericano, que luego se someterán a otro proceso para definir una lista como alianza.

De forma paralela, el empresario radial Fabio Gadea Mantilla, el candidato presidencial de la oposición que denunció fraude en las elecciones nacionales de 2011, nuevamente se perfila para encabezar la fórmula de una alianza opositora que rete al gobernante Frente Sandinista en las urnas.

MRS y PLI empujan candidatura
El domingo pasado, el Consejo Nacional del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) solicitó a Gadea que acepte la postulación como candidato presidencial por esa alianza. Días después, el Partido Liberal Independiente (PLI) aseguró que Gadea es su propuesta como candidato a la Presidencia, en fórmula con el actual diputado departamental Luis Callejas.

Gadea, de 84 años de edad, respondió a través de una breve declaración reproducida en el sitio web de la radio de su propiedad, que aún no ha tomado una decisión al respecto e insistió en que su objetivo principal es que haya una gran unidad de partidos de la oposición, “para ir todos juntos” a los comicios.

Las solicitudes para que Gadea acepte la candidatura van en aumento. Este viernes, un grupo de personas se apostó con una manta frente a las instalaciones de Radio Corporación para insistir a Gadea en la solicitud. El mismo empresario también ha afirmado en varias entrevistas que a diario lo visitan amigos o le llaman desde el interior del país para pedirle que acepte la postulación.
“A pesar de mi edad, por amor a Nicaragua, lo haría, porque quiero que este país se componga, quiero dejar encarrilado este país hacia un sistema democrático, cristiano y honesto”, dijo Gadea a Confidencial, en una entrevista publicada el año pasado.

Sin embargo, Gadea también ha expresado que su decisión está sujeta a las condiciones de un proceso electoral libre y transparente. “Ir a unas elecciones con este CSE es ir a perder, es ir para lograr, si acaso, el favor de ellos (el FSLN y CSE) para que te den unos cuantos diputados”, afirmó.

Álvarez considera que la instalación de las nuevas magistradas electorales Norma Moreno Silva y Mayra Salinas Uriarte —propuestas por el comandante Daniel Ortega y electas por la mayoría que controla en la Asamblea— fue una clara señal de que Ortega va en contra de las elecciones libres y transparentes, que “revivirían” la confianza del electorado.

Pero según el abogado, el “último reducto” en las posibilidades de un proceso electoral limpio es la autorización de la observación electoral nacional e internacional independiente, que también ha sido una demanda constante de la oposición.

Rivas resta importancia a observación
El PLI se ha propuesto concluir las inscripciones para elegir a sus candidatos a diputados el próximo viernes 18 de marzo. Para esa misma fecha, en las elecciones nacionales anteriores, el CSE ya había recibido la inscripción de las alianzas y partidos políticos y el registro de sus respectivas fórmulas presidenciales, pero el presidente del tribunal Roberto Rivas Reyes, negó este jueves que haya un retraso en las actividades electorales.

Rivas se rehusó a explicar porqué ese Poder del Estado no ha convocado a las elecciones presidenciales y legislativas y tampoco informó cuándo se hará la convocatoria. “Al no haber sido convocadas las elecciones no hay ninguna actividad electoral, más que la que se da a través de los medios de comunicación”, dijo mientras asistía al acto de entrega del autógrafo del nombramiento del cardenal Miguel Obando y Bravo —su padrino político—, como prócer.

“Los tiempos de ley nos permiten a nosotros decidir en qué momento debemos convocar, nunca se ha convocado en una fecha determinada; sencillamente hay un tiempo de ley que hay que respetar y nosotros lo haremos cumpliendo con ese tiempo de ley”, insistió Rivas, obviando la demanda de partidos políticos opositores que esperaban una convocatoria desde noviembre del año pasado.

Después de haber prohibido la participación de observadores electorales nacionales independientes y de restringir la observación internacional en 2011, el magistrado electoral tampoco respondió si el CSE Nicaragua abrirá las puertas a la observación electoral nacional internacional, tal y como demandan distintos sectores del país para darle transparencia al proceso.

Las encuestas realizadas por las firmas M y R y Cid Gallup, coinciden en que más de un 70% de la población, incluida una mayoría de simpatizantes del FSLN, demandan que se restituya el derecho a la observación electoral independiente.

Pero Rivas minimiza el clamor nacional. “Yo creo que es al pueblo de Nicaragua al que le corresponde observar sus elecciones, sin embargo en estas cosas nunca está dicha la última palabra, yo creo que no es el momento de hablar de observación”, valoró el magistrado.

Rivas desestimó las protestas de partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil que cada miércoles se concentran en las afueras del CSE para exigir elecciones libres y transparentes, y que han sido objeto de la represión de la policía y las fuerzas de choque. “Valdría la pena preguntarle a los ciudadanos que se ven afectados todos los miércoles ahí por esas supuestas protestas de 60 o 40 personas cada miércoles”, dijo Rivas en tono de burla, sin responder por las demandas de esos protestantes.

Sin cambios con el Centro Carter
Mientras tanto, una misión del Centro Carter de los Estados Unidos reunió esta semana con todos los sectores del país, el oficialismo, la oposición, el sector privado y la sociedad civil. La delegación estuvo a cargo de la directora del Centro Carter para América, Jennie K. Lincoln, quien indicó que el objetivo de su visita era “conocer la realidad del país y su proceso electoral”.

En 2011, el Centro Carter no fue invitado por el gobierno para observar las elecciones, y la organización también consideró que no existían condiciones para realizar una observación electoral de acuerdo a los estándares internacionales de transparencia.

Al concluir su misión exploratoria en Managua, la misión se reunió con los magistrados electorales Roberto Rivas y Lumberto Campbell, y tampoco se produjo un cambio en la posición oficial.
En el 2014, tras la reelección de la mayoría de los magistrados que integran el CSE, con Rivas a la cabeza, el Centro Carter expresó su preocupación y deploró el hecho.

“Esta decisión —manifestó entonces— constituye la pérdida significativa de una oportunidad para el fortalecimiento de la maltrecha institucionalidad electoral del país”.

Más en Política

Share via
Send this to a friend