Política

Embajador Nikolay Vladimir habla sobre cooperación Kremlin-Managua

Rusia quiere ampliar lazos comerciales

Iniciarán proyecto para producir vacunas y planean construir una “gran embajada” en Nicaragua



Desde hace cuatro años el diplomático Nikolay Vladimir funge como embajador de Rusia en Managua. Dice que aprendió “ya mayor” a hablar español, y aunque hay palabras que le cuesta pronunciar, describe minuciosamente la historia bilateral entre Nicaragua y Rusia.

En los últimos años, con el gobierno del comandante Daniel Ortega, la cooperación rusa ha aumentado en distintas áreas. Sin embargo, Vladimir enfatizó que la nueva prioridad moscovita en Nicaragua es ampliar los lazos comerciales sin intermediarios.

Aunque hay una comisión intergubernamental que promueve el comercio, el embajador aseguró en su residencia, ubicada en Las Colinas, que a su juicio trabaja muy lento. “Tenemos grandes perspectivas en Nicaragua”, dijo.

Vladimir adelantó que planean construir una nueva embajada “grande” en Managua. Esto contó a Confidencial.

Embajador, la cooperación rusa ha incrementado en los últimos años con el gobierno del comandante Ortega. ¿Qué impulsa a su país a cooperar en varias áreas?

Las relaciones nuestras empezaron en diciembre de 1944. Estamos llegando al 71 aniversario este año. Pasó un largo periodo donde no teníamos relaciones formales, en realidad las relaciones empezaron después de 1979. Nuestro país prestó serio apoyo económico y después preparamos muchos especialistas y profesionales. Rusia jugó un papel importante en la profesionalización del Ejército de Nicaragua que era una guerrilla. Eso fue en general el periodo de los ochenta. Nuestras relaciones continuaron y después de los ochenta fueron más modestas. Pero en la época de doña Violeta, Alemán y el ingeniero Bolaños manteníamos cierta cooperación. Se arregló la deuda histórica de Nicaragua con Rusia.

Después, cuando volvió al poder el gobierno del comandante Ortega, continuamos la cooperación pero se da más y más intensa. El gran momento es la visita que el comandante Ortega en Moscú en 2008,cuando se tomaron decisiones muy importantes sobre relaciones de los países. Fue establecida una comisión intergubernamental para cooperación comercial-económica y científico-técnico. No con todos los países Rusia tiene ese mecanismo.Normalmente la comisión se encuentra una vez por año.

¿Quiénes de Nicaragua conforman esa comisión?

Ahora el copresidente de comisión es el vicecanciller Luis Molina, antes el vicecanciller Valdrack Jaentschke. Y antes de mi llegada a Nicaragua fue Coronel Kautz. Nosotros tenemos, a mi juicio, un modesto comercio bilateral. Muy modesto. Sin involucrar al sector privado es difícil ir adelante. Por eso una de las tareas es involucrar al sector privado ruso y nicaragüense. ¿De qué se trata? Rusia por razones climáticas geográficas no produce productos tropicales y consumo existe. Todo lo que ustedes ofrecen al mercado: frutas, café, cacao tiene mercado y podría tener uno más grande en Rusia.

Si entra en cualquier centro comercial de Moscú puede encontrar frutas de Paraguay, verduras de Chile y Nicaragua produce lo mismo y al mismo nivel de calidad. Es difícil que cada pequeño propietario con dos o tres sacos de plátano lo envié. Por eso hay que pensar cómo. Le repito: carne, pescado, todo eso tiene mercado. Compramos gran parte y producimos la nuestro en Rusia. Pero a veces es más barato comprar que producir en Rusia. Pero para eso Centroamérica necesita mejor infraestructura de transporte, puertos, almacenes y muchas cosas.

A mi juicio sería importante que producto nicaragüense aparezca de forma directa en Rusia y no a través de intermediarios. Se puede encontrar café nica en algunas cafeterías de Moscú, pero por intermediarios, en Starbucks. Eso limita ingresos, porque parte se lo lleva el intermediador. Tenemos que preparar todo para cambiar el modelo de trabajo por intermediario a directo. Es difícil.

¿Por qué?

Por las distancias. Pero he dicho muchas veces que Argentina, Paraguay, Chile están el doble distancia de nuestro territorio que Centroamérica, pero, por ejemplo, con esos países el comercio con Rusia supera 20 y 30 veces el comercio que tenemos con países de Centroamérica. Eso demuestra que tenemos que pensar en infraestructura, sobre organización de trabajo. Es difícil que cada pequeño propietario con dos o tres sacos de plátano lo envié. Por eso hay que pensar cómo. Aquí hay posibilidades inmensas. A veces compramos azúcar, a veces necesitamos más o menos, precios favorables y no. Todo eso tenemos que ponerlo en una base sólida y con perspectiva. Y esa es de la tarea de la comisión.

¿Qué tanto interés hay del gobierno y los empresarios nicas?

Tienen interés. Pero mi impresión es que podemos trabajar más rápido. Para mí es lento, otros dicen que no. Pero sí se puede. Firmamos documentos que facilitan el trabajo de comerciantes y si es necesario empujamos esos documentos. También dar las mejores condiciones. Si analiza el mercado centroamericano, prácticamente todos los países utilizan fertilizantes y productos agroquímicos rusos y vienen a través de intermediarios. Necesitamos más contactos directos. Mire: un nuevo producto de moda en Rusia es el ron. Y ha tenido éxito. Como ha dicho el dueño de esa industria acá, sobrepasó sus expectativas de mercado. Y calidad se paga calidad. En el último año el tabaco nica está de moda. ¿Por qué hablo tanto de eso? Porque eso es el principal tema ahora.

¿Quiere decir el principal interés de Rusia en Nicaragua?

Sí: conocer mejor el mercado, conocer oportunidades. Además de materia prima, de alimentos, estamos en el mercado con alguna maquinaria. El transporte urbano no fue tan bueno como ahora. Claro que no es perfecto, pero esa llegada de buses de Rusia mejoró un poco la situación. Primero fue una donación de buses y después empresas nicas empezaron a comprar. Eso es un proyecto bastante exitoso.

¿A cuánto dinero asciende la operación de los buses?

Alrededor de 600 buses por el momento. Hace 10 años Nicaragua era un país diferente. El Banco Mundial y el FMI evalúan altamente el crecimiento económico. Yo pienso que podría ser mejor, pero el progreso es evidente. La situación económica de ustedes ahora permite comercializar algunas cosas. Los primeros dos suministros de trigo fueron donación (200 mil toneladas) y después Nicaragua comenzó a comprar trigo ruso. Ahora estamos negociando sobre una forma de pago que podría ser condonada a largo plazo. No quiero adelantar las cosas, pero creo que podríamos encontrar la forma favorable para ambos países. ¡Nicaragua puede comprar ahora! Gran logro del gobierno. Trigo ruso cubre más de 80% de necesidad. Yo no hablo de taxis porque son 1, 500. Pero sirven, señor.

Rusia ejerce algún control o fiscalización de la cooperación, porque, por ejemplo, estos taxis rusos se han visto que terminan en las manos de canales de televisión privados afines al gobierno.

Nosotros trabajamos como cualquier otro país, según normas internacionales. No tenemos derechos específicos. Es decir, entienda que hay cosas que no tenemos responsabilidad. Difícil hacer comentarios pero en general no he oído muchas quejas. Ahora yo pienso en cooperación de aviación civil. Yo soy embajador en tres países, El Salvador, Honduras y Nicaragua, y el boleto entre estos países vale más que Moscú y New York. ¿Cómo es posible? Es porque no hay competencia. Hay interés de ver nuestros aviones aquí. Y hay interés del gobierno de Nicaragua y estamos en estudios y negociaciones. Aviación y turismo van de las manos. Porque para que el turista empiece a gastar dinero tiene que llegar al lugar. Ha habido cambios en Nicaragua, pero no existe infraestructura suficiente.

¿Y a qué turistas apunta?

Cuando el avión civil fue derribado en Egipto, suspendimos los vuelos a ese país. Quedaron atrapados 80 mil rusos como turistas. Tuvimos que buscar cómo evacuar. Mandamos aviones vacíos para traerlos de regreso. 80 mil estaban en un momento, en un año son millones. Por razones climáticas, gran parte de Rusia está en una zona con corto verano. Muy frío. Turismo y descanso para nosotros es un tema permanente. Egipto, Turquía, países mediterráneos son destinos número uno. Pero después de algunos eventos en países árabes, que se conoce como Primavera Árabe, nosotros tenemos qué pensar dónde se va esa gente. Debemos buscar nuevos lugares. Mi opinión es que Centroamérica, parte caribeña, podría ser uno de los sitios más atractivos si se resuelve el tema del transporte.

Si una compañía nacional de Managua puede conectar a aeropuertos donde vienen aviones nuestros como Miami, México y Cuba, es otra cosa. República Dominicana es uno de los más populares para nuestros turistas. Hay vuelos diarios. Es una nueva rama de la industria del turismo y da trabajo. Hay que desarrollar aeropuerto, costa, islas. Yo veo grandes perspectivas en Nicaragua.

Hablemos un poco de la cooperación que ya se ha dado. Hace poco la ministra de salud rusa visitó Nicaragua…

En Rusia producimos vacunas certificadas con precios competitivos. La vacunación es un principal problema para la muerte infantil, prevenir las cosas más serias. Como he dicho que somos competitivos, el Instituto Científico de San Petersburgo ofreció al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social empezar a promover vacunas al mercado nica y regional. Hablamos con la OPS y también tienen interés. Espero que en diciembre se empiece la construcción de la primera etapa de la planta común para vacunas. Empezamos con vacuna contra la influenza. Cuando estaba la doctora Veronika Skvortsova, ministra de salud rusa, tuvo conversaciones con Roberto López y doctora Sonia Castro. Le dijeron que había grave problema con el dengue y el chikungunya. Skvortsova dijo no tenemos eso, pero si Nicaragua tiene interés juntos podemos desarrollar vacunas específicas. Por eso presidente Ortega y compañera Murillo prestan atención a eso. Cuando vino presidente Putin ese tema se habló. Y hubo todo el respaldo para ese proyecto.

Sobre tecnología también Rusia ha instalado el sistema GLONASS en el país. ¿De qué se trata?

GLONASS es más o menos lo mismo que el GPS que es estadounidense, para observaciones astronómicas, cartografía y es un paso adelante. Ustedes tienen cooperación con nosotros en sistema de prevención desastres. El año pasado terminó un programa de tres años de masiva asistencia rusa a SINAPRED. Suministramos 28 millones de dólares. Consiste en máquinas de ingeniería, carros bomberos modernos… además seis hospitales de campaña y muchas cosas. El año que viene estamos listos para negociar otro programa. Conociendo un poco qué recibieron ustedes, cómo funciona. En Centroamérica nadie tiene un moderno sistema de aviso de tsunami.

Rusia también tenía una operación de desminado en Nicaragua, ¿no?

Terminamos 21 años de cooperación pero ahora tenemos junto al Ejército de Nicaragua un centro de capacitación de especialistas para desminado humanitario en Xiloa. Excelentemente equipado. Ahora tienen buena experiencia y esa puede ser una contribución conjunta para otros países que tienen ese problema.

¿Este dinero del desminado de dónde sale en Rusia?

Tenemos Ministerio de Emergencia (EMERCOM) y forma parte del gobierno y especializamos prevención y mitigación de desastres naturales. Tiene sus propios hospitales, aviones… es grande el ministerio.

¿Y EMERCOM vino a realizar los trabajos humanitarios a Nicaragua?

Sí y además de eso mandamos a expertos a revisar edificios.

¿Cuánta gente de EMERCOM trabajó a Nicaragua o subcontratan personal?

Mire: depende de las tareas. En caso necesario vienen pocos, más, vienen otros, regresan. Depende.

¿Tienen una empresa en específico que fabriquen los carros de bomberos, por ejemplo?

Tenemos, señor.

¿Cómo se llama?

Es industria. Son muchas. Un país muy grande Rusia. Yo quiero decir que tenemos un nivel de relaciones satisfactorias con Nicaragua, pero las perspectivas son muchos más grandes. Yo quiero decir es favorable para ambos países, porque ustedes nos conocen y pueden a ayudarnos a ampliar nuestra presencia en el mercado centroamericano. De aquí a tres cuadras (en las Colinas) se construye el centro de capacitación de policías para combatir el narcotráfico. Será un edificio moderno de varias plantas.

¿Cómo ve Rusia el Canal Interoceánico tomando en cuenta que tienen perspectivas en Nicaragua?

Temprano o tarde hay que ampliar la infraestructura de transporte marítimo. Fui embajador en Panamá antes que aquí, y allá se construye el tercer juego de esclusas, pero parece que es el último que se puede hacer. Hay que hacer un proyecto que pueda complementar las capacidades existentes. Para mí es muy simpático cómo el gobierno de presidente Ortega y la compañera Rosario maneja el tema del Canal, porque no tienen apuros. Si es necesario hacer dos estudios, hacen dos o tres hasta que no estén seguros de que no afecta. Yo espero cuando se terminen todos los estudios y se empiecen las licitaciones vamos a ver… Rusia tiene empresas que tienen experiencia, capacidad e interés, pero para eso tenemos que ser exactos.

¿Es decir que están a la espera de los estudios?

Sí, lo mismo que mi colega Phyllis Powers respondía. Y ahora la nueva, Laura F. Dogu, dice lo mismo. Necesitamos un poco más tiempo, queremos la información.

¿Hay interés entonces de Rusia para las licitaciones?

Mmm, vamos a ver. Si usted me pregunta que si tenemos gran interés en el Canal para nuestros barcos, podría ser menos interés nuestro que otro país. Nosotros tenemos puertos en un lado y otro lado. Por ejemplo el puerto de Corinto es la misma distancia a Puerto Vladivostok que desde la Costa Atlántica. Pero no es vital para nosotros. Rusia tiene puertos en todos lados: pacifico, atlántico. Algunos estudios podrían decir que lo más eficaz es un ferrocarril paralelo al Canal, como está en Panamá. En Panamá el Canal es limitado, así que se descargan y usan el ferrocarril. Arriba de ese canal hay un oleoducto, entonces es un sistema que no solo es canal. Canal es un eje para un sistema más amplio. Vamos a ver.


1 Comentario