Economía

Siboif: bancos deben aumentar aportes de capital

Entre las regulaciones de Basilea y el coletazo del caso Rosenthal en Honduras

A finales del año pasado, la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif), circuló entre los bancos y financieras reguladas, una propuesta de reforma a varias normativas, cuya aplicación podría obligar a los socios de los bancos a poner más dinero para incrementar el capital.

La comunicación enviada por el Superintendente, Víctor Urcuyo, pide su opinión (formalmente, ‘retroalimentación’), a las entidades financieras supervisadas, para tomar una decisión al respecto.

La versión oficial es que el Superintendente está obligado a dictar esas normativas, para cumplir con lo dispuesto en Basilea III, que es como se conoce oficialmente a un “conjunto de reformas elaborado por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea, para fortalecer la regulación, supervisión y gestión de riesgos del sector bancario”. Fuentes ligadas a la banca privada, asocian el reforzamiento de la regulación con la preocupación que ha generado en la región centroamericana la quiebra del grupo Rosenthal en Honduras, cuyos directivos están procesados por lavado de dinero.

Una fuente del sector bancario que habló con Confidencial, bajo condición de permanecer en el anonimato, dijo que, de hecho, se considera “una buena práctica” que el Superintendente consulte con las entidades financieras que están bajo su supervisión.

La fuente añadió que Basilea III busca que “los bancos y entidades financieras del mundo tengan, entre otras cosas, mejor capitalización y más liquidez que la que vienen manejando hasta esta fecha”. A pesar que lograr ese objetivo es una meta altamente deseable para cualquier banquero, porque supone el fortalecimiento de la banca, la fuente no descarta que haya algún tipo de resistencia entre ese sector.

“Supongo que los bancos van a oponerse, porque no les va a gustar, y van a pedir una prórroga, porque lo que les están pidiendo es tener mucho más capital para que eso signifique tener un mayor ratio de adecuación de capital, superior al que hoy tienen, lo que supondría pasar de 10% a un 13% como mínimo”.

Confidencial consultó con un miembro de la Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp), quien se negó a opinar al respecto, alegando no tener conocimiento de la propuesta enviada por la Siboif. El Superintendente Urcuyo nos respondió a nuestra solicitud de infromación.

A mayor riesgo, más capital

La crisis financiera global puso de manifiesto la necesidad de introducir reformas en la banca mundial, de modo que sus integrantes estuvieran mejor preparados para enfrentar cualquier nuevo ‘terremoto’ financiero.

De ahí que una de sus mayores preocupaciones sea la de mejorar la ‘adecuación de capital’, que en este momento pide un mínimo de 10%, lo que significa que el capital disponible no puede ser menor al 10% de los activos de riesgo que maneja ese banco.

La fuente admite que “es una fórmula muy compleja, que no se puede explicar con facilidad. Pero sí dice que si una parte de tus activos y tu cartera tiene algún tipo de riesgo, tu capital tiene que soportar los riesgos intrínsecos del negocio. Mientras más capital tenés, entonces hay mayor protección para esos activos en riesgo, y por eso se pide un mínimo del 10%”.

Aprobar la propuesta de reforma presentada por la Siboif elevaría ese ratio hasta llevarlo al 13%, obligando a los accionistas de cada banco a incrementar su participación en tres puntos porcentuales, o sea, a tener que aportar un 30% más de lo que ya aportó cada uno. La decisión tiene lógica, por cuanto “toda entidad debe tener un sólido capital que le permita soportar pérdidas”.

“Eso significa que si el mínimo llega a ser 13%, los accionistas de cada banco, cada ente regulado, necesitará poner mucho más capital para poder cumplir con la normativa. Un banco con US$50 millones de capital puede manejar activos de riesgo por US$500 millones para cumplir con el mínimo de adecuación que es 10%”, explicó la fuente.

Al elevar el ratio a 13%, manejar los mismos US$500 millones de activos de riesgo requerirá poseer un capital de US$65 millones. En otro ejemplo, la fuente explicó que un banco con un capital de US$300 millones, puede manejar activos de riesgo hasta US$3,000 millones con la normativa actual, pero con la reforma sus accionistas tendrían que aportar US$90 millones adicionales de capital, lo que causaría un “impacto bastante fuerte”.

El banquero consultado supone que Asobanp terminará pidiendo una prórroga, tal como lo han hecho sus colegas de otras latitudes, en especial, los bancos europeos que pidieron tiempo -hasta el 2018- para cumplir estos requisitos.

La razón para pedir un aplazamiento es doble. Por un lado, porque los accionistas se verán obligados a poner más capital. Por otro, porque se tratará de dinero que tiene que estar disponible, pero no se puede usar, lo que representa un costo financiero que hay que cargarle al banco, opción que a ningún banquero le interesa.

Más en Economía

Send this to a friend