Centroamérica

Presencia de migrantes agrava tensiones entre Nicaragua y Costa Rica

SICA interviene ante crisis de migrantes cubanos

Costa Rica alberga a más de 2 mil cubanos, mientras Ortega no permite el paso. Secretario de CIDH pide “diálogo y entendimiento"



Gretchel López cuelga la ropa mojada en el tendedero que improvisó con varios cordones de zapatos. Toma un pantalón, dos camisas y tres calzones y entra al edificio de aduana de Costa Rica -ubicado a unos 500 metros de la frontera con Nicaragua- se acuesta en un cartón y comienza a quejarse de lo cansado que es esperar por un pase hacia su sueño estadounidense.

López, de 21 años, es originaria de Las Tunas, Puerto Padre, y forma parte de los más de dos mil cubanos que están varados en Costa Rica desde el pasado 13 de noviembre, cuando intentaron ingresar a Nicaragua para seguir en su travesía hacia Estados Unidos. En esa ocasión, fueron golpeados y reprimidos por antimotines y el Ejército Nacional, luego vieron como la frontera fue militarizada para evitar que ninguno avanzara.

“Dejé a toda mi familia en Cuba, mi mamá cree que estoy trabajando en Ecuador y no le he dicho nada para que no se preocupe. Nosotros solo queremos pasar por Nicaragua y llegar a Estados Unidos”, dijo López, al momento que se recostaba en la pierna de su novio.

La espera de ella y los demás cubanos se prolongará hasta este martes, día en el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) realizará una cumbre con diez cancilleres de países involucrados en el tránsito de isleños hacia Estados Unidos. En la junta estarán representantes de Costa Rica y Nicaragua, pero no se confirma la presencia de Estados Unidos y Cuba, así como de México y Colombia.

Los cubanos se encuentran, en su mayoría, en albergues cercanos al puesto fronterizo de Peñas Blancas, con buen estado de salud. Cifras oficiales de Migración de Costa Rica, revelan que hasta la tarde del viernes estaban en su territorio un total de 2418 cubanos.

La ruta de los migrantes cubanos

La travesía de los cubanos empezó con un vuelo directo de La Habana a Ecuador, único país de Sudamérica que no pone restricciones para los isleños a su entrada. Caminando por puntos ciegos, en grupos de siete y ocho, los cubanos llegaron a Colombia de forma ilegal. Al pasar por Medellín, les otorgaron una visa de tránsito que les sirvió para continuar hasta Panamá.

“En Panamá la cosa fue chévere, nos dejaron entrar, se portaron a la altura, lo único fue en la frontera con Costa Rica, donde tuvimos que hacer presión para que nos dejaran pasar y nos dieran una visa de tránsito”, refirió Lidia Quintana, una joven de 21 años, que viaja con su hermano Richard Pérez.

Para los cubanos, no existe una explicación lógica de por qué el gobierno de Nicaragua no los deja avanzar. “Si nosotros no estamos pidiendo quedarnos en Nicaragua, queremos llegar a Estados Unidos para empezar a trabajar y ayudar a nuestras familias que se quedaron en Cuba”, fue el argumento de algunos de ellos al ser consultados por Confidencial.

La posición del gobierno de Nicaragua, hasta el momento, es no dejar pasar a ningún cubano al territorio nacional. Se realizó una militarización en la frontera y en la carretera hacia Peñas Blancas y, por lo menos, hay cuatro retenes donde policías, miembros del ejército y trabajadores de la Dirección General de Migración y Extranjería piden documentos a cuanta persona transite por el sitio, para constatar que no va ningún isleño infiltrado.

Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, dijo en varias intervenciones a medios oficialistas, que Costa Rica, al otorgar la visa de tránsito, “empujó” a los cubanos a Nicaragua y por lo tanto fue una “violación a la soberanía nacional”.

Nicaragua, país de tránsito

23177662755_4f7f16f731_k

La Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones asegura que unos 780 cubanos ingresaron al país en tránsito hasta inicios de noviembre. La cifra, que deja en evidencia que el gobierno nunca puso trabas al paso de los inmigrantes de la isla caribeña en su ruta hacia Estados Unidos, puede ser mayor.

Una fuente de la Dirección de Migración y Extranjería consultada por Confidencial informó que en el mes de octubre, ingresaron a Nicaragua alrededor de 400 cubanos con destino a Estados Unidos. “Los isleños usaban puntos ciegos para llegar a Nicaragua y luego el Ejército Nacional los agarraba y los reportaba a Migración, les cobraban el salvoconducto de 85 dólares y los dejaban marchar”, relató la fuente que pidió no mencionar su nombre.

Obviando estos datos, Nicaragua acusó ante el SICA a Costa Rica de tener “arrogancia y prepotencia” y de provocar la crisis con los cubanos, con efectos incluso en el funcionamiento de la frontera de Peñas Blancas.

Corredor migratorio

Costa Rica, país que acogió a los cubanos en su receso en el avance hacia Estados Unidos, propone como solución a la crisis crear un corredor humanitario que garantice los derechos humanos y el tránsito seguro de los cubanos para que no caigan en manos de las redes de tráficos de personas. “Desde Ecuador hasta México”, mencionó Manuel González, canciller tico.

Para expertos en derechos humanos, la situación de los cubanos varados en el puesto fronterizo de Peñas Blancas debe ser vista por los países como una “crisis humanitaria regional”, pues involucra a naciones que van desde Ecuador hasta Estados Unidos.

Emilio Álvarez Icaza, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), aseguró que la comisión tomó información del tema y que se aborda con suma preocupación, pero que todavía no existe una posición definida, pues esperan resultados y órdenes de la sede en Washington.

“La CIDH dice que no hay personas ilegales sino que carecen de un trámite migratorio. Este problema es de naturaleza regional, necesariamente requiere de una solución regional, de un llamado a los gobiernos para un entendimiento y diálogo que pretenda entender la situación”, dijo Álvarez Icaza.

Gonzalo Carrión, director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH), opinó que lo primero, ante cualquier diálogo, son los derechos humanos de estos migrantes.

Martha Cranshaw, coordinadora de la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones, consideró que después del diálogo entre los países, estos deben manejar los flujos migratorios de una manera coordinada y ordenada.

“No puedo mandar 500 inmigrantes si antes no me he puesto de acuerdo con el otro país, pues esto implica organizar el visado y sellado. El orden en el flujo migratorio significa que los países puedan poner condiciones a las personas, sin violar sus derechos. Amerita no solo la acción de los gobiernos de la región si no acción de todos los organismo internacionales”, dijo Cranshaw.

Según los reportes del gobierno cubano, más de 31 mil ciudadanos de ese país han salido hacia Estados Unidos en los últimos dos años, buscando como beneficiarse de la política de los “pies secos, pies mojados”, que establece que si un cubano toca territorio en tierra estadounidense recibe asilo político y apoyo federal.

Muchos cubanos temen que esta política llegue a su fin producto de la reanudación de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, y han acelerado su proceso de migración hacia ese país. Usualmente han utilizado la ruta marítima que llega a Miami, Florida, aunque ahora han diversificado caminos. Algunos llegan a Ecuador o Colombia, países en los que no necesitan visa, y cruzan Centroamérica y México, para llegar al territorio estadounidense.

Ley de Ajuste Cubano se mantiene

22882062340_2e7bf1f85b_k

En una entrevista brindada al diario La Nación de Costa Rica, el gobierno de Estados Unidos anunció a través de Fitzgerald Haney, su embajador en San José, que la política de la Ley de Ajuste Cubano se mantendrá y no habrá tal cambio como se manejaba de forma extraoficial.

Haney dijo que Estados Unidos mantiene constantes conversaciones con países que van desde México hasta Ecuador y la idea de abolir la Ley de Ajuste Cubano ni siquiera se ha abordado en una mesa de discusión.

Respecto al corredor humanitario que propone Costa Rica para facilitar el viaje de los cubanos que estén en tránsito, el embajador aseguró que Estados Unidos no sabe cuál será la forma en que se resolverá la situación, sin embargo, consideró que es un problema regional y que debe existir mayor comunicación entre los países.

“Nosotros también estamos buscando cómo ayudar, ya tenemos fondos de la Organización Internacional para las Migraciones, que va a dar apoyo a Costa Rica. Estamos tratando de ayudar”, destacó el embajador.

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y la Red Regional de Organizaciones Civiles para las Migraciones (RROCM) recomendaron a las naciones inmiscuidas en la crisis migratoria, garantizar que los migrantes reciban un trato digno, independientemente de su situación migratoria y aseguren el respeto de sus derechos humanos.

“Apoyamos todas las gestiones que tengan como objetivo facilitar el tránsito de esta población de manera digna, estable y segura, así como las medidas que prevengan la intervención de traficantes ilícitos de migrantes. Es importante que los Estados valoren el otorgamiento de visas humanitarias como mecanismo de protección para regularizar la permanencia de personas que no califican como refugiadas pero cuyo retorno no es posible o recomendable por razones humanitarias u otras de especial relevancia”, dice parte del comunicado de CEJIL.


1 Comentario


  1. Enhorabuena por fin entendió el Gobierno de Costa Rica que el problema se debe resolver de forma regional y que no se puede imponer a otro país soluciones particulares.