Reporte ciudadano

Sigue el asedio contra el maratonista Alex Vanegas

En menos de 24 horas de su salida, fue detenido y luego liberado. Afirma que seguirá corriendo incluso bajo el régimen casa por cárcel.

El maratonista Alex Vanegas fue secuestrado esta mañana por la Policía Nacional mientras corría vestido de azul y blanco y cargaba unas chimbombas. Minutos después de la detención, familiares comunicaron que había sido liberado y que continuaba corriendo en las calles.

Pero el asedio a Vanegas no paró ahí. Un simpatizante no identificado de la dictadura de Daniel Ortega lo confrontó en los semáforos del Autolote “El Chele”, lugar donde corría con la imagen de una presa política. El fanático orteguista le gritó improperios y tachaba de “mentirosos” a los medios de comunicación que informaron de su nueva detención.

Alex Vanegas fue uno de 100 personas que el Gobierno envió a sus casas bajo régimen de libertad condicional. EFE

“Hace seis minutos leí en La Prensa que al loco de las chimbombas la Policía se lo había llevado preso, pero es mentira. Ahí está el loco de las chimbombas”, inicia el simpatizante. Sin embargo, la noticia no era falsa. El Nuevo Diario informó esta mañana de la detención a través de un video donde Vanegas escapaba de los oficiales, quienes lo subieron a una camioneta de la PN.

Según el orteguista, en Nicaragua no hay presos políticos, sino “criminales que cometieron delitos en los tranques”. El simpatizante le exigió que respondiera por la supuesta desaparición de Bismarck Martínez, el único desaparecido que reconoce el régimen. También le llama “viejo estúpido y violador” al maratonista Vanegas.

Alex Vanegas fue uno de los cien presos políticos liberados la mañana del 27 de febrero. Pese a que en un inicio le dijeron que estaría libre, a los minutos los funcionarios cambiaron de parecer y ordenaron arresto domiciliario. El maratonista ha dejado claro que seguirá corriendo en las calles, aunque esto le provoque nuevamente volver a la cárcel.

Más en Reporte ciudadano

Send this to a friend