Confidencial

SIP alerta: La prensa independiente bajo asedio en Nicaragua

Vigilia en homenaje al periodista Ángel Gahona, una de las víctimas de la represión. Carlos Herrera | CONFIDENCIAL.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) publicó una proclama que denuncia el asedio ejercido desde el Gobierno de Daniel Ortega a los medios de comunicación independientes en Nicaragua. A mediados de agosto, una misión conjunta de la SIP y Reporteros sin Fronteras visitó Nicaragua y constataron, a través de un informe, un “retroceso” en materia de libertad de prensa y expresión.

La misión llegó al país con el fin de expresar su “solidaridad” con los periodistas y medios de comunicación independientes, que a partir del 18 de abril cuando iniciaron las protestas contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, se vieron asediados, intimidados y censurados. Uno de estos primeros actos fue la interrupción por órdenes gubernamentales de los canales 100% Noticias, Canal Católico, y Canal 12.

La misión denunció que el Gobierno de Ortega actuaba con prácticas de asfixia económica, campañas de desinformación y asedio constante a periodistas que cubrían las protestas en Nicaragua.

La SIP es una asociación de propietarios, editores y directores y agencias informativas de América. Sus objetivos son “defender la libertad de prensa, la dignidad y los derechos de los periodistas”.

La proclama, que será divulgada en mil 300 periódicos de América, lanza “una alarma por Nicaragua” y que en el país “están en juego la vida, la seguridad personal, la libre expresión, opinión y reunión”. A continuación, compartimos la carta íntegra de la Sociedad Interamericana de Prensa divulgada el 30 de agosto.

 

ALARMA NICARAGUA

La prensa independiente bajo asedio

En Nicaragua, las libertades y derechos esenciales son vulnerados como consecuencia de una campaña de agresión sistemática, continua y creciente por parte del gobierno del presidente Daniel Ortega. Esto se da en el contexto de un período de represión que ha dejado más de 400 muertos y 2.500 heridos desde el inicio de las movilizaciones ciudadanas de abril pasado.

En Nicaragua están en juego la vida, la seguridad personal, la libre expresión, opinión y reunión. Nadie puede quedar indiferente ante esta situación.

En esta etapa de violencia y crisis institucional, los periodistas y medios de comunicación independientes, así como los ciudadanos críticos al gobierno, son un objetivo gubernamental y de los grupos paramilitares que actúan protegidos por el Estado, como lo han documentado organismos internacionales de alta solvencia y credibilidad. Dentro de las víctimas se cuentan los periodistas nicaragüenses que asumen grandes riesgos para informar en este clima de violencia y caos, y que por esa razón son amenazados, agredidos, detenidos, difamados, y son objeto de ataques físicos que devienen en muerte.

Nos solidarizamos con la prensa independiente. Responsabilizamos al Gobierno del Sr. Ortega por los hechos de violencia contra los medios, los periodistas y sus familiares; exigimos el cese inmediato de los actos de agresión, intimidación y amenaza; y demandamos que se investiguen de manera exhaustiva todos los actos violentos, y se hagan cumplir las medidas de protección a periodistas y sus familiares dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Reiteramos la solicitud a la comunidad internacional, realizada a durante la visita a Nicaragua de la misión de la SIP y de Reporteros sin Fronteras, a buscar con determinación mecanismos de diálogo con el Gobierno de Nicaragua que desemboquen en una salida democrática a la crisis política y social, en un clima de respeto a las libertades de todos los nicaragüenses.

30 de agosto de 2018.