Nación

El empoderamiento ciudadano con la libertad de expresión es el triunfo de la rebelión cívica

SIP premia el coraje del periodismo nacional

Periodistas llaman a los ciudadanos y empleados públicos a resistir presiones y luchar contra la autocensura.



El Gran Premio Libertad de Prensa 2018 que entregará la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) al periodismo independiente de Nicaragua, es un reconocimiento al coraje y la valentía de periodistas nicaragüenses que han sido asesinados, perseguidos, censurados, y que continúan amenazados por el régimen de Daniel Ortega. El premio será recibido el próximo domingo en la Asamblea de la SIP en Salta, Argentina por Miguel Mora, en nombre de la prensa independiente, y es también un reconocimiento a la calidad y al profesionalismo en una situación extrema de crisis y máxima tensión, considera el director de CONFIDENCIAL, Carlos F. Chamorro.

Aunque la SIP reconoce la labor de los periodistas y su profesionalismo, detrás de los medios de comunicación, hay un acompañamiento de los ciudadanos que han hecho suyo el derecho constitucional a la libertad de expresión, traduciéndose en uno de los grandes triunfos de la rebelión cívica, expresó Luis Galeano, director del programa Café con Voz, en una entrevista en el programa televisivo Esta Semana, en la que también estuvieron Miguel Mora, director de 100% Noticias, y Álvaro Navarro, de Artículo 66.

“El ciudadano no solamente despertó guiado de la mano de los estudiantes para decir ‘basta ya’ a los atropellos del Gobierno, sino que comenzó a utilizar de una manera extraordinaria las redes sociales, recurriendo al teléfono como su arma fundamental para documentar muertes, agresiones, atropellos, violaciones a la ley. Esa es una de las victorias más grandes. (Las redes sociales) se convirtieron en nuestra mejor herramienta (de periodistas y ciudadanos) ante un régimen que no acepta contrastes y voces distintas”, explicó Galeano.

Para el director del medio digital Artículo 66, Álvaro Navarro “hay una gran cantidad de ciudadanos que tienen temor de ser ellos quienes publiquen las fotos o los videos, y de alguna manera se acuerpan a los medios de comunicación que estamos en esta labor”.

El impacto de la represión en la libertad de prensa

Antes del 18 de abril, 100% Noticias era uno de los pocos medios de comunicación independientes en el que funcionarios o voceros del Estado participaban en sus programas de entrevistas. Sin embargo, después de esta fecha la participación de estos actores gubernamentales ha sido nula.

“Rosario Murillo ha ordenado la ley del bozal. Desde antes de abril se viene recrudeciendo esta política de monólogo oficial. Nosotros teníamos algunas participaciones en programas de debate, pero en las coberturas nos corrían, no nos dejaban entrar, ya había una orden de no dejar a los medios que no fueran parte del conglomerado oficialista”, expresó Mora.

Según el director de 100% Noticias, a partir de la crisis hubo una orden tajante de definir a los medios que no estaban alineados al Gobierno, y señalarlos como “enemigos” mediáticos, injuriando y atacando a los periodistas incluso en las coberturas de calle, tal y como fue el caso de Winston Potosme, de Café con Voz.

“El Gobierno se ha cerrado en su discurso de que aquí no ha pasado nada, que (ellos) son las víctimas, y que no hay ningún muerto. La población no lo cree, tanto así que nuestra audiencia se ha multiplicado, y lo vemos en redes sociales donde las estadísticas te denotan el crecimiento de millones de visitas, cuando antes teníamos centenares de miles. La gente no les cree. Ellos creo que tampoco lo creen, pero tienen que mantener una política de orden para que sus bases más adeptas tengan algo con qué moverse, y seguir en la política de represión”, opinó el director de 100% Noticias.

Durante estos seis meses de crisis, el Gobierno de Daniel Ortega ha lanzado una campaña de persecución, criminalización, acoso e intimidación en contra de la población, específicamente sobre quienes han participado en las protestas y algunos líderes de estas movilizaciones.

La campaña represiva del régimen ha afectado la libertad de expresión y ha provocado autocensura en algunos ciudadanos. Si bien esto puede poner en peligro la posibilidad de la prensa nacional para brindar información, Galeano explicó que siempre va a existir ese ciudadano que está dispuesto a colaborar de forma extraoficial o anónima, para que los medios puedan transmitir lo que ocurre en el barrio, en el municipio o a lo interno de las instituciones del Estado.

“Te lo dice la gente que está en la rotonda, que trabaja en el Estado, la manera en la que los están obligando a que vayan”, afirmó el director de Café con Voz.

Los retos del periodismo

Durante estos seis meses de protesta, el régimen de Ortega ha recrudecido las agresiones hacia los periodistas nicaragüenses y extranjeros. Uno de los retos de la prensa independiente es la sobrevivencia en medio de la crisis política y económica que afecta Nicaragua.

Mora considera que de continuar esta crisis ningún ente jurídico o persona natural, podrá sobrevivir en Nicaragua. Expresó que es necesario que tanto periodistas, sector privado y población en general, lleguen a un acuerdo para que “encendamos nuevamente el país”.

“Los medios de comunicación y el periodismo nacional, tienen que mantenerse en sus principios, vamos a seguir diciendo lo que pasa, tratando de ser lo más precisos posible. El pueblo lo que quiere es la verdad para tomar decisiones. Ese es el reto, componiéndose el país, lógicamente los medios independientes vamos a tener la recompensa de la audiencia y las pautas publicitarias. El pueblo va a saber galardonar el esfuerzo del periodismo nicaragüense, de los medios independientes”, afirmó Mora.

A raíz del aumento en la represión contra los periodistas, se ha producido una convergencia de unidad y un acercamiento entre muchos medios de comunicación, lo cual ha significado otro logro extraordinario para la prensa independiente.

Efectivamente, si no hay un pacto social, en el que haya un acuerdo para sacar al país del atolladero en el que está, difícilmente los medios de comunicación independientes vamos a tener la posibilidad de hacer un trabajo como lo hemos venido desarrollando”, insistió el director de Café con Voz.

Álvaro Navarro, director de Artículo 66, opinó que mientras ocurre ese pacto social, el reto que tienen los periodistas independientes es ganarse la confianza de esos sectores dentro del partido sandinista, y sobre todo de las instituciones, que son decisivos para saber lo que está sucediendo dentro del Gobierno.

“Estoy convencido que en el Frente Sandinista hay profundas diferencias que el mismo Gobierno está enfrentando. Serios problemas en lo poco que le queda de su base, en las instituciones importantes como el Ejército que hasta ahora se ha mantenido en un silencio cómplice sobre toda esta represión y sobre toda la barbarie que han realizado. Pues habría que ver qué piensan los exjefes hasta los mandos del Ejército sobre lo que está pasando”, increpó Navarro.


Premio SIP se entrega el domingo 21 de octubre

*Pedro Molina, de la Redacción de CONFIDENCIAL, también será galardonado por caricatura editorial

El próximo domingo 21 de octubre la Sociedad Interamericana de Prensa entregará el Gran Premio Libertad de Prensa 2018 al periodismo independiente de Nicaragua en una ceremonia que se realizarán durante la Asamblea General en Salta, Argentina.

El Foro de Libertad de Prensa de Nicaragua seleccionó a Miguel Mora, director de 100% Noticias, para que reciba este premio en nombre de la prensa independiente del país.

Tengo que dar gracias a Dios por el inmenso honor que me han depositado al representarlos a todos ustedes y a nuestros colegas de los medios independientes, a periodistas que, pese a las amenazas a su vida, dicen la verdad”, dijo Miguel Mora.

La SIP también reconoció el trabajo de Pedro Molina, caricaturista de CONFIDENCIAL, en la categoría de caricatura. El reconocimiento a Molina se da por una caricatura titulada “Trump Twitting”, publicada en Confidencial.com.ni el 3 de julio de 2017.

La SIP reconoce este trabajo “por combinar en esta pieza periodística arte y humor, al mostrar a Trump twitteando con una larga nariz de Pinocchio en su teléfono móvil”. Para este organismo “las caricaturas editoriales, como los editoriales escritos, tienen un propósito educativo: hacer que los lectores piensen en los asuntos políticos actuales”.

“Es sumamente importante, reconocer el esfuerzo de Molina, de Manuel Guillén, de un colega nuestro que dibuja en Artículo 66. Es interesante que la audiencia pueda llegar a contenidos que no accede por cualquier razón y lo hace a través del humor”, afirmó Navarro.