Mundo

La asamblea de medio año de la SIP en Punta Cana

SIP debate sobre el control de monopolios de medios

Advierten de países con medios que en lugar de servir el interés público están al servicio de la defensa de los respectivos gobiernos



La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) manifestó hoy que los monopolios y oligopolios de medios de comunicación deben ser enfrentados solo mediante leyes anti trust o antimonopólicas generales y no a través de leyes específicas para la prensa.

“Nosotros estamos de acuerdo con el principio establecido en la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión, adoptada en 2001 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) según el cual en ningún caso el combate a los monopolios u oligopolios mediáticos debe estar regido por leyes específicas sobre los medios”, declaro a EFE Claudio Paolillo, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP.

Este sábado 8, durante un panel realizado en el marco de la Reunión de Medio Año de la SIP en Punta Cana (este de la República Dominicana), Paolillo resumió un documento de 108 puntos preparado por el relator para la libertad de expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA), Edison Lanza, en el que este se manifiesta a favor de que los Estados aprueben leyes específicas para encarar el fenómeno de la “concentración” mediática en América Latina.

Los panelistas, el argentino Carlos Winograd y el chileno Luis Pardo, cuestionaron la propuesta del relator Lanza.

Pardo dijo que se basa en una “agenda ideológica” contra los medios de comunicación privados y Winograd sostuvo que con el advenimiento de la tecnología digital el planteo del relator de la OEA puede incluso provocar “concentraciones de medios peores a las que se trata de restringir”.

Consultado por Efe, Paolillo recordó que, en su punto 12, la Declaración de Principios de la CIDH establece que “los monopolios u oligopolios en la propiedad y control de los medios de comunicación deben estar sujetos a leyes antimonopólicas por cuanto conspiran contra la democracia al restringir la pluralidad y diversidad que asegura el pleno ejercicio del derecho a la información de los ciudadanos”.

Pero, agregó Paolillo, la Declaración dice a continuación que “en ningún caso esas leyes deben ser exclusivas para los medios de comunicación”.

“Esa, exactamente, sin un punto ni una coma de más ni de menos, es la posición de la SIP”, preciso el dirigente de la SIP.

Según Paolillo, la introducción de leyes específicas para regular a los medios de comunicación “tiene el riesgo de que, basados en buenas intenciones, sus impulsores estén dando a los Estados herramientas para restringir el libre flujo de informaciones y opiniones e, incluso, permitir a funcionarios públicos entrometerse con los contenidos de los medios”.

En marzo de 2015, la SIP fijó esta posición contraria a leyes específicas para combatir monopolios u oligopolios mediáticos durante una audiencia de la CIDH, celebrada en su sede de Washington.