Economía

“Totalitaria y confiscatoria”: Cosep rechaza “regulación” de “agentes extranjeros”

Ley perjudicaría a oenegés, iglesias, medios de comunicación y partidos políticos, pero también a cámaras y empresas, advierte Michael Healy

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), Michael Healy, criticó la propuesta “Ley de Regulación de Agentes Extranjeros”, presentada este martes en la Asamblea Nacional, por considerar que es “totalitaria, confiscatoria, y puede crear un caos gigantesco”, por lo que prometió que harán “todo lo posible” para rechazarla.

La citada iniciativa de ley pretende obligar a entidades como empresas, iglesias, medios de comunicación, y partidos políticos, así como a todos aquellos que reciban recursos de origen foráneo, a registrarse como “agentes extranjeros”, con lo que pasarían a ser controlados de cerca por el Ministerio de Gobernación con amenazas de multas y cárcel para quien se resista.

En el continente americano “solo Cuba tiene este tipo de Ley. Estamos regresando a los años 80. Esta es una ley arbitraria, que viola derechos a la educación, derechos políticos, etc.”, dijo Healy, adelantando que pidieron un análisis jurídico a los abogados de la entidad antes de pronunciarse al respecto, lo que podría ocurrir este jueves o viernes.

“Hay mucha preocupación por esta y otras leyes. El 2021 es año electoral y hay muchos organismos internacionales” que apoyan a las organizaciones que trabajarán cuidando el voto, así como la capacitación de fiscales, de cara al proceso electoral.

“No es solo cuestión de cúpulas, sino de todos los ciudadanos”

El titular del Cosep explicó que esto también afectará a organizaciones que trabajan el tema educativo, o que proveen capacitación en Derechos Humanos, pero también a empresas y cámaras que tienen programas similares, y “si a ellos no les gusta lo que estamos haciendo, hasta pueden abrirnos juicios”, reclamó.

En referencia a quienes cuestionan al liderazgo del sector privado, y su decisión de limitarse a emitir comunicados de condena y protesta, Healy dijo que “los comunicados son nuestra única manera de enviar mensajes al Gobierno”.

También abogó por la unidad, al decir que “esto no es solo cuestión de las cúpulas empresariales, sino de todos los ciudadanos. No podemos seguir discutiendo entre nosotros si queremos lograr nuestros objetivos”.

Prometió incluir al sector informal, para cohesionar a todo el sector empresarial, abogando porque ocurra eso mismo con los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil, “hasta que nos unamos en una gran coalición. Todas las opciones están sobre la mesa”, incluyendo un paro indefinido, de cara a seguir resistiendo a la dictadura Ortega – Murillo, aseguró.

Para Healy, más que un problema puntual, lo que ocurre es que el país está asistiendo a un endurecimiento de las condiciones en que viven los ciudadanos y operan las empresas, lo que habrá de traducirse en un aumento del desempleo y la desesperanza.

El Gobierno no muestra ninguna voluntad de encontrar soluciones a los problemas, y “sigue tomando decisiones erróneas que nos alejan de la solución de las crisis. No muestran señales de apertura. En vez de eso, se están cerrando, promulgando la Ley del Odio y la de Agentes Extranjeros, que ya está analizando nuestro equipo legal”, aseguró.

Pendiente pronunciamiento sobre reformas electorales

El líder gremial prometió que “también nos vamos a pronunciar sobre las reformas electorales”, que deberían servir para “dar confianza al electorado nicaragüense, y promover que salgan a votar, porque su voto será respetado y contabilizado”.

“Ortega dijo que habría una reforma electoral, y estamos esperando el llamado a esa reforma, porque todos los sectores estamos listos para negociarla, pero antes, debe liberar a los presos políticos, asegurar el retorno del exilio, y cumplir los acuerdos del 27 y 29 de marzo de 2019. La pelota está en poder del Gobierno, que debe mostrar señales positivas, pero las últimas leyes van en la dirección contraria”, admitió.

Ya no solo es mantener en prisión injustamente a los presos políticos, sino también el asedio a los opositores y a los excarcelados, “más este nuevo yugo en el cuello con esta Ley. En vez de buscar un acercamiento y una pronta solución a los problemas del día a día, liberando a los presos políticos, asegurando el retorno de miles de ciudadanos en el exilio; devolviendo los bienes confiscados (medios de comunicación y productivos); garantizando justicia y seguridad, Ortega viene y lo complica todo”, detalló.

El productor insistió en que si se quiere solucionar el problema de Nicaragua y que venga inversión extranjera, que regrese el financiamiento de los organismos multilaterales, Ortega “tiene que dejar de tomar estas decisiones erróneas. Tenemos derecho a vivir en paz, derecho al trabajo y al desarrollo”, clamó, a la vez que insistía por el cumplimiento de los acuerdos de marzo de 2019.

Ante un panorama en que la economía se está deteriorando, se cierran empresas, se pierde el empleo, aumenta la inseguridad ciudadana con asaltos a las personas en sus vehículos, sus casas, sus negocios, “deberíamos estar enfocados en los Derechos Humanos, y la pronta recuperación económica del país. El Gobierno debe entender que tiene que poner un alto a estas iniciativas; y buscar unidos las soluciones que soñamos”, para poder reconstruir el país.

Más en Economía

Share via
Send this to a friend