Nación

Las negociaciones para permitir el paso de los furgones continuarán

Transportistas seguirán varados en Carazo hasta que cese represión

Los furgones permanecerán retenidos en Carazo. Cortesía | Confidencial

Al menos 205 camiones llevan casi un mes de estar retenidos, pero para liberarlos exigen desmovilización de paramilitares en todo el departamento



Los tranques en varios municipios de Carazo permanecerán cerrados totalmente, por el momento, para al menos 205 transportistas de carga internacional, que tienen casi un mes de estar varados sobre la Carretera Panamericana, mientras el Gobierno no cese la represión contra los manifestantes que exigen la renuncia del comandante Daniel Ortega.

Pese a la mediación de la Coordinación Técnica de la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional en conjunto con el representante de la Comisión de Mediación y Testigo de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), la respuesta de los autoconvocados fue que los furgones “deberán permanecer en el sitio donde se encuentran hasta tanto no se garantice la seguridad ciudadana de la población de Carazo”.

En una carta dirigida a Monseñor Carlos Avilés, delegado de los obispos; y a Jorge Solís, coordinador técnico de la Comisión de Verificación y Seguridad los jóvenes aseguran estar “en disposición de conversar con el propósito de encontrar, en el menor plazo posible, la solución para que los furgones correspondientes puedan llegar a su lugar de origen”.

Los jóvenes insisten en que los furgoneros están “en absoluta libertad de movilización para dirigirse a sus países de origen en el momento que lo consideren oportuno con sus pertenencias personales”, pero sin sus unidades de transporte.

Sin embargo, ellos aseguran que no pueden dejar los camiones porque tienen que responder legalmente por ellos en sus países. Además, sostienen que llevan al menos 29 días de estar “retenidos sin consentimiento” en los tranques y exigen poder continuar con su camino para hacer entrega de sus cargas a las empresas para las que laboran.

Piden cese a la represión

La Comisión de Mediación y Testigo del Diálogo Nacional, a cargo de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), explicó que hacía esta gestión a solicitud de los embajadores centroamericanos que expresaron su preocupación “porque sus connacionales puedan llegar a su destino”.

“La CEN ha expresado la necesidad de atender dicha solicitud de carácter humanitario con urgencia”, explicó la Comisión en un comunicado.

En la carta, la población autoconvocada asegura que los camioneros han sido apoyados por la población de Carazo y toda la responsabilidad es de Ortega y su Gobierno que han continuado con sus represiones y asesinatos de forma continúa contra los nicaragüense.

Denuncian que han sido víctimas de ataques y hostigamiento en varios puntos del departamento de Carazo, por lo que exigen el cese inmediato de la represión. Para ellos, la solución al problema de los transportistas varados “exige la inmediata desmovilización de los paramilitares” ubicados en Santa Teresa, Las Esquinas, San Marcos, Diriamba, Nandaime, Dianova y cualquier otro punto del departamento de Carazo.

Constatan situación de camioneros

La mediación ocurre tras la demanda de varios embajadores  preocupados por la situación de salud de los transportistas de cada país que se encuentran varados. Camioneros de El Salvador, Honduras y Guatemala llegaron a la Iglesia de Jinotepe a reclamar sobre su situación.

Los transportistas indicaron que un paro escalonado, como ocurre en el resto del país, no les afectaría tanto como estar detenidos casi un mes sin poder circular.

Tras una reunión de casi ocho horas, Jorge Solís, indicó que seguirán las negociaciones para permitir el paso de los transportistas y que posiblemente se anuncien los acuerdos en la Mesa del Diálogo Nacional.

Durante la visita a Jinotepe, en la que también participaron expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), confirmaron que todos los conductores están vivos e hicieron conteo de las unidades, constatando que hay 205 furgones varados.

“Constatamos el tema de las balas en algunos de los camiones”, agregó Solís.

Miembros del equipo técnico de la CIDH atendieron, durante la visita, denuncias de los camioneros y de familiares de personas desparecidas o detenidas durante las protestas que iniciaron el pasado 18 de abril.