Opinion

Tres pandemias creadas por el hombre

Las pandemias existen, porque existe la humanidad, y si esta ha sobrevivido, es porque ha podido derrotar a las pandemias

La historia y la histeria suenan parecidas, pero no son iguales. Es una  buena suerte, porque si fueran iguales, la humanidad ya se hubiese extinguido… por las tantas histerias causadas por las pandemias, que en la historia han sido.

Quiero decir, que las pandemias existen, porque existe la humanidad, y si esta ha sobrevivido, es porque ha podido derrotar a las pandemias. De lo contrario, las pandemias ya hubieran exterminado a la humanidad.

Eso señala una contradicción dialéctica: las pandemias son inseparables de la existencia humana, y para sobrevivir la humanidad se ve obligada a derrotarlas…

Significa, que la humanidad es superior a lo que parece y podría vencer todo lo malo que de ella emana y le amenaza… siempre y cuando el ser humano se humaniza. Pero van siglos tras siglos y una parte de la humanidad no ha querido humanizarse ante tres pandemias suyas:

Con sus políticas económicas causan muertes por hambre, con sus guerras matan en masa y a granel y con su machismo (un virus que solo mata mujeres)… ¡siguen matando más gente que las otras pandemias!

-o-

El hambre, las guerras y el machismo son pues, tributos que los grupos humanos egoístas con poderes económico-político-militar, le hacer a la muerte, motivados por su avaricia. Entonces, riqueza, egoísmo y poder, son factores claves para producir guerras y hambrunas. Pero para ejercer el machismo… ¡solo bastan hombres malvados!

Y cuando ese esquema de tres filos (económico-poder-machismo) se aplica en términos globales y domésticos, se expresan en disímiles escenarios, con métodos según se lo permite la ocasión, de la manera que les da la gana y actúan como les aconseja su hipocresía.

-o-

Algunos pequeños ejemplares de los que hablamos, fueron vistos durante la semana anterior:

El cristiano rector de la UPOLI, el hermano Norberto Herrera, expulsó a la estudiante opositora Dolly Rebeca Mora, a  instancias de los fraternos garroteros de la UNEN. (Política, poder y machismo, en una sola receta).

El hermano rector, por haber convertido en víctima a una estudiante a petición de sus victimarios, recibió una lección ético-religiosa de parte de su hermano en Cristo, el obispo Silvio Báez.

Entre hermanos, aunque separados, se han de entender. Uno está en Roma y el otro en Managua.

Pero ustedes, hermanos… ¿saben en dónde está Abel y en dónde Caín?

-o-

El carnaval de Rosario y sus manifestaciones masivas de empleados, incluso de escolares, los ordena con mucho amor por el covid-19, y son unas de las tantas ocasiones en las que ella demuestra, entre carrozas y flores… ¡que hay amores que matan!

-o-

Lástima que otra mujer no esté demostrando sensatez política y prefiera afectarse así misma con el virus del sectarismo. Si doña Kitty sigue con esos síntomas virales nocivos, va a terminar visitando a la Paz Centro, ciudad muy industriosa.

¿Y esa visita para qué? Quien quiera saberlo, que lo sepa: ¡para encargar la producción de “demócratas verdaderos” de barro puro y descontaminado… ¡porque serían los únicos con quienes ella podría juntarse!

-o-

Un periódico nos ofreció la imagen de un hombre con las manos en su cabeza, agachado y seguramente llorando… La imagen de aquel pobre hombre, hizo pensar que el covid-19 le había arrebatado la vida a un familiar suyo. Pero nada de amores perdidos: el hombre lloraba por la baja de puntos en la Bolsa de valores en Walt Street…

Ese sentimiento, muy capitalista por cierto, me recordó una vieja caricatura: un hombre caminaba por una calle con su mujer, y un ladrón, pistola en mano, le demanda:

¡”La bolsa o la vida”!

El hombre, muy preocupado, y mirando a su mujer con ternura, le dice…

”Mi vida… ¡ándate con el señor!”

-o-

En este tiempo de covid-19, el gobierno estadounidense no pierde tiempo con su geopolítica que le garantiza su “destino manifiesto”. Algunas veces, lo hace diplomáticamente, como ahora que sacó a Carlos Trujillo de la OEA para subirlo la subsecretaría del Departamento de Estado para… el “hemisferio occidental” (¿les dará vergüenza decir América Latina?)

Maniobra, sin duda, inteligente, pues Trujillo ya  hizo su trabajo en la OEA. Pero como Trujillo era mirado como su igual por cualquier otro embajador chapiollo, podía perder el respeto debido, por lo cual le dio un cargo superior, y así lo podrán solo verán levantando sus ojos hacia el norte…

Según la experiencia política latinoamericana, las voces de mando desde arriba (el norte)… ¡con más rapidez se obedecen!

-o-

Lo que se escucha a toda hora y desde todos los lados en estos días de Civid-19, es la recomendación de lavarse las manos. Esto indica que todo se pone de moda, porque eso de lavarse las manos es algo más viejo que el pinol.

Como el coronavirus está “de moda”, parece cosa nueva, siendo que llevamos años, y años, viendo cómo muchos políticos se lavan las manos a cada rato… ¡pero nunca se las pueden limpiar!

-o-

Otra cosa “de moda” por el covid-19 son los tapabocas, la gente se desespera, los especuladores aprovechan y la gente los paga caros con mucho gusto…

Sin embargo, este régimen lleva un montón de años poniéndole por gusto el tapabocas a todo el mundo, pero solo a los periodistas los tapabocas… ¡se los cobran con la cárcel y con sus propiedades!

-o-

Uno que no deja de justificar la urgencia de crear una vacuna contra la estupidez es Donald Trump, pues ya bautizó al covid-19 como el “virus chino”, porque, según él, ellos lo crearon para perjudicar a los paraísos occidentales…

Ahora, hay fieles e ilustrados fanáticos suyos que no pueden ver a nadie con los ojos rasgados, porque… ¡le cobran civilizadamente a chachimbazos su crimen de lesa humanidad!

-o-

Hace poco, ante la amenaza del covid-19, Trump pidió el retorno de sus conciudadanos que están en el extranjero…

Por ese su amor por la vida, se espera que Trump ordene el retorno a casa… ¡de los miles de guardias de servicio en las bases militantes que tienen regadas por todo el mundo!

-o-

Los dictadores de Nicaragua no son fanáticos trumpistas, porque ellos mismos son iconos que reciben el culto de sus fanáticos. Ellos solo son fanáticos de su propio poder, y para confirmarlo en estos tiempos del coronavirus, su “protocolo” para combatirlo contempla que:

En el centro de salud donde se descubra a un portador del covid-19, deben reportarlo a la presidencia, porque allí, los “doctores” Ortega y Murillo… ¡“curarán” la información sobre cada caso!

-o-

Los analistas políticos, o mejor, los políticos analistas, están mirando un  luminoso futuro por la reelección de Almagro en la OEA ¿en dónde meterían su anti-reeleccionismo?)

Pero cuando Almagro se negaba a reconocerle a Daniel su bien ganado título de dictador, esos señores lo condenaron al infierno, lo que revela que tienen tan sólidos sus criterios políticos… ¡como la solidez de un chicle!

-o-

En general, tales políticos analistas tocan la música de las empresas noticiosas, y  solo leen las partituras del gran capital.

De modo, que esos señores se dicen analistas, como los que tocan los platillos en una orquesta, dicen que son músicos.

Es decir, que analistas políticos y platilleros, según el tema… ¡Solo aciertan “tocar” de vez en cuando, y a veces nunca!

Más en Opinion

Share via
Send this to a friend