Nación

Turbas orteguistas profanan Catedral de Managua y golpean a sacerdote

Conferencia Episcopal emite comunicado pidiendo respeto para templos y familiares de presos políticos asediados

Paramilitares y fuerzas del choque de la dictadura de Daniel Ortega profanaron este lunes en la noche y se apoderaron de la Catedral Metropolitana de Managua y golpearon a dos religiosos, un sacerdote y una monja, denunció la Arquidiócesis de Managua, dirigida por el cardenal Leopoldo Brenes, en un comunicado.

Las fuerzas de choque del orteguismo, con la complicidad de la Policía, mantenía anoche encerrados en un salón de Catedral a siete madres de presos políticos que el lunes temprano se habían declarado en huelga de hambre exigiendo la liberación de sus hijos antes de Navidad y manifestando solidaridad para otras nueve madres, también en huelga de hambre, que se mantienen asediadas, sin luz, sin agua y sin medicinas junto al padre Edwin Román en la Iglesia San Miguel.

“Esta tarde grupos violentos afines al Gobierno  han ingresado y tomado control de la Catedral Metropolitana de Managua. Al ser increpados por el Pbro. Rodolfo López y Sor Arelys Guzmán, estas personas respondieron con violencia golpeando al padre y a la Sor”, dijo la Arquidiócesis en un comunicado divulgado la noche del lunes.

“Esta noche personas de este mismo grupo rompieron con fuerza los candados del campanario y otros candados del templo profanando de esta manera nuestra Catedral Metropolitana”, precisó la Iglesia en el comunicado.

“Condenamos estos hechos de profanación, asedio e intimidación que no abonan a la paz y a la estabilidad del país”, resaltó la iglesia.

El vicario de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Carlos Avilés, ratificó en una entrevista con CNN, que los ataques a la iglesia en Nicaragua es el resultado de la “campaña política permanente” que mantiene el régimen de Ortega, que “manipula símbolos religiosos, lecturas de la palabra de Dios, mensajes religiosos para un interés y una finalidad política”.

Avilés resaltó que uno de los grandes problemas de Nicaragua es que no hay institucionalidad, no hay instituciones independientes, no tenemos a quien recurrir para pedir justicia”.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) dio un espaldarazo al cardenal Brenes este martes mediante un comunicado y al sacerdote Edwin Román. “Nos solidarizamos con su eminencia Reverendísima cardenal Leopoldo José Brenes y hace suya su preocupación de padre ante el asedio que sufre su hijo el Reverendo padre Edwin Román juto a los demás feligreses con los que se encuentra en la parroquia San Miguel en Masaya”, dijo la CEN.

La CEN también expresa “su profunda preocupación por las agresiones físicas contra algunos consagrados, el acoso, asedio e irrespeto contra algunos contra la Catedral Metropolitana  y otros templos parroquiales de la Arquidiócesis de Managua y por la indiferencia del Estado ante los derechos de los nicaragüenses que manifiestan su dolor y sus necesidades comprometiendo sus vidas”.

“Este modo de protesta que se lleva a cabo en la parroquia San Miguel de Masaya, es un grito de impotencia, de inseguridad, de tristeza, de indignación, es el resultado de muchos meses de sufrimiento”, dice el comunicado firmado por el secretario de la CEN, el obispo de Estelí Abelardo Mata.

Los obispos del país también exhortan a que los familiares de los presos dejen de ser asediados. “Las familias que son asediadas cargan con u doble sufrimiento: la falta de libertad de sus familiares encarcelados y, ahora, el estado de sitio que atenta contra sus vidas”, destacan.

Madres ponen en jaque a dictadura

Las madres en huelga de hambre han puesto en jaque a la dictadura utilizando un método de protesta cívico. En cuanto hicieron su anuncio la Policía de la dictadura tomó control de las entradas a catedral y no dejó entrar más a nadie.

Por lo menos no dejó entrar a medios y personas que querían solidarizarse con las madres, pero sí a las fuerzas de choque del Gobierno que entraron a agredirlas.

huelga Catedral
Con fotografías de sus hijos y acostadas en los pasillos de la catedral de Managua se encuentran los familiares en huelga de hambre. Foto cortesía de María Lilly Delgado

“La Policía dejó entrar varias camionetas hilux como con 20 personas cada una. Todos simpatizantes del Gobierno”, dijo a Confidencial el doctor Jorge Luis Borgen, antes que las turbas le robaran su teléfono celular.

Borgen ingresó a Catedral para darle asistencia a las madres en huelga y narró a CONFIDENCIAL que las turbas ingresaron al templo agrediendo a las madres, a los sacerdotes. Y robando todo.

En un video divulgado en redes sociales se observa como el padre López y Sor Arelys son agredidos mientras las turbas gritaban: queremos la paz, queremos la paz.

Las turbas eran encabezadas por Tomás Valdez, un viejo militante del FSLN, de la llamada comunidad católica San Pablo, que encabezó una campaña negra contra monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, hoy en un exilio forzado en el Vaticano.

Ayunos simultáneos anuncia la UNAB

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) anunció que en Nicaragua y el extranjero se realizará una jornada de huelgas de hambre y ayunos “simultáneos y escalonados”, para exigir la liberación de los presos políticos y restitución de las libertades.

La líder universitaria Yaritza Rostrán indicó que con esta jornada se unirán a las madres de presos políticos, que desde el jueves pasado, iniciaron este tipo de protesta.

Convocó además a la ciudadanía a realizar “acciones de calle” como piquetes exprés, plantones, pintas y marchas, en “solidaridad” con los presos políticos y las madres de estos.

Paro nacional

El politólogo y líder opositor, Félix Maradiaga, informó que la UNAB ya inició las conversaciones con diferentes organizaciones de productores, comerciantes y empresarios, para unificar criterios y convocar a este paro nacional, aunque todavía no tienen una fecha tentativa para el mismo.

Subrayó que la posición colegiada de las más de 90 organizaciones que integran la UNAB, “es respaldar un paro nacional”. Sin embargo, reconoció que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) no es parte de la Unidad, y ellos “son significativos a la hora de movilizar paros nacionales”.

Una joven sostiene un cartel con la imagen de un joven preso político, durante una conferencia de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), para anunciar que aumentaran las medidas de presión de protestas contra el régimen de Daniel Ortega. EFE | Confidencial

El Cosep es parte de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) —organización homologa a la UNAB—, a quienes ya les plantearon la posibilidad de un para nacional. “Estamos esperando una respuesta”, afirmó el politólogo.

Exhortó a que los empresarios nicaragüenses, que constituyen el sector de mayor capacidad económica, “se unan en la resistencia no violenta, mediante la desobediencia civil; mostrando su disposición a asumir junto con nosotros, los riesgos que significa en nuestro país el ejercicio de la ciudadanía”.

Presión internacional

Maradiaga afirmó además que redoblarán esfuerzos “a todos los niveles y en todos los espacios internacionales” para denunciar la continuidad de las violaciones a los derechos humanos y a las libertades públicas en Nicaragua.
“Exigiremos que la comunidad internacional reconozca la ilegitimidad de este régimen y le aplique máximas sanciones”, apostilló.

Con la colaboración de Ivette Munguía

Más en Nación

Send this to a friend