Negocios

Mujeres representan el 60% de los clientes de las microfinancieras del país. La mayoría de los préstamos van dirigidos al sector comercio, indica ASOMIF

U$380 millones en microcréditos

Micropréstamos son oportunidad de salir de la pobreza para las nicas



El obstáculo de las microempresarias a nivel mundial es siempre el mismo: la mayoría tiene un buen récord crediticio, pero los bancos continúan pidiéndoles que pongan como garantía propiedades –sean casas o fincas– de las que usualmente carecen. Es aquí donde el sector de las microfinanzas entra en juego, permitiendo que emprendedoras de escasos recursos amplíen sus negocios a través de pequeños préstamos.

En Nicaragua las estadísticas de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (ASOMIF) indican que el 60% de los clientes registrados en las 25 microfinancieras que forman parte de la entidad son mujeres. Si se toma en cuenta que por cada microempresario beneficiado se generan tres empleos directos, el impacto en la calidad de vida, la diversificación del negocio y el alivio de la pobreza es considerable.

Alfredo Alaniz, director ejecutivo de ASOMIF, explicó que las microfinanzas representan una oportunidad de superación para las nicas que viven en pobreza. Según él, los préstamos que las mujeres más solicitan corresponden al sector comercio, con créditos de 450 dólares por persona. La cifra asciende a 700 dólares para los del sector servicio y a 800 dólares para vivienda. El crédito más alto es de 1,250 dólares por persona, en el sector agropecuario.

Hasta la fecha, la cartera de préstamos de las microfinancieras del país es de 380 millones de dólares. Alaniz descató que Nicaragua es el único país del mundo que posee una ley de microfinanzas que incorpora el tema social. “Es una ley (No. 679) que va dirigida al tema de la pobreza y tenemos una serie de herramientas de medición para la gestión del desempeño social que nos permite saber el número de pobres que atienden nuestras instituciones”, afirmó el representante de ASOMIF.

Alaniz afirmó que los datos internos revelan que el número de personas que viven por debajo de la línea de pobreza extrema –es decir, que sobreviven con un dólar veinte o menos– representan entre el 15% y 17% de sus clientes. Sin embargo, el universo se ubica en la base de la pirámide económica (quienes ganan menos de diez dólares al día). La cantidad promedio que estos clientes prestan es de 850 dólares por persona, en un universo de medio millón de clientes que no son atendidos por los bancos.

“Lamentablemente la banca todavía considera que el pequeño empresario es demasiado riesgoso. Nosotros hemos demostrado que no lo es, porque todo depende de la metodología que se emplea para el seguimiento y control de la persona, así como la manera en que garantizás la recuperación de crédito. Nosotros tenemos niveles de mora inferiores al 3%”, observó.

Para las microfinancieras, este universo constituye una oportunidad de negocios. Una encuesta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), preparada por FUNIDES con el apoyo del COSEP, reveló que cerca del 50% de las empresas nicaragüenses –incluyendo la micro– no reciben créditos. “Esto nos da una idea del potencial que hay en este mercado”, aseveró Alaniz.

Managua será sede de una conferencia internacional de microfinanzas que se realizarán del 3 al 5 de agosto y en la que sesenta expertos analizarán el contexto nacional anterior, así como el estado de las microfinanzas en el resto de Latinoamérica y el mundo. Se trata de la VIII Conferencia Centroamericana y del Caribe de Microfinanzas, cuyo lema será “Tecnología: competitividad e inclusión financiera”, un evento que se realizará en el Centro de Convenciones Crown Plaza.

De acuerdo a Alfredo Alaniz, la conferencia está dirigida a tomadores de decisiones, como gerentes de instituciones de microfinanzas, representantes de organismos financieros internacionales, académicos, consultores y acreedores financieros.

La conferencia se dividirá en tres grandes momentos. El primer bloque analizará cómo la tecnología determina las estrategias económicas y de mercado de las microfinanzas, mientras que en la segunda parte del programa hablarán sobre los canales de distribución y productos que utiliza el sector. El bloque final abordará el impacto del sector y las tecnologías en la vida de la población.

“Todavía las microfinanzas son un poco caras y creemos que la tecnología es una herramienta importante para reducir costos y tiempo, y beneficiar al cliente con productos de calidad (…) En Nicaragua se necesitan cambios estructurales y de paradigmas en las empresas, pero sí hemos logrado avances”, reconoció el director ejecutivo de ASOMIF.

La conferencia de este año será la octava que se celebra en Centroamérica de forma bianual y será la más importante en materia de microfinanzas en la región. Se espera que unas mil personas participen en el evento. Para mayor información, llame al 2270 7902 o escriba a info@conferenciamicrofinanzas2016.com.ni.