Opinion

Una campaña de baja intensidad

Con la apatía, Nicaragua no pareciera asistir a un evento trascendental: la elección de los más altos representantes en cargos de elección popular

A una semana para elegir al presidente, vicepresidente de la república, diputados nacionales, departamentales y al parlamento centroamericano —recordemos que tres días antes del domingo seis de noviembre deben suspenderse los actos proselitistas— la campaña electoral de 2016 no tuvo la resonancia ni el impacto que tuvieron las campañas de 2006 y 2011. Al carecer de contendientes que lo desafiaran, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), no se sintió motivado para desplegar sus enormes recursos económicos y su poderosa maquinaria mediática. No tenía por qué hacerlo, puesto que lo ha venido haciendo desde muchísimo antes.

La pérdida intempestiva de la representación legal del Partido Liberal Independiente por parte del grupo encabezado por Eduardo Montealegre, la expulsión de esta misma fuerza política del seno de la Asamblea Nacional,negándoles incluso la posibilidad de inscribir un nuevo partido y la terquedad de no elegir nuevas autoridades en el Consejo Supremo Electoral, cuyo relevo ha sido demandado por amplios sectores de la sociedad nicaragüenses, vaticinaban de antemano cómo serían estas elecciones. El FSLN no quiso rifar el poder.

Algunos aspectos sobresalientes

1.Ante la disponibilidad de cuantiosos recursos, contrario a las demás alianzas participantes en las elecciones, el FSLN nunca ha dejado de hacer propaganda a lo largo de los últimos diez años. Eludió las formas tradicionales de hacerlo. La celebración de ferias, inauguración de parques, las distintas actividades programadas para la niñez, jóvenes y micro-empresarios, presentadas como acciones del buen gobierno, han venido formando parte de su estrategia electoral. Además de los mega-rótulos desplegados por todo el territorio nacional, difunde a diario spot y mensajes propagandísticos a través de los canales televisivos y radioemisoras de la familia gobernante y en menor escala en otros canales y radioemisoras. No existe rincón de Nicaragua donde el FSLN no haya instalado mega-rótulos.

2.El FSLN integró nuevamente las redes sociales como parte de su dispositivo mediático. En comparación con las demás fuerzas políticas, su página en Facebook, aunque circunscrita a su membresía, la actualizan constantemente. Tiene registrada 9,060 contactos. Una revisión somera de las páginas Facebook de los otros partidos, con excepción de Camoapa,que mantiene actualizada la página del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), esto no sucede igual la página nacional; el Partido Conservador (PC), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y Alianza por la República (APRE), no mantienen sus páginas al día, dejando en evidencia su falta de perspicacia para extraer todos los réditos que ofrecen las redes sociales. Dan la impresión que no disponen de webmaster. Una mala decisión.No salen al encuentro de los jóvenes. Incluso han perdido oportunidades de atraerlos. Ej. José del Carmen Alvarado, en su comparecencia en el Auditorio Central de la Universidad de Ciencias Comerciales (UCC), ante más de un centenar de jóvenes que cuestionaban al PLI de colaboracionista del FSLN, su respuesta fue que el Dr. René Schick consideraba al PLI como reserva moral del liberalismo.De haberlo dicho el Dr. Schick, eso fue hace cincuenta años cuando menos. Después pregunté a mis alumnos quién era Schick y no supieron responderme.Los referentes de los dirigentes de estos partidos no se conectan con el imaginario juvenil.

3.La canción oficial del Frente este año —Siempre con el frente— con letra de Lenin Ortiz, producida por Maurice Ortega Murillo y el mismo Lenin, no es más que una reiteración de lo que hizo el Frente durante las campañas de 2001 y 2006: una parodia musical calcada en la canción La Gozadera de Marc Anthony y Gente de Zona. El mismo concepto, la misma música, escenarios parecidos y una coreografía similar. Su intención ha sido captar la atención juvenil. El Frente también hizo públicas otras dos canciones, Amor gigante, con letra y música de Manifiesto Urbano y Otro tiempo, un reggaetón con letra de la poeta Rosario Murillo, producida por Lenin del Río y Maurice Ortega Murillo. El PLC tiene igualmente varias canciones, algunas sobre su candidato presidencial Maximino Rodríguez —muy pegajosas— pero con poca difusión; igual que ALN el himno del PLC es Hermosa Soberana, cantada por la vieja militancia del Partido Liberal Nacionalista (PLN). La disputa de símbolos entre estos dos partidos, incluye la figura egregia del general José Santos Zelaya. El PLI plagió también La Gozadera, nada más que su vídeo carece de la escenografía y el chorro de imágenes que contiene el video del Frente.

4.En lo que han coincidido todos los partidos ha sido en realizar movilizaciones, incluyendo el mismo Frente, con la salvedad que sus candidatos, el comandante Daniel Ortega y la poeta Rosario Murillo, no han estado presentes en ninguna. Confiados en el triunfo, no creyeron necesario movilizarse por los distintos departamentos. El presidente Ortega, definido por el expresidente Arnoldo Alemán, como correcaminos —debido a su presencia ubicua durante los años ochenta y noventa por los distintos rumbos del país—no lo hizo esta vez. Tampoco han participado en estas movilizaciones los candidatos a diputados del FSLN. Esta tarea fue encomendada a la Juventud Sandinista. Sus aspirantes a la diputación se reunieron sobre todo con líderes empresariales, agricultores, ganaderos, etc. La combinación de la propaganda mediática y el apretón de manos con los futuros votantes, constituye una ecuación perfecta, según lo acredita Dick Morris, estratega político de las campañas de Bill Clinton y célebre autor de El nuevo príncipe (2003), texto de cabecera de numerosos candidatos en América Latina.

5. Todos las fuerzas contendientes —con la única excepción del Frente— manifestaron carecer de recursos para llevar adelante su propaganda televisiva. Las apariciones en la TV de Saturnino Cerrato, José del Carmen Alvarado, Carlos Canales y Maximino Rodríguez han sido esporádicas. Erick Cabezas, candidato presidencial por el PCN lo ha hecho especialmente a través de la radio. Cerrato se quejó de no disponer para el pago de los fiscales de ALN. ¿A qué se debió entonces que renunciaran al uso del tiempo gratuito que les asigna la Ley Electoral en los medios estatales? ¿Será que no tienen para su producción o son otras las verdaderas razones? Las suspicacias de los nicaragüenses contra estos partidos, acusándolos de colaboracionistas, son reiteradas.

6. Las distintas encuestas realizadas por M&R, según los valiosos aportes de la experta alemana Elisabeth Noelle Neumann, a través de su célebre tesis de la espiral del silencio, plantea la forma que la percepción de la opinión pública influye en el comportamiento de los votantes. Al remarcar una y otra vez la posición ganadora del FSLN en los futuros comicios, los resultados de las encuestas de M&R inciden en el ánimo de los electores, quienes para no sentirse aislados, puedenrenunciar a su propio juicio. Esta es una condición de la vida en una sociedad humana; si fuera de otra manera, la integración sería imposible”. Debemos añadir el llamado voto útil, el votante no quiere desperdiciar su voto dándoselo a un perdedor y termina plegándose a favor de la fuerza supuestamente ganadora.¿A qué obedece que el FSLN no termine de creer en estas encuestas?

7. Cómo ha ocurrido a lo largo de los últimos setenta años, las fuerzas involucradas en las elecciones han recurrido a la utilización de las baratas o perifoneo y a la distribución y pega de papeletas en lugares públicos. Las muestras de abusos cometidos por el partido en el poder no cesan, debido a la propaganda que realiza en las oficinas públicas. El FSLN recurrió a las papeletas en los barrios capitalinos.Lo novedoso fue la proliferación de fotografías de la poeta Murillo, primer aspirante del FSLN durante las últimas cinco elecciones que ha participado el comandante Ortega como candidato presidencial, que hace proselitismo político adelantándose a su escogencia como su compañera de fórmula. Los contrincantes del Frente —ante lo barato que resultan estas formas— han optado por las papeletas, banner, mantas y baratas.

Conclusiones

Con la apatía reinante, Nicaragua no pareciera asistir a un evento trascendental; la elección de los más altos representantes en cargos de elección popular, no ha generado mayor entusiasmo entre el electorado. Los posibles votantes fueron presa de discursos contradictorios. Mientras el partido gobernante y las alianzas que participan en el cotejo electoral,han llamado a votar a la ciudadanía, distintos sectores políticos y miembros de la sociedad civil opuestos al FSLN, han mantenido un doble discurso.Una parte ha dicho que se debe votar, mientras que la otra concretiza su posición a través de la consigna No hay por quien votar. A nadie conviene más una votación masiva que al FSLN. El cuestionamiento al proceso electoral ha sido constante. Las decisiones del Frente —al expulsar a los partidos que realmente adversan su gestión gubernamental— han operado como un disuasivo, convirtiéndose en un bumerang para sus aspiraciones de lograr la legitimidad deseada. Por donde analicemos,los tres meses de campaña fueron de baja intensidad. ¡Daba la impresión que todo estaba previamente consumado!

Más en Opinion

Send this to a friend