Confidencial

“Una lucha por elecciones libres y transparentes”

Los diputados del Partido Liberal Independiente (PLI) fueron duramente reprimidos por la Policía Nacional en su habitual protesta de los miércoles cuando, en las cercanías del Consejo Supremo Electoral (CSE), exigían “condiciones mínimas”, que garanticen elecciones libres y transparentes en 2016.

Entre los diputados que fueron agredidos está el presidente del Partido Liberal Independiente (PLI), Eduardo Montealegre, quien en una amplia entrevista con el programaEsta Semana afirma que mantendrán las protestas frente al CSE a pesar de la intimidación oficial. El político liberal insiste ahora en redefinir los términos de la lucha, ya no por lograr llegar a la Presidencia, dice, sino por establecer las condiciones que permitan unas elecciones libres. “Es una lucha de ciudadanos, una lucha por elecciones libres versus aquellos que quieren elecciones fraudulentas”, afirma.

Montealegre, excandidato presidencial, afirma, además, que si no hay garantías básicas para unas elecciones transparentes, considera que “sería un error” participar en el proceso electoral del próximo año, cuando se elegirá nuevamente Presidente y Vicepresidente y se renovarán los escaños en la Asamblea Nacional.

Lo que sí pide el diputado opositor es que a la protesta iniciada por el PLI, y enfocada en un cambio en el CSE, se unan todas las fuerzas de oposición, organizaciones civiles y ciudadanos para garantizar un cambio en la institución que acusada de contar los votos para favorecer al Frente Sandinista y el comandante Ortega.

 

La represión y la protesta

¿Cómo reacciona el PLI ante la represión que se desató el miércoles pasado? ¿Puede alegar la policía que hubo alguna provocación de parte de los manifestantes?

No puede alegar eso. Creo que lo que pasó estaba planificado para infundir miedo en la población. Escogieron a diputados para llevárselos presos, para golpearlos, para intimidarlos, y el mensaje para la población es –si eso le hacemos a los diputados, imagínense lo que le podemos hacer a ustedes-, y por lo tanto es algo que el gobierno de Ortega ha venido tratando de hacer desde el 2008 – el que se mete en política, el que proteste, el que levante la cabeza, le va a caer la fuerza bruta de este gobierno que tiene hoy en día absoluto control, no sólo de las instituciones del Estado tradicionales, sino que  de la policía y del ejército y, por supuesto, con las turbas.

¿Hubo una convocatoria nacional para esta protesta?

Sí, nosotros como partido habíamos hablado con nuestro presidentes departamentales y nuestros diputados en cada uno de los departamentos, y por supuesto en Managua y nacionales, que hiciéramos un esfuerzo para invitar y que nos acompañara una cantidad de personas a nivel nacional. Había tal vez unos  cuarenta buses, alrededor de unas cincuenta, sesenta  personas  cada uno,  que venían para Managua. Lo primero que hicieron fue detenerlos, bajar a la gente, quitarle la licencia de conductor, quitarle la circulación, e incluso llevarse los buses detenidos,  en algunos casos amenazaron a los dueños de los buses con quitarles las rutas si se venían a Managua.

Además,  lo que hicieron fue rodear el Consejo Supremo Electoral de policías y antimotines por el miedo de lo que pudiera pasar,  pero independientemente de eso mucha gente logró venirse en camionetas, en buses colectivos, y obviamente algunos de Managua a pie. Lo  importante de esta protesta es que han sido consistentes todos los miércoles, cada vez ha ido aumentando, no en gran número de personas, pero manteniendo el mismo reclamo, que los nicaragüenses necesitan elecciones libres, transparentes, y cuando vos vayas a depositar tu voto, te sintás que vos también elegiste al ciudadano que llegó a ser Presidente o Diputado.

¿Cuánto apoyo tiene este reclamo más allá de las fuerzas políticas organizadas? En la calle muchos están indiferentes, otros no estén informados, y otros están ocupados en la sobrevivencia económica diaria.

Obviamente la gran mayoría de los nicaragüenses están ocupados en  la sobrevivencia. Pero lo que necesitamos es decir: aquí la lucha ya no es por presidente o vicepresidente, o por diputado, la lucha es elecciones libres o elecciones fraudulentas,  esa es la verdadera lucha que tenemos, y cuando replanteamos  la definición de cuál es la lucha, yo creo que los ciudadanos se van a olvidar de que es partido político A, B, o C, organización de la sociedad civil A, B, o C, sino que es una lucha de ciudadanos, una lucha por elecciones libres versus aquellos que quieren elecciones fraudulentas.

¿Qué va a pasar el próximo miércoles si la policía mantiene la posición que exhibió esta semana?  ¿Va a escalar esta protesta a otro nivel?

En primer lugar el próximo miércoles,  es el catorceavo miércoles,  y va a haber otra  protesta, sin lugar a dudas ha despertado el interés, la gente está molesta por lo que hicieron. ¿Que qué va a pasar? No sé, dependerá si la policía decide seguir reprimiendo, que lo más seguro es que sí, pero te puedo asegurar que no va a haber miedo, que más gente va a venir, y esta vez la estrategia de cómo vamos a traer a la gente va a ser diferente, vendrán en buses colectivos, vendrán un carro, vendrán en camionetas, pero la policía entonces tendrá que parar en los cuatro puntos cardinales del país, en las diferentes carreteras, a cada carro, a cada  microbús, a cada bus, a cada camión, a cada camioneta, los  tendrá que detener y se va a armar el caos, y ese caos se va a hacer en los departamentos y aquí, porque no van a poder detener a la gente.

Las “condiciones mínimas”

Hablemos de las condiciones mínimas que están demandando para que se realicen elecciones libres y transparentes.  Algunas  de éstas se limitan a que se cumpla lo que dice la ley ¿Qué es lo más importante?

Lo primero que  necesitamos es que todos los ciudadanos tengan cédula, independientemente de los colores políticos, sus ideologías políticas, y  aquí obviamente, claramente, lo que está pasando es que si vos sos de la ideología sandinista, orteguista, del partido de gobierno, te dan tu cédula, si vos no sos, te ponen miles de trabas.

En  segundo lugar, queremos que haya, una vez que ese voto esté depositado, observación electoral nacional e internacional, y hago énfasis en observación nacional, porque somos los que tenemos la capacidad de poner observadores en cada JRV. Pero, además, observación electoral, con el  suficientemente tiempo posible para que puedan verdaderamente hacer un buen proceso de observación.

En tercer lugar, que el padrón, la gente que va a votar,  y que está inscrita en ese padrón,  sea el correcto;  y que le den el mismo padrón al Frente Sandinista que a la oposición;  y que en ese padrón ya se ponga la fotografía. Conozco casos donde una persona votó 25 veces, obviamente eso no se presta a un proceso transparente.

Por otro lado,  necesitamos que en  los consejos electorales departamentales, municipales y regionales se respete lo que establece la ley,  que hay presidente, primer miembro y segundo miembro,  de acuerdo a la distribución que sea, pero que tengan las funciones. Y que, como establece la ley los nicaragüenses viviendo en el extranjero puedan votar.

Ustedes también demandan cambios de los magistrados electorales que han sido señalados de ser responsables de fraudes electorales. ¿Qué pasaría si cambian a Roberto Rivas como presidente del CSE y lo sustituye, por ejemplo, Lumberto Campbell. ¿Tiene relevancia un cambio de personas?

Obviamente que tiene relevancia. Primero porque lo que han querido es hacer que la gente se abstenga de votar, y la imagen de ciertos magistrados hace que la gente no vaya votar, y entre menos gente vaya a votar,  más favorece a Ortega.  Más importante que eso es ¿cómo  hacemos para que estos cambios, que se están diciendo como condiciones mínimas, los implementen? Algunos dirán “eso depende la voluntad de Ortega”.

Y hasta ahora no hay ninguna señal de que tenga voluntad política de  implementar estos cambios.

Pero no las tiene todas consigo.

¿Qué fuerza tiene la oposición para presionar que se hagan estos cambios?

Cuando hablás de oposición sólo se enfocan en los partidos políticos, y aquí hay muchas agrupaciones que pueden presionar, y que les conviene por sus propios intereses que hayan elecciones limpias y transparentes

Esta semana, después de los eventos que ocurrieron el miércoles, ya vimos al COSEP sacando un comunicado pronunciándose, Amcham lo hizo con la conferencia de prensa y con un comunicado, y comenzás a ver a algunos empresarios importantes, a diferentes niveles, a mostrar cierto grado de preocupación, no porque le interese que cambien al Presidente o a los diputados, simplemente porque a medida que se descompone la situación política, también se va a descomponer la situación económica, y eso afecta los negocios de mucha gente.

Entonces le interesa al sector empresarial juntarse con Ortega y decirle – Ortega, yo he visto las encuestas, vos decís que tenés 85 por ciento de popularidad, si la situación se comienza  a descomponer, ya estos  videos de lo que pasó el miércoles andan dando la vuelta a todo el mundo, y el efecto viral de las redes sociales lo está multiplicando, entonces no nos conviene a nosotros, empresarios, que  esto se descomponga, ni te conviene a vos-.

Igual la iglesia católica y la iglesia evangélica, porque también se han pronunciado; entonces  cuando todas esas fuerzas comiencen a converger y a  decir “aquí tenemos que encontrarle  una salida inteligente”.

¿Esta demanda de condiciones electorales tiene algo que ver con lo que le preocupa a la gente, como el empleo, el costo de la vida, la demanda de vivienda?

Ese es un punto muy importante, porque lo que tenemos ahora que trabajar, además de ir a las protestas, es que la gente entienda que elecciones libres significa  mejor empleo, o más empleo;  más comida, más inversión, más posibilidad de que el país salga adelante, y si sale adelante voy a mejorar la educación de mis hijos; eso es un trabajo que ahora tenemos que hacer, porque tenemos que hacerle entender a la gente que los intereses de la gente son los mismos intereses nuestros.

Ha habido una gran campaña de decir “los intereses de los políticos es una cosa, y los intereses de la gente son  otra”. Y no, hay una convergencia de esos intereses de la gente, de los políticos, del sector privado, en elecciones libres y transparentes.

Ir o no elecciones

¿Qué pasa si esas condiciones mínimas no se cumplen, o se cumplen a medias? ¿El PLI se abstendría de ir a las elecciones, o iría bajo protesta, como en otras ocasiones?

Yo me he pronunciado en lo personal, es verdad que soy presidente del PLI pero no soy dictador, ni soy verticalista, como actúa el Frente Sandinista, eso es algo que tenemos que discutirlo a nivel del Partido Liberal Independiente, a nivel de la coalición nacional, tomando en cuenta que van a haber otros que se van a prestar al juego,  pero hay una diferencia entre un partido zancudo y el PLI. Es una decisión seria que tenemos que tomar, que tenemos que meditar. Mi posición es que si no se dan las condiciones mínimas creo que sería un error ir a elecciones. Otros piensan diferente, pero eso es parte de las discusiones que tendremos que tener.

Desde tu visión personal consideras que si no hay esas condiciones, la abstención podría ser una acción de protesta, de lucha,  para cambiar el sistema electoral.

Yo creo que es una lucha válida, pero desafortunadamente lo que creo es que se va a recrudecer la confrontación, se va a recrudecer la violencia, que ya hemos  visto que se ha venido aumentando, y la experiencia nos los dice. Vos estabas metido en lo que fue el movimiento del Frente Sandinista en los años setenta, y vos sabes que lo que llevó a romper esa tranquilidad que había fue cuando los jóvenes dijeron “aquí no hay alternativas, aquí o vamos a la confrontación y sacamos a este por la fuerza, o vamos a estar acabados”. Y eso desafortunadamente puede volver a pasar.

Otros partidos políticos como el PLC, o el Partido Conservador dicen que de todas maneras tienen que ir porque si no les quitan la personería jurídica. ¿El PLI enfrenta una presión de sus bases o de quienes quieren  ser candidatos a diputados para no dejar ese vacío político?

Eso es normal que pase, hay algunos que creen que van a salir de diputados pueden pensar eso, pero el PLI pasó 40 años sin personería jurídica, y yo lo que he dicho es: ¿de qué te sirve la personería jurídica si lo que te están haciendo es asignando curules?” Una cosa fue en el 2011 cuando se dijo todavía tenemos chance de lucharla y pelearla, ¿pero si no hay cambio de actitud de qué te sirve tener una personería jurídica?

Mejor luchemos para que haya cambios, y yo no pierdo las esperanzas de que Ortega recapacite, porque obviamente depende de él, que le escuche al sector privado, que le escuche a la iglesia, que le escuche a aquellos en oposición que no queremos que haya confrontación, que haya violencia, que haya muertes, derramamiento de sangre, que diga al final “hombre, yo me siento seguro de que tengo el 85% y voy a competir libremente”. Tal vez algunos dirán eso es ingenuo, no sé, pero debemos  hacer el esfuerzo.

Si se cumplen esas garantías mínimas, ¿considerarías una candidatura presidencial?

No, yo he dicho que no, no es el momento para que yo vuelva a considerar eso, busquemos a una persona que pueda unir a todas las fuerzas políticas, pero obviamente, si se dan esas condiciones yo trabajaría para que ese candidato pudiera llegar a hacer los cambios. Pero la lucha  primero, como la hemos definido nosotros, es entre elecciones libres y transparentes y elecciones fraudulentas, esa es la verdadera lucha, el resto ya pasa a ser mucho más fácil.

Si esas condiciones se dan, ¿Cómo se seleccionaría ese candidato opositor? ¿Sería un proceso que se promueve dentro del PLI o en un conjunto más amplio de fuerzas políticas?

No, y lo hemos  dicho, tiene que ser una cosa mucho más amplia, obviamente nosotros como partido quisiéramos que fuera alguien del PLI, pero tiene que ser dentro de un concepto más ancho, hemos venido trabajando en  la coalición nacional por  la democracia, espero que otros se sumen,  al igual que aprovecho para invitar no solamente a los ciudadanos sino que a los representantes de todas las fuerzas políticas de este país,  el próximo miércoles en una lucha por elecciones libres y transparentes.