Confidencial

Urbanizadores esperan vender más de 5,000 viviendas en 2018

La reforma a la Ley 677 sirvió para que los empresarios organizados en la Cámara de Urbanizadores (Cadur), se decidieran a impulsar una docena de proyectos para que apliquen a la ampliación de los beneficios financieros que ofrece el Estado, a los ciudadanos que quieran adquirir una casa.

“Nosotros como Cámara, trabajamos con el gobierno para ampliar los beneficios de la Ley [Especial para el Fomento de la Construcción de Viviendas, y de Acceso a la Vivienda de Interés Social], que ya está plenamente vigente”, explicó el Arq. Jorge Wheelock, directivo de la Cámara de Urbanizadores (Cadur), al ser entrevistado en el segmento Cuentas Claras, del programa de televisión Esta Noche, que se transmite por Canal 12.

“Esto ha impulsado el desarrollo de doce proyectos nuevos que responden a esta nueva realidad de ampliación de beneficios”, añadió.

Se trata de proyectos que “se encuentran en la tubería”, o sea que están en fase de diseño, aprobación, etc., aunque hay otros que ya están en construcción, y los desarrolladores se están acomodando a las nuevas condiciones definidas por esta ampliación de la Ley, de modo que cada vez crece más la oferta de productos que pueden aplicar a esos beneficios.

Estos consisten, entre otros, en la aplicación de un subsidio de 2.5 puntos porcentuales a la tasa de interés que cobran los bancos, así como la exoneración de gastos de inscripción, que puede representar un ahorro de varios cientos de dólares.

Si antes solo se ofrecía esos beneficios para las casas de 32,000 dólares o menos, la reforma amplió el techo hasta los 40,000 dólares para modelos unifamiliares, e introdujo el concepto de ‘casas multifamiliares’ de hasta 50,000 dólares, por lo que “se espera un repunte en ese rango de precios”, aseguró el Ing. Félix Baltodano, también directivo de Cadur.

La constructora Lacayo Fiallos “ya diseñó y construyó un multifamiliar de dos plantas y cuatro viviendas, de 35,000 dólares y 52 metros cuadrados con dos habitaciones y un baño cada una, y ya están a la venta”, añadió.

¿Comprar, o alquilar?

La Feria Expo Casa -que es la primera de las cuatro ferias que el gremio realiza cada año- forma parte del esfuerzo por colocar más de 5,000 viviendas este año, lo que, de cumplirse, sería 15% más que el año pasado, y representaría un incremento superior a cien millones de dólares en el monto acumulado de la cartera de crédito hipotecario.

“Esta feria es la más grande del año, la más productiva para nosotros”. La feria “es el mejor momento para comprar una vivienda, que es la compra más importante que hace una familia, porque la consolida, y le ayuda a ‘aterrizar sus finanzas”, explicó Wheelock.

Gracias a las ventajas que solo se encuentran en la Feria, “en este momento es posible comprar una casa pagando 150 dólares al mes”, que es lo mismo que se puede llegar a pagar por el alquiler de una vivienda. “Hay familias de fuera de Managua que pagan más que eso por alquilar un solo cuarto”, aseguró.

Entre las ventajas de la Feria, está el hecho de encontrar en un solo lugar a los principales constructores, permitiendo comparar ubicación, calidad de materiales, precios, condiciones del crédito, lo que es indispensable para elegir bien.

Otra es la presencia de los bancos, que ofrece la posibilidad de otorgar un preaprobado “en minutos, con solo presentar la cédula y algunos otros documentos”, así como condiciones especiales en tasas de interés, en la solicitud de prima; exoneración de gastos de cierre, seguros de vida y de vivienda gratis por un año, regalías, obsequios, ampliaciones, extras, entre otras, en alianza con los urbanizadores.

“Los bancos disponen de suficientes fondos para que el público pueda adquirir las 6,000 viviendas que esperamos colocar este año. El gobierno, por medio del Invur, colocó en el Banpro unos fondos en fideicomiso, a los que el cliente puede optar para adquirir su vivienda de interés social”, explicó Baltodano.

Repensar Managua

La ampliación de la Ley, para que cubra viviendas multifamiliares de hasta 50,000 dólares, es congruente con la idea de ordenar una ciudad tan caótica como Managua, en opinión del directivo de Cadur, Jorge Wheelock.

“Es contraproducente alejarte del centro para seguir creciendo, porque ¡vamos a llegar a Masaya!, lo que es cada vez más costoso”, reclamó.

Tanto Wheelock, como su par en la directiva de la Cámara, Félix Baltodano, refirieron que “como urbanizadores, se nos pide hacer nuestros propios pozos, tener nuestra propia red eléctrica, calles, y muchas otras cosas que simplemente no existen en la periferia, porque vamos persiguiendo menores costos del terreno”.

Extender tanto la ciudad, representa además “un trauma para el transporte público, y un sinnúmero de cosas”, añadió Wheelock.

“En Nicaragua existe el tabú de no construir en altura, pero debemos ir venciendo esos miedos para modernizar y trascender. Necesitamos ocupar terrenos en Managua para rehabilitar y revitalizar ciertos sectores de la capital”, insistió recordando que “hay un estudio elaborado por expertos japoneses contratados por la alcaldía de Managua, que plantea la reorganización” de la capital.

“Vivimos en una ciudad que refleja lo caótico de nuestra sociedad, y necesitamos replanificarla”, expresó.