Mundo

En el régimen de Maduro "no tienen respaldo ni respeto de los militares", afirma

“Venezuela a la calle”, convoca Juan Guaidó

Presidente encargado ratifica el llamado a movilizarse este primero de mayo, para exigir la salida de Nicolás Maduro



El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ratificó el llamado a movilizarse el primero de mayo para exigir la salida del gobernante Nicolás Maduro del Ejecutivo.

El pasado 19 de abril, el también presidente de la Asamblea Nacional convocó la “marcha más grande de la historia” para dicha fecha, en la que pretende lograr el “cese definitivo de la usurpación”.

Pero lo planificado dio un giro este martes luego de que en la madrugada el diputado apareciera en la Base Aérea de La Carlota. Allí estaba acompañado por funcionarios militares y el líder opositor Leopoldo López, quien salió en libertad por un “indulto presidencial” del propio Guaidó. Luego ocurrieron varias manifestaciones en Caracas y el interior del país para apoyar su llamado.

Maduro sin respaldo ni respeto de militares, afirma

En su mensaje la noche de este martes, publicado en sus redes sociales, aseguró que cuenta con el respaldo de los militares: “Hermanos venezolanos, les envía este mensaje el legítimo comandante en jefe de la Fuerza Armada. Lo que decía el régimen de que tiene el control sobre la Fuerza Armada es una farsa. No tienen respaldo ni respeto de ellos”.

Consideró que este martes fue un “día histórico para el cese de la usurpación” y reiteró que la protesta “genera resultados”.

“En apenas horas cientos de miles salieron a las calles para apoyar. Vamos a reconocer el sacrificio de la Fuerza Armada en la recuperación de Venezuela”, agregó y agradeció a la comunidad internacional por el respaldo.

Indicó que el reto para mañana es seguir avanzando en la “Operación Libertad”.

“Estaremos en las calles. Este es nuestro territorio. Y no hay posibilidad de golpe de Estado, a menos que me quieran apresar a mí. Esto es una rebelión pacífica en contra de un tirano que se encierra en cuatro paredes por miedo a darle la cara al pueblo”, concluyó.

La liberación de Leopoldo López

La liberación de Leopoldo López en la madrugada de este martes 30 de abril fue una sorpresiva campanada para lo que sería la “fase definitiva” de la Operación Libertad. La salida de López solo fue posible por la cooperación de sectores de la policía política, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

De acuerdo con fuentes consultadas por Efecto Cocuyo, a López le desactivaron el grillete electrónico que le colocaron desde que lo trasladaron a su casa en julio de 2017 para seguir cumpliendo su sentencia. En un video al que tuvo acceso EC se ve a López tratando de desprenderse del dispositivo con un alicate.

Desde tempranas horas de este martes 30 de abril fuentes de oposición advertían que la liberación de López había sido adelantada y sin conocimiento de todos los factores. En el transcurso del día, distintas fuentes confirmaron que efectivamente este capítulo de la Operación Libertad fue ejecutado antes de lo previsto, aunque aun no quedan claras las razones.

Al final del día López, su esposa Lilian Tintori y sus hijos se refugiaron en la embajada de España, luego de haber acudido a la embajada de Chile en calidad de huéspedes a primeras horas de la tarde de este 30 de abril.

La presencia de López en la entrada de la base aérea de La Carlota junto a Juan Guaidó este martes a las 5:00 am para llamar una manifestación pública, fue atendida por centenares de seguidores,y  calificada por distintas fuentes como una sorpresa.  Aunque a las 4:00 am,  el dirigente de AD, Henry Ramos Allup, recibió una llamada de la casa de López para decirle que acudiera a la base aérea, según dijeron dos fuentes allegadas al parlamentario.

El plan de la “Operación Libertad”

Adelantada o no, esta no era una jugada solo de la oposición. Se esperaba que desde el Tribunal Supremo de Justicia  (TSJ) se abriera una vía institucional que permitiera avanzar en la salida de Nicolás Maduro del gobierno.

El camino lucía simple. Desde el TSJ, Maikel Moreno se activaría con una sentencia, de seguidas  el general Vladimir Padrino y otros altos mandos de la Fuerza Armada solicitarían a Maduro su renuncia. Y todo sería respaldado el 1ro de mayo con la salida a la calle de los ciudadanos en una épica que no daría lugar a dudas.

En la tarde, el asesor de seguridad de EEUU, John Bolton declaró que tanto Maikel Moreno, Padrino y el general Ivan Hernández Dala estaban de acuerdo en que Maduro debía irse y los instó a actuar para sumar mas apoyo militar a Guaidó.

Planes de un levantamiento militar

Más temprano, un reporte del diario español El Confidencial revelaba que una fuente militar les informaba que “en los pasados días, llegamos a un pacto para que el levantamiento fuera el día 2 de mayo. El acuerdo había sido negociado con los estadounidenses, la oposición liderada por Juan Guaidó, la Inteligencia política del Sebin, Maikel Moreno, presidente del Tribunal Supremo, y algunos generales del alto mando militar, pero el personalismo de Guaidó y de Leopoldo López ha puesto en peligro el alzamiento”.

El constituyente Gerardo Márquez, aseguró a Unión Radio que el director del Sebin Manuel Cristopher Figuera, participaba del levantamiento.  En horas de la tarde, el portal La Patillapublicaba una carta del efectivo.  El gobierno confirmó que el general González Lopez retomó las riendas de la policía política.

Según una fuente directa del gobierno de Maduro consultada por Efecto Cocuyo a las 9:54  de la mañana, el alzamiento fue conjurado desde temprano. “ Se lanzaron por un barranco” comentaba. E indicaba que un grupo de funcionarios estaba en el Palacio de Miraflores.

En las afueras de la sede del Gobierno, Diosdado Cabello arengaba a varios seguidores de Maduro. El mandatario permaneció en silencio durante el día. En horas de la noche ofreció una cadena nacional.

La respuesta del chavismo

Durante la jornada del martes, decenas de personas se acercaron al Palacio de Miraflores para manifestar que se mantienen “leales siempre, traidores nunca” al chavismo.

El “número dos” del chavismo y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, llamó a la ciudadanía a concentrarse en los alrededores del Palacio de Miraflores a “defender a la revolución”.

Efecto Cocuyo estuvo en la concentración desde la 1 de la tarde y conversó con algunos militantes. Según testimonios de comerciantes en el lugar, los adeptos empezaron a llegar a partir de las 7 de la mañana, “pero ya a esta hora (2 de la tarde) muchos se han ido”.

Los manifestantes estaban concentrados desde la esquina Carmelitas hasta la esquina Bolero, donde estaba ubicada la tarima desde la que se escuchaban las alocuciones de los diputados de la Asamblea Nacional Constituyentes.

De Carmelitas a Puente Llaguno, el chavismo buscaba protegerse del sol en la poca sombra que daban los edificios de los ministerios de Finanzas y Relaciones Exteriores, por lo que no había gran cantidad de personas en la vía. La mayor cantidad de militantes se observó a partir de Puente Llaguno, sin embargo no había dificultades para caminar de un extremo a otro de la manifestación.

Chavistas llaman a unión cívico-militar

“¡Pueblo a la calle!”, dice una señora a su acompañante mientras se ríe y baila. Ambas portan una bandana tricolor en el brazo, símbolo de la lealtad al fallecido expresidente Hugo Chávez desde el año 2013. Ambas se reguardan del sol a unos metros de la tarima y escuchan con atención las palabras de un constituyente.

“¡Hoy más que nunca unión cívico-militar! Estamos en combate como dijo nuestro comandante supremo (Hugo Chávez). ¡Vigilia, preparados para la acción!”, indicó un militante del chavismo desde la tarima.

Más temprano, alrededor de las 11:00 de la mañana, antes de que se instalara la tarima en la esquina Bolero, Cabello había hablado a la militancia desde un camión. Desde entonces, ningún otro dirigente de relevancia del chavismo habló desde el escenario.

En puente Llaguno estaban estacionadas dos filas de motos. Cerca de ellas, un camión decorado con banderas de Venezuela transmitía en vivo la señal del canal estatal, Venezolana de Televisión(VTV), que repetía las declaraciones del ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

“Estos chamos no se dan cuenta y eso da arrechera (molestia)”, dijo un hombre al grupo que lo acompañó a la concentración sobre la oposición venezolana. A juicio de voceros chavistas, como el Canciller Jorge Arreaza, la acción a los alrededores de la base aérea La Carlota cuenta con el apoyo de los Gobiernos de Estados Unidos y Colombia.

“Estaba escuchando Radio Rumbo y el locutor dijo que no había internet desde hace varias horas y yo dije “¿será que es un golpe de Estado?””, comentó una señora que se identificó como “colectiva“.

En vigilia, dice Cabello

“Tengo un anuncio importante que hacerles: ¡se les espichó (acabó) lo de Altamira!”, dijo desde la tarima un constituyente a la militancia sobre la protesta de la oposición en la zona, en la que se registraron heridos. Pocas personas reaccionaron a lo dicho por el líder chavista. Las personas estaban concentradas en sus conversaciones y buscaban la forma de protegerse del sol.

Varios hombres con chalecos antibalas y armas largas, algunos vestidos de civil y otros con uniforme militar, caminaban de un lado a otro bajo la tranquila mirada del chavismo; conforme a la “unión cívico-militar” que promueve la gestión de Nicolás Maduro.

La calle se fue quedando sin chavismo a partir de las 2:34 de la tarde. Los espacios vacíos se volvían a llenar con grupos de empleados públicos que al rato también se retiraban. A las 3:28 de la tarde llegó un grupo de motorizados. Tres de ellos resaltaban: tenían el rostro cubierto con una tela que apenas dejaba ver sus ojos. A esa hora, el chavismo se concentraba entre el extremo más próximo a la esquina Bolero y la tarima.

Minutos después, un grupo más nutrido de colectivos llegó. Esta vez, 13 personas tenían la cara tapada.

“Esa es una fuga por donde lo veas. Lo mejor que puede hacer es irse del país y quedar en el olvido. Cuando (Juan) Guaidó se fue a Colombia dije que se acabó el problema. No entiendo cómo le quitaron la inmunidad y no pasa nada“, comentó uno de los participantes de la manifestación a sus acompañantes.

A las 4 de la tarde se repartió el almuerzo de un grupo de manifestantes. Tres autobuses marca Yutong continuaban estacionados en la avenida Baralt.

La “unión cívico-militar” no se restringe a los espacios de la concentración. En la esquina El Conde se encontraba un grupo de hombres con camisas negras y chalecos antibalas.