Economía

Ajuste de sector eléctrico afectará a consumidores de menos de 150 kWh al mes

Miles en vilo ante anuncio de reducción de subsidio

Subsidio

Programa financiado por el BID para el sector eléctrico se implementará de 2018 a 2021, aunque Gobierno no especifica cuándo comenzará la reducción.



Felicidad Martínez es una de las beneficiadas con el subsidio que se otorgan a las familias que consumen menos de 150 kilovatios hora.  Todos los meses hace malabares para poder ahorrar algo de dinero en electricidad.

Sus esfuerzos van encaminados no solo en mantener las luces apagadas, sino también en usar el refrigerador durante pocas horas y limitarse a la hora de comprar aparatos electrónicos.

“Sería bien difícil mantener el consumo bajo. Mi consumo actual es de más de ochocientos córdobas, si bajo de los 150 kWh; pero en el caso de que a otras personas y a mí me ha salido más consumo, me viene llegando como en mil córdobas”, explica.  En su casa solo su esposo, un maestro, trabaja y tiene un salario de siete mil córdobas.

Cuando el recibo de energía se le sale de las manos, Martínez tiene que hacer un arreglo de pago en la distribuidora, pues se le hace imposible pagar mil córdobas de electricidad en el mes.

Su preocupación es que si le redujeran el actual descuento del 50 por ciento sobre el total de su consumo mensual, la tarifa se le dispararía y cada mes tendría que ir a Disnorte Dissur a hacer un arreglo de pago, lo que sería insostenible con el tiempo.

La reducción al subsidio

La reducción al subsidio a la tarifa eléctrica para los consumidores de menos de 150 kilovatios hora al mes, se ejecutará de forma gradual hasta 2021 y desde el Gobierno buscan suavizar el golpe anunciando negociaciones con empresarios y sindicatos. El sistema actual establece un subsidio de más de un 50% para quienes se mantienen ese consumo.

La decisión nació del Programa para Fortalecer el Sector Eléctrico en Nicaragua III, que será financiado con un préstamo de 65 millones de dólares otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Según el documento oficial, el subsidio es aprovechado mayoritariamente por el segmento que consume menos de 100 kWh al mes. El Estudio de Actualización de Diagnóstico y Estatus de los subsidios del Sector Energético en Nicaragua del BID, que es parte del mismo programa de fortalecimiento, el 42,7 por ciento del subsidio se otorga al segmento que consume de 0 a 50 kWh, el 35,8 por ciento se otorga al segmento que consume de 50 a 100 kWh y el 12,6 por ciento es para el segmento de consumidores que se mantienen en el rango de 100 a 125 kWh.

Subsidio

La población beneficiada con el subsidio de entre 125 a 150 kWh, representa apenas el 7,7 por ciento, se explica en el estudio del BID.

Por ello la propuesta es que los subsidios se reduzcan desde el 2018 hasta el 2022 cuando termina el programa de fortalecimiento. Esto significaría que los primeros 50kWh consumidos por un hogar tendrían un 50 por ciento  de descuento de la tarifa plena vigente, 45 por ciento para los siguientes 50 kWh y 25 por ciento  para los últimos 50 kWh consumidos.

El plan del Gobierno

Aunque la proyección inicial del BID con el Plan de Fortalecimiento establece aplicar los cambios desde el 2018, Bayardo Arce, asesor presidencial para asuntos económicos, dijo el miércoles que será algo gradual que primero discutirán con empresarios y sindicatos.

“No es que mañana o el primero de enero del 2018 se quita el subsidio o se bajó la tarifa o se subió la tarifa. No es así. Esto es un asunto de cuatro años”, dijo Arce.

En cambio, un día antes el ministro de Energía Salvador Mansell expresó en la Comisión de Economía y Presupuesto de la Asamblea Nacional que quienes gozan del subsidio no sentirán el cambio, porque como parte del programa con el BID se logrará una reducción de la tarifa eléctrica.

La diputada de la misma Comisión Económica, Azucena Castillo, dijo a CONFIDENCIAL que la medida de retirar los subsidios le parece correcta, si eso conlleva mayor estabilidad para el sector energético de Nicaragua, sin embargo, cree que no debe meterse en el mismo bolsón a los jubilados.

También lea: INE: US$ 110 millones en pérdidas de energía eléctrica

“Los subsidios fueron una medida populista y eso se veía venir, que de alguna manera no era sostenible. Lo que estás haciendo es que las personas que sí pagan su energía mantengan al 70 por ciento de las personas subsidiadas”, explicó Castillo.

En los asentamientos precarios, según el BID, el subsidio tuvo un costo para el Estado de 7,62 millones de dólares en el 2016. En el caso de los jubilados, son unos 40 mil beneficiados y el costo para ese sector fue de 5 millones de dólares en el mismo año.

El sector residencial es el más grande de los tres evaluados por el organismo financiero multilateral. En el 2016 el costo del subsidio fue de 61,38 millones de dólares en beneficio de más de 767 mil clientes.

Subsidio
Según Mansell, las conexiones ilegales se redujeron en el último año de 680 asentamientos a 320. Carlos Herrera|Confidencial

“Mala costumbre”

La especialista en temas energéticos Patricia Rodríguez, explicó a CONFIDENCIAL que la decisión no debería tener una repercusión en el trabajo que se ha hecho para reducir las conexiones ilegales.

“Como nos han mal acostumbrado durante tanto tiempo con subsidios, puede ser que las personas reaccionen así (con conexiones ilegales), pero a las personas que le van a quitar el subsidio son personas que pueden pagar la energía eléctrica”, argumentó la especialista.

Según declaró Mansell a los medios de comunicación a su salida de la Comisión Económica el pasado martes, las conexiones ilegales se redujeron en el último año de 680 asentamientos a 320.

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, ve poco probable que exista un incremento en conexiones ilegales, pues dentro de los componentes del préstamo de 65 millones de dólares del BID está el trabajo en esta área.

Le puede interesar: Cadin vs. Cámara de Energía por tarifa

“Las conexiones ilegales lo que conocemos es lo que ha expresado el ministerio, que se han venido reduciendo. En segundo lugar creo que es importante que el BID esté aportando una cantidad significativa de recursos para reducir las pérdidas, creo que eso también va a en una dirección correcta, positiva”, dijo Aguerri al ser consultado.

El pliego tarifario

La otra discusión que todavía no tiene forma dentro del sector eléctrico es la del pliego tarifario. Aguerri aseguró que ese es un tema que se discutirá hasta en el año 2018.

“El tema del pliego que habíamos manifestado que iba a ser tema de discusión del año 2018 y sigue siendo un tema del año 2018. Lo que hoy es importante cerrar es con una normativa de generación eléctrica que termine de consolidar el esfuerzo que hicimos de hacer una realidad la generación distribuida”, dijo el dirigente empresarial.

Rodríguez cree que además del subsidio es importante que se discuta la manera de disminuir el precio de la tarifa eléctrica y esto debería estar acompañado de la revisión al pliego tarifario.

“Cada cinco años se debe hacer un estudio tarifario. Eso dice la normativa casi en todos los países, porque cada cinco años es la estimación que se ha hecho de que cambia la estructura de consumo de cada tipo de cliente. Y aquí ya tenemos casi 20 años con el mismo pliego tarifario”, dijo la experta.