Emergencia Coronavirus

Visitas casa a casa: bajo indiferencia de la población y reticencia de empleados públicos

Según Rosario Murillo, hubo “164 mil 840 visitas en todo el país", y convocó a más actividades multitudinarias este fin de semana pese al Covid-19

La primera jornada de visitas casa a casa convocada por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo para “concientizar” ante la epidemia del Covid-19, se realizó bajo reticencia de trabajadores públicos y la indiferencia de la población. Desde muy temprano este sábado, líderes territoriales sandinistas alentaban a la militancia a no temer al coronavirus y salir a las calles.

“Es importante el apoyo de la militancia. Hay temor por esto del virus del coronavirus. Sin embargo, no podemos estar paralizados ante tantas especulaciones… nuestro partido necesita militantes dispuestos a dar su tiempo para esta campaña de prevención de la cual nosotros somos parte”, compartían en grupos de WhatsApp.

Lo mismo sucedió en las instituciones públicas. Por ejemplo, a los trabajadores de la Corte Suprema de Justicia les enviaron la siguiente notificación: “por orientación del nivel central se están conformando brigadista de salud, tranquilidad y seguridad, con la mística sandinista. Para ello se solicita el apoyo de dos militantes por área”. 

Aunque no pueden expresarlo de forma pública por temor a ser despedidos, algunos de los empleados estatales refirieron a Confidencial su descontento por la orden de salir a las calles a realizar visitas casa a casa, cuando ya se reportan dos casos positivos de Covid-19 y una sospechosa, según el mismo gobierno sandinista. Los trabajadores de la salud también se quejaron por salir a las calles sin mayores medidas de protección. 

 En las redes sociales circularon algunos videos de brigadistas que no fueron recibidos por la ciudadanía. “Andamos en una campaña de concientización para que tomen medidas por el virus que anda dando”, dijo un brigadista a un ciudadano, quien le respondió: “nosotros tenemos las medidas bien claras”.

Los brigadistas enviados por el gobierno se desplazaron sobre todo en barrios con fuerte presencia sandinista, como el barrio Carlos Fonseca y Hugo Chávez. Pobladores también denunciaron que en algunos casos a los brigadistas los acompañaban policías, quienes tomaban datos de los ciudadanos que no recibían la visita.

 Según la vicepresidenta Rosario Murillo, desde el viernes se realizaron “164 mil 840 visitas en todo el país, en las que se compartió información para prevenir el Covid-19”. El régimen proyecta seguir la actividad hasta este domingo. Las visitas presenciales casa a casa aumentan el riesgo de contagio de coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y expertos epidemiólogos, quienes ante el avance de la epidemia recomiendan aislamiento y distanciamiento social.

“Unos 1 mil 927 barrios o comunidades donde pudimos intercambiar en cada uno de estos hogares todas las medidas de prevención y sobre todo darnos ánimo unos a otros y saber que estamos juntos, que estamos juntos en estos momentos difíciles del mundo y de nuestra región”, indicó Murillo. “Estamos trabajando como corresponde en un momento crítico para el mundo entero, para la humanidad. Trabajando con responsabilidad, con seriedad y con elevada vocación de servicio, como corresponde con nuestra condición de cristianos y solidarios”, agregó.

Pese a los dos casos positivos y un tercero sospechoso, el régimen todavía se niega a declarar cuarentena y cerrar las fronteras. Los dos contagiados ingresaron por el Aeropuerto Internacional de Augusto C. Sandino.

Murillo dijo que las brigadas están preparándose “para entregar una hojita con las indicaciones de las autoridades de salud”. “Son 450.000 familias las que en esos 2.762 barrios están siendo visitadas”, sostuvo la primera dama.

Más actividades multitudinarias

 La primera dama también anunció la realización de 150 actividades multitudinarias en todo el país, incluyendo una con “más de 200 emprendedores participando en el Parque Nacional de Ferias”.

“Este fin de semana mucha, mucha actividad también, religiosas, deportivas, culturales, fiestas tradicionales, que se realizan con todos los cuidados”, sostuvo.

La posición del Gobierno frente a la pandemia ha llevado a una parte de los nicaragüenses a tomar medidas de “autocuido”, recomendadas por los movimientos opositores en base de las recomendaciones de la OMS.

Algunos han optado por salir menos a la calle, o hacerlo con todo tipo de cuidados, incluyendo mascarillas, pese a que los epidemiólogos han insistido en que no son necesarias para quienes no están infectados.

Ciertas empresas decidieron cerrar operaciones y otras enviaron a sus casas a una parte de sus trabajadores, escuelas y universidades privadas anunciaron clases en línea, lo que vació parcialmente las calles y algunas zonas céntricas de Managua.

Una parte de los negocios abiertos han empezado a ofrecer alcohol en gel en la puerta de entrada a los visitantes, escalonar sus horarios de visitas, o pedir a las personas que hagan fila con un metro de distancia, aunque no en todos los lugares fue igual.

Las recomendaciones sobre cómo evitar el contagio del COVID-19, continuaron siendo compartidas por los nicaragüenses en redes sociales, con carteles diseñados por la oposición.

Los movimientos opositores, que incluyen empresarios, médicos, académicos, estudiantes o campesinos, dijeron haber tomado la iniciativa porque dejar la pandemia en manos del Gobierno “es una bomba de tiempo”, según dijo el dirigente opositor Juan Sebastián Chamorro.

Murillo atribuyó al Gobierno el éxito de la acción social. “Vemos el elevado estado de atención, de educación, de acatamiento, de las orientaciones de todo nuestro pueblo en todas las partes”, celebró la vicepresidenta.

Datos del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) indican que Nicaragua únicamente cumple con dos de las siete recomendaciones básicas de la OMS para detener la pandemia del COVID-19.

Sigue aquí toda la cobertura de CONFIDENCIAL ante la amenaza del coronavirus en Nicaragua.

Más en Emergencia Coronavirus

Send this to a friend