Nación

Viuda de “Chabelo”: “El Gobierno mató a mi marido”

Cientos de pobladores de Masaya convierten el sepelio de José Isaías Ugarte en una manifestación contra el régimen, que lo acusa de delincuente

El sepelio de José Isaías Ugarte López, alias “Chabelo”, fue una manifestación contra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Cientos de pobladores de Masaya acompañaron el cuerpo, bajo las consignas de: “¡Democracia sí, dictadura no!”, “¡De que se van, se van!”, “¡Viva Nicaragua libre!”. Patrullas de la Policía acompañaron a cierta distancia la marcha fúnebre, que se desvió en una ocasión para evitar un retén policial.

“¡Isaías no murió, el Gobierno lo mató!”, gritaban también los pobladores. Consigna que es compartida por familiares y vecinos de Ugarte, quienes niegan que él haya sido un delincuente como afirma la Policía, tras dar cuenta de su fallecimiento en un supuesto enfrentamiento entre agentes y presuntos delincuentes.

Ugarte fue una de las cinco víctimas mortales que dejaron dos operativos policiales realizados en Masaya, el pasado fin de semana. Tres civiles y dos agentes —los suboficiales Luis Alexander Mendieta Alemán y Carlos Alberto Suce Ortiz— murieron como resultado de dos enfrentamientos armados, en dos escenarios distintos.

Jerónima de los Ángeles Oporta, esposa de Ugarte, refrendó la consigna ciudadana y aseguró que “el Gobierno mató” a su marido. Dijo que Ugarte era un ciudadano honorable y trabajador, que “honradamente se buscaba el sustento de nuestros tres hijos (menores de edad)”. Él era técnico en electricidad.

Apoyaba la lucha cívica

“¡José Isaías Ugarte, presente!”, se gritó y repitió una y otra vez luego que terminó la misa de cuerpo presente en la capilla El Calvarito de San Jerónimo, a pocas cuadras de la vivienda de Ugarte en el barrio El Carmen. Chimbombas azules y blanco fueron soltadas a la salida del féretro del templo.

“¡Comandante Chabelo, presente!”, “¡Chabelo, amigo, el pueblo está contigo!”, “¡Daniel, escucha, seguimos en la lucha!”, eran otras de las consignas que se gritaron desde el templo hasta el cementerio norte de Masaya, donde fue enterrado Ugarte. El ataúd fue adornado con una bandera de Nicaragua.

Oporta explicó que su esposo era militante sandinista, votaba siempre por el FSLN e iba a todas las actividades del partido en Masaya. Sin embargo, su postura cambió en abril de 2018, “cuando vio cómo (los policías) mataban a tantos jóvenes” que protestaban contra el régimen.

Jerónima de los Ángeles Oporta, esposa de Ugarte, se despide de su esposo en el cementerio norte de Masaya. Foto: Carlos Herrera.

“Él (Ugarte) hizo el servicio militar (en los años de 1980) y sabía que los jóvenes estaban indefensos frente al armamento (bélico), que ocupaban los del Gobierno”, mencionó Oporta, quien añadió que su esposo se unió a las protestas cívicas.

Agregó que su esposo huyó de su vivienda en julio de 2018, cuando paramilitares y policías orteguistas desataron la criminal Operación Limpieza, para levantar los tranques en todo el territorio nacional. “Él se fue porque sabía que vendrían por él, y no nos quería exponer, aunque la Policía siempre vino a molestarnos”, refirió la viuda.

Sin antecedentes delictivos

La narrativa oficialista relata que el sábado pasado la Policía recibió la denuncia telefónica de que “delincuentes armados estaban cometiendo robo con intimidación” en el barrio Cailagua, en Masaya, por lo que enviaron a una patrulla policial que fue recibida a tiros. En ese enfrentamiento resultaron heridos los agentes Francisco Luis Úbeda Gómez, José Noel Nicaragua Acuña y Mendieta Alemán, quien murió en la noche, en el hospital Antonio Lenín Fonseca de Managua.

En ese operativo, la Policía detuvo a Norlan José Cárdenas Ortiz, que supuestamente pertenecía a la banda “Chabelo”, dirigida presuntamente por Ugarte. Según las autoridades, “Chabelo” poseía antecedentes de tentativa de violación y tenencia ilegal de armas. Sin embargo, en el sistema de consultas del Poder Judicial, Ugarte no aparece con antecedentes delictivos.

Familiares de Cárdenas Ortiz denunciaron que este no pertenecía a ninguna banda delictiva —presentaron un récord policial— y aseguraron que Ugarte llegó a su vivienda para conversar con José Miguel Cárdenas, quien fue detenido, aunque las autoridades no han informado de su captura.

“Queremos su libertad o que nos los presenten, queremos verlos para saber que ellos están sanos. Mi hermano iba golpeado cuando se lo llevaron, mi papá también iba golpeado en su rostro. Queremos cerciorarnos que están bien, pues con tantas cosas que pasan, después no se sabe dónde van aparecer muertos”, manifestó Ruth Elizabeth Martínez Ortiz, hermana de Norlan.

Centenares de pobladores de Masaya acompañaron el sepelio de José Isaías Ugarte, alias “Chabelo”. Foto: Carlos Herrera.

Vinieron a rescatarlo

Tras el operativo sabatino, el régimen militarizó Masaya con policías y paramilitares. En la mañana del domingo, se registró un segundo enfrentamiento, pero esta vez en un retén policial ubicado en un camino viejo a Niquinohomo. En ese tiroteo murió el suboficial mayor Suce Ortiz, de 32 años; y tres civiles, entre ellos Ugarte López.

Una nota de prensa de la Policía informó de que los hombres se movilizaban a exceso de velocidad en un Toyota Yaris, color gris y sin placa. Cuando se les realizó la señal de alto, los presuntos delincuentes agredieron con disparos a los oficiales.

Los otros dos hombres que fallecieron junto a Ugarte son: Melkin Aguirre, de 26 años y alias “El Grillo”, que era poblador de Masaya; y Julio César Sandino, quien según familiares estuvo junto a los estudiantes atrincherados en la Universidad Politécnica de Managua (UPOLI).

Pobladores de Masaya, que pidieron omitir sus nombres, coincidieron en que ambos hombres intentaron sacar a Ugarte de Masaya, que era perseguido desde el sábado. “La Policía tenía cercado a ‘Chabelo’, que ya no pudo escapar”, se lamentaron.

Mártires azul y blanco

El exreo político Cristhian Fajardo, uno de los líderes “Movimiento 19 de Abril” en Masaya, publicó un video en Facebook, donde afirma que Ugarte y los otros dos civiles fallecidos “no eran ni fueron delincuentes”.

Fajardo grabó el video acompañado de su esposa y también exrea política, María Adilia Peralta. “No quisieron ser otros presos políticos y decidieron enfrentar a la dictadura. No les dejaron otra alternativa más que luchar contra un batallón”, mencionó la pareja.

“Nuestras condolencias por estas pérdidas de estos héroes, hoy mártires que no son ni fueron delincuentes, como dice Ortega, son mártires Azul y Banco”, apostilló Fajardo.

Más en Nación

Send this to a friend