Política

FSLN asigna curul de Brooklyn Rivera a diputado leal al partido

Yatama pierde escaño en Asamblea

Brooklyn Rivera

Decisión arbitraria de Junta Directiva con el aval del diputado PLC Wilfredo Navarro



Managua.- La Junta Directiva de la Asamblea Nacional acordó asignar a la sandinista Albertina Urbina el escaño del diputado indígena Brooklyn Rivera, a quien le quitaron la inmunidad por supuesta venta de tierras comunales y por incitar a la violencia y al desorden.

Urbina era diputada suplente del legislador oficialista Wálmaro Gutiérrez, presidente de la Comisión de Asuntos Económicos del Poder Legislativo, dijo a periodistas la segunda vicepresidenta de la Junta Directiva parlamentaria, la opositora María Eugenia Sequeira. El suplente del diputado indígena era el también miskito Noe Colemán, y, según ella, era a este a quien le correspondía asumir.

La decisión de otorgar a la sandinista el escaño de Rivera fue aprobado con el voto a favor de tres diputados oficialistas, que son mayoría en la directiva parlamentaria y en el Congreso, más el del legislador liberal constitucionalista Wilfredo Navarro, anotó Sequeira. Los dos directivos de la opositora Bancada Partido Liberal Independiente (Bapli) votaron en contra, según dijo.

Sequeira y el jefe del grupo parlamentario de la Bapli, Wilber López, consideraron ilegal otorgar el escaño a la sandinista Urbina. Según los opositores, el escaño le correspondía a Colemán, del partido indígena Yatama (“hijos de la madre tierra” en lengua miskita).

Los sandinistas alegaron que el artículo 131 de la Constitución Política establece que el escaño le pertenece al partido en el que fue electo el diputado indígena. En este caso, Rivera fue electo en una alianza que encabezaba el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El pasado 21 de septiembre, el Parlamento, controlado por los sandinistas, le quitó la inmunidad a Rivera, exaliado del oficialismo, para que sea procesado ante la Justicia por supuesta venta de tierras comunales y por incitar a la violencia y al desorden en el Caribe norte.

En esa ocasión, el jefe del grupo parlamentario sandinista, Edwin Castro, acusó ante el pleno a Rivera y a otros dirigentes del partido indígena Yatama de estar involucrados en al menos 18 casos de venta de propiedades comunales en esa región.

También de incitar a la violencia por la posesión de tierras indígenas, conflicto que causó enfrentamientos en las tres primeras semanas de septiembre y dejó un nativo muerto y 11 heridos en el remoto municipio de Waspam, en la Región Autónoma del Caribe Norte (RACN), una de las zonas más pobres del país, habitada en su mayoría por miskitos y mayagnas.