Negocios

Ofrece “hasta 200 Mbps, si los necesitan”

Yota ampliará su cobertura de Internet

Yota en Nicaragua

Espera poder llevar Internet a Carazo, León, Granada, y dos ciudades del norte



Cuando Yota comenzó operaciones en Nicaragua, lo hizo ofreciendo una velocidad de conexión de 10 megabits por segundo (Mbps), a través de su red WiMAX, que ya entonces estaba catalogada como 4G. Siete años después, la empresa ofrece a sus clientes entre 1 Mbps y 200 Mbps, según las necesidades –y la capacidad de pago- de cada quien.

Al hablar de sus distintas soluciones técnicas, Oleg Arsenyev, gerente general de Yota en el país, promete que su red de fibra óptica les permite conexiones “de 20 a 100 megabits por segundo. Hasta 200, si los necesitan”, como puede ser el caso de una entidad financiera o un canal de televisión.

La empresa, que comenzó atendiendo el mercado en la capital, ha crecido a tres municipios cercanos (Ciudad Sandino, Tipitapa y Ticuantepe, así como a la ciudad de Masaya), con planes de expandirse a Carazo y algunas ciudades del norte del país.

Clave en ese proceso es la alianza que sostienen con la estatal Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel).

“Enatrel es nuestro socio principal. Esa sociedad es estratégica para nuestro negocio”, en especial, después que la estatal recibiera la misión de ejecutar un proyecto de ampliación de la banda ancha por 70 municipios del país, lo que permitiría a Yota aprovechar la red de torres que posee Enatrel.

“Ese proyecto de banda ancha tiene mucho futuro para el desarrollo de los servicios tecnológicos en Nicaragua, y nos permitirá ir ofreciendo nuestros servicios [de acceso a Internet] en las ciudades donde ellos vayan creciendo”, informó el ruso.

La idea es especialmente atractiva desde el punto comercial, porque “podremos llegar a mercados vírgenes o con mucha menos competencia que la que vemos en ciudades como Managua”, detalló.

Mientras eso sucede, la empresa celebra que acaba de clavar sus banderas en pequeñas localidades de los alrededores (Sierras Doradas, Esquipulas y Ciudad Doral), y el interior de Managua (el barrio Santa Rosa), y aunque les gustaría extenderse a León y Granada, tendrán que buscar soluciones tecnológicas para ofrecer sus servicios sin instalar postes y cables (o excavar acercas y andenes), porque esas actividades afean a estas dos ciudades en las que el turismo es tan importante.

Internet corporativo

Más allá de la división geográfica, la oferta de servicios de Yota también puede definirse en función del tipo de cliente que atienden, en especial, el residencial y el corporativo, quienes tienen disponibles distintas velocidades de conexión y varios tipos de tecnologías.

Aunque el grueso de su negocio sigue siendo el residencial (tres cuartas partes del total), Yota destina ingentes recursos para atender el otro cuarto, el corporativo, que demanda mayor atención… y paga más por ello.

El gerente recuerda que “desde 2010 que iniciamos operaciones estamos atendiendo al mercado corporativo. De hecho, comenzamos con ellos, antes que con el residencial”.

La empresa ofrece varias soluciones para este segmento, incluyendo la posibilidad de montar un centro de contactos (call center) para sus clientes, pero el servicio principal de su portafolio es “el acceso a Internet para quienes requieren un servicio robusto y un ancho de banda dedicado, a través de fibra óptica, en cualquier ciudad del país”, promete Arsenyev.

Típicamente, esta tecnología permite ofrecer de 20 a 100 Mbps, aunque la empresa está en capacidad de proveer 200 Mbps a quien lo requiera.

Aunque mantiene la oferta para cualquier sitio del territorio nacional, la tecnología necesaria para cumplir esa promesa varía en dependencia de la geografía. Así, un cliente que esté demasiado lejos, recibiría el servicio a través de un radioenlace, aunque esta solución también está disponible para un cliente que esté en el mismo centro de Managua, y quiera un servicio dedicado y mayor ancho de banda.

En este caso, el radioenlace ofrece velocidades de 5 a 15 Mbps, apropiadas para una empresa de tamaño mediano.

También hay opciones para las pymes. Arsenyev explica que en este caso les proveen una conexión de 2 a 6 Mbps a través de la tecnología WiMAX, que se usa para distancias más cortas, siendo que requiere que haya una línea de vista directa entre el emisor y el receptor.

De forma adicional, también ofrecen servicios técnicos a las pymes que no tienen capacidad financiera para contratar un técnico de forma permanente, de forma que puedan resolver los problemas que se le presenten.

… y para las residencias

Aunque un solo cliente corporativo pague más que varios clientes residenciales, es en este último segmento donde Yota concentra sus mayores esfuerzos.

“Podríamos ganar más atendiendo solo el mercado corporativo, pero nuestro enfoque es residencial”, dice el gerente, admitiendo que “en los últimos tres años nos hemos estado enfocando en el corporativo”.

Aunque Arsenyev no estaba al frente de la empresa cuando Yota ilusionó a los internautas ofreciéndoles velocidades de hasta 10 Mbps, ahora que sí lo está heredó la obligación de mantener y cumplir esa promesa, más allá de todos los factores que justifican incluir la preposición ‘hasta’.

Algunos de esos son la densidad de la red en determinada zona, pero también, la cantidad de usuarios que estén conectados en ese momento, y el uso que le estén dando.

Arsenyev asegura que sí es posible ofrecer esos 10 megabits por segundo de forma continua, aunque hay requisitos para cumplirlo de forma óptima, como que el dispositivo receptor esté conectado de la forma, en la ubicación, y a la distancia apropiada, y que haya un amplificador interno.

Siendo que no todos los clientes disponen de las condiciones para contratar servicios tan especializados, la empresa les ofrece cuatro alternativas para elegir en dependencia de sus requerimientos, pensando en que en la actualidad se consume mucho ancho de banda para conectarse y ver videos en las redes sociales o YouTube, ver TV en streaming, o jugar en línea.

La primera es un dispositivo móvil WiMAX inalámbrico, con el que puede moverse por la zona de cobertura, y hasta dotar de Internet a un vehículo en movimiento. La segunda es un dispositivo móvil wifi, que puede llevarse en el bolsillo para pasar señal a un celular, tableta, o cualquier aparato similar.