Nación

Yubrank Suazo: El repudio a Avellán fue “expresión espontánea”

"La presencia de paramilitares es constante y permanente después del plan limpieza que se ejecutó el 17 de julio", denuncia expreso político

Los ciudadanos de Masaya continúan siendo el símbolo de resistencia y protesta de Nicaragua. Ni los paramilitares ni la excesiva presencia policial han logrado frenar la protesta cívica en contra de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo. La última acción de rebeldía fue el abucheo y desprecio que ofrecieron al comisionado Ramón Avellán en la celebración de la Octava de San Jerónimo este lunes.

Los masayas lanzaron a Avellán y sus policías bolsas y botellas con agua. Le gritaron asesino y le exigieron que se marchara del lugar. En un video que circuló en las redes sociales se observa la rapidez con que el jefe policial avanzaba en medio de la multitud. La presencia del “hijo dilecto” de la ciudad en las festividades de San Jerónimo, fue repudiada por los ciudadanos.

“Fue una expresión espontánea de la ciudadanía que utilizó este espacio para demostrar su descontento en contra del régimen opresor. La presencia de paramilitares es constante y permanente después del plan limpieza que se ejecutó el 17 de julio. Debido a todos los acontecimientos de actividades religiosas y culturales con motivo de San Jerónimo, duplicaron la presencia de estos grupos con el fin de intimidar a la población”, dijo Yubrank Suazo, dirigente del Movimiento 19 de Abril en Masaya.

Suazo relató que la presencia de Avellán, sus oficiales y fuerzas de choque, fue permanente en la celebración de la Octava desde que inició la procesión. Los oficiales iban armados y trataron de intimidar a los ciudadanos, sin embargo, al final “la población demostró quién es el soberano y quien tiene la última palabra” a una de las figuras más representativas de la represión contra el pueblo de Monimbó y Masaya.

La reacción de Avellán y sus hombres no fue violenta. El líder del Movimiento 19 de Abril, en Masaya, considera que los armados no actuaron porque sabían que si tocaban a un feligrés que participaba de esta festividad religiosa, era probable que el pueblo se levantara de forma inmediata, pues en estos momentos Masaya, es una olla que está a punto de reventar.

“Y este mensaje no solo es para el comisionado Avellán, que fue el que recibió el cariño directo del pueblo. También es para aquellas autoridades municipales que han sido cómplices del luto que han infligido en contra de las familias de Masaya”, expresó Suazo, quien agregó que el constante asedio no permite que se viva normal, tal y como la dictadura pregona desde hace varios meses.

Afirmó que no solo los rostros visibles de la lucha son acosados por el régimen. También los ciudadanos que se oponen a la dictadura, que no son excarcelados políticos, son víctimas de persecución y agresiones. Suazo externó que no pueden ir a un lugar público a realizar una gestión personal, porque inmediatamente los simpatizantes sandinistas empiezan a grabarlos con el objetivo de desprestigiarlos e iniciar una campaña difamatoria.

“Ha sido bastante difícil. La verdad la situación económica en Nicaragua cada vez más se agudiza, pero sabemos que el éxito se logra por medio del esfuerzo, al igual que todo el pueblo de Nicaragua que día a día va luchando a fin de garantizar a sus hijos y su familia, los frijoles y el arroz”, aseguró.

La creación de una gran coalición opositora

La Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), anunciaron que desde hace unas semanas se está concretando la conformación de una gran coalición nacional opositora que busca reunir a todos los sectores del país para hacer frente a la dictadura ante un posible adelanto de elecciones. Todavía no hay una fecha específica del lanzamiento de la misma, sin embargo, los representantes de los movimientos externaron que se trabaja firme para tenerla antes de que termine el año.

Al respecto Suazo confirmó que la oposición en Masaya está participando de este proceso de unidad que a la larga es un “mandato del soberano que nos está diciendo que la única salida factible para lograr cambios pacíficos y cívicos” en Nicaragua es a través de la unidad de toda la fuerza opositora que es consecuente con su discurso.

“Masaya es una referencia de esta lucha, y de igual forma estamos trabajando en ese proceso de unidad y organización tanto con la Alianza Cívica como con la UNAB. Aquí en Masaya estamos trabajando con todos los movimientos y personas que están comprometidos con la causa. El principal objetivo es demandar justicia para las víctimas y conseguir la libertad de toda Nicaragua, y para toda aquella persona que tenga la voluntad y deseo de trabajar en la construcción de esta nueva Nicaragua, vamos a tener las puertas abiertas”, aseguró Suazo.

La marimba vuelve a sonar en Masaya para recibir a presos políticos

Agregó que dentro de estos grupos están ciudadanos que pertenecieron a algunos partidos políticos, pero que son personas que han apartado aquellos intereses partidarios e ideológicos, con el fin de que prevalezcan los intereses patrióticos.

Sobre el ambiente que existe en el país y el tema de las garantías políticas para los exiliados, específicamente los que son originarios de Masaya, Suazo expresó que cada persona es dueña de su propio miedo, sin embargo, manifestó que es momento de correr el riesgo con el fin de alcanzar y lograr el cambio necesario para Nicaragua.

“Es digno de admirar todo (lo que hacen) aquellos hermanos exiliados, que han estado trabajando en pro de conseguir acciones contundentes en contra del régimen, pero también hay trabajo que hacer desde el interior del país. Son riesgos que se tienen que correr, y aunque en Nicaragua nada está normal y no hay garantías para ninguno de nosotros, pues es momento de hacer patria y aquí la patria nos está demandando mucho”, finalizó.

Advertisements

Más en Nación

Send this to a friend