Emergencia Coronavirus

46 maestros han fallecido en Nicaragua por covid-19, confirma Unidad Sindical Magisterial

Siguen pidiendo al Gobierno la suspensión de las clases presenciales para reducir el riesgo de muertes a causa de la pandemia

Hasta la fecha, 46 maestros han fallecido con síntomas relacionados con la covid-19 en Nicaragua, los últimos dos en esta semana, informó este sábado la coordinadora de la Unidad Sindical Magisterial, Lesbia Rodríguez.

Las dos nuevas víctimas son un profesor que murió el miércoles pasado y una maestra que murió este viernes 21 de agosto, ambos en Matagalpa, precisó.

La dirigente sindical dijo que, pese a que el número de docentes fallecidos ha aumentado, “el Gobierno continúa exponiendo a nuestros maestros al contagio y seguidamente a la muerte”.

Piden suspender clases

Asimismo, dijo que, como sindicato, no entienden “cómo los padres de familia, conociendo estas noticias alarmantes, continúan enviando a sus hijos a los centros escolares, y la mayoría de ellos sin la debida protección”.

La Unidad Sindical Magisterial ha pedido a las autoridades la suspensión de las clases presenciales para reducir el riesgo de muertes a causa de la pandemia, sin éxito.

El Gobierno registra 133 fallecidos por la covid-19 y 4311 casos positivos, según datos del Ministerio de Salud.

Mientras el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 reporta 2652 fallecimientos por sospechosos de coronavirus, así como 9822 casos sospechosos.

Gobierno celebra clases presenciales

El régimen de Daniel Ortega celebra como un logro mantener las clases presenciales durante estos meses de pandemia; sin embargo, ese presunto “éxito” ha significado la muerte de 46 docentes y el contagio de decenas de profesores y sus familias.

“Gracias a Dios en Nicaragua seguimos trabajando. No cerramos (…) no hemos perdido el tiempo”, dijo a inicios de agosto la vicepresidenta y vocera estatal, Rosario Murillo, en reacción a las declaraciones del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, quien se refirió a que es preciso reabrir las escuelas en los países donde se logró controlar la transmisión comunitaria.

El Gobierno ha sido criticado desde diversos sectores por promover eventos masivos y aglomeraciones a contracorriente de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por no haber suspendido las clases presenciales en medio de la pandemia y apenas establecer restricciones.

Ortega se ha declarado en contra de la campaña “Quédate en casa” porque, a su juicio, destruiría la economía local, que se ha contraído los dos últimos años y que es mayoritariamente informal.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend