Política

Allanamiento arbitrario

Alcaldía de Mulukukú permanece tomada por policías y paramilitares

Hombres armados irrumpieron en la municipalidad, encañonaron a los trabajadores y los retuvieron por más de ocho horas



La Policía Nacional y fuerzas paramilitares se tomaron por la fuerza la alcaldía de Mulukukú, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) y la casa del alcalde Apolonio Fargas. Los hombres armados irrumpieron en la municipalidad, que es administrada por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), encañonaron a los trabajadores y les quitaron sus teléfonos celulares mientras revisaban los computadores de la institución , según precisaron los directivos de ese partido.

La toma de la Alcaldía se registró a las 7:30 de la mañana de este viernes y unos 25 trabajadores permanecieron secuestrados por más de ocho horas, explicó a CONFIDENCIAL el concejal liberal Orling Martínez.

“Ya sacaron a la mayoría, solo dejaron a dos trabajadores ahí (en la alcaldía), dos trabajadores que parece que los están usando a ellos -una muchacha y un muchacho- para que empaquen en sacos las computadoras y otras cosas, les toman fotografías cada vez que llenan los sacos”, precisó Martínez.

El concejal afirmó que los oficiales que allanaron el local no mostraron ninguna orden judicial y desde que ingresaron al lugar “comenzaron a preguntar por el alcalde, les quitaron los teléfonos a los trabajadores y los pusieron a todos (acostados) boca abajo”. Luego fueron trasladados a un pasillo en la parte trasera del inmueble, donde permanecieron hasta que los liberaron a eso las cinco de la tarde.

Mientras tanto, en la casa del edil -que también fue allanada arbitrariamente- fue retenido Luis Fargas, hijo de crianza del alcalde. El joven fue interrogado durante varias horas, pero fue liberado posteriormente.

Amenazas constantes

Horas antes, el diputado del PLC Walter Espinoza señaló que el alcalde Apolonio Fargas, quien es preso político excarcelado, no se encontraba en ninguno de los locales allanados y debido a los acontecimientos se habría trasladado a una casa de seguridad.

El alcalde Fargas permaneció once meses encerrado en la cárcel La Modelo, Tipitapa, acusado de haber dirigido el ataque al puesto policial de la comarca Pueblo Nuevo, en Mulukukú, donde tres oficiales fueron asesinados y otros dos resultaron heridos. El alcalde estuvo en celdas  de máxima seguridad y fue liberado el 11 de junio bajo la Ley de Amnistía.

Desde que Fargas fue excarcelado comenzó a recibir amenazas por parte de simpatizantes del FSLN, quienes le decían “que no lo iban a dejar tranquilo. Los mensajes es que quienes iban a gobernar, eran ellos», dijo el directivo del PLC, Jorge Irías.

Mientras tanto, los alcaldes liberales emitieron un comunicado en el que respaldan a Fargas y responsabilizan al régimen de Daniel Ortega por lo que le pueda suceder a “la integridad física y jurídica de todos los trabajadores de la Alcaldía de Mulukukú”.

La casa del alcalde Apolonio Fargas, en Mulukukú, permanece tomada por la Policía Nacional. Cortesía | Confidencial