Política

Secretario general de la OEA se reunió con Cristiana Chamorro

Almagro: obispos deben solicitar presencia de OEA

Considera necesario ajustar Memorándum de Entendimiento con el Gobierno, para adecuarlo la nueva situación



El secretario general de la OEA, Luis Almagro, considera que es necesario que los obispos de la Conferencia Episcopal de la iglesia católica, en su papel de mediadores en el diálogo nacional, pidan la presencia de la OEA con una agenda de trabajo de acuerdo al nuevo escenario político que vive Nicaragua y las demandas de la población.

Almagro se reunió el viernes pasado en Washington con Cristiana Chamorro, Directora Ejecutiva de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, quien además participó en un foro en el Diálogo Interamericano, para promover la demanda de Nicaragua por la justicia, ante la masacre perpetrada contra los estudiantes, y las violaciones a los Derechos Humanos y las libertades públicas.

“No queremos más muertos. ¿Qué va a hacer la OEA?”, preguntó Chamorro al Secretario Almagro, al  mencionar la demanda de los estudiantes autoconvocados y los obispos para que pueda llevarse a cabo un diálogo, en el cual se establece como requisito la demanda justicia, para realizar una revisión profunda al sistema político del país que conduzca a su democratización.

Chamorro mencionó al Secretario Almagro la falta de credibilidad en que ha caído la OEA en Nicaragua producto del Memorándum de Entendimiento, suscrito con el Gobierno, el cual ha quedado “obsoleto” después de los eventos del 18 de abril, y requiere de grandes ajustes necesarios para procurar “una salida democrática”.

Agregó que diferentes sectores nacionales están demandando como alternativa la realización de elecciones anticipadas con transparencia y observación electoral nacional e internacional, para lograr una transición pacífica como Ortega aceptó hacerlo en 1990. 

El secretario Almagro estuvo de acuerdo en que el memorandun de entendimiento tiene que ajustarse a la nueva situación, empezando con acciones que garanticen el cese a la represión. Además, coincidió en que un llamado a las elecciones anticipadas puede representar una salida viables a crisis como la que enfrenta Nicaragua.

En cuanto al reclamo de justicia  por la masacre contra los estudiantes, Almagro dijo que la OEA está apoyando a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con el respeto institucional que se merece, y aunque esta ha sido rechazada por el gobierno de Ortega, va a emitir su informe.

Nicaragua en agenda internacional

Peter Hakim, Director Emeritus Diálogo Interamericano, Cristiana Chamorro, Directora de la Fundación Violeta B. Chamorro y el nicaragüense Manuel Orozco, director del Programa de Migración y Remesas del Diálogo Interamericano.

La pregunta “¿Qué sigue después de las protestas del 18 de abril en Nicaragua?”, fue el tema de debate en un foro organizado por el Diálogo Interamericano en Washington, con la participación de Cristiana Chamorro, el politólogo Manuel Orozco, y Peter Hakim, director emeritu de ese centro de pensamiento en la capital norteamericana

Aunque nadie tiene una respuesta sobre “¿qué sigue después?”, una cosa sí se puede afirmar: “Nicaragua no es la misma de como era antes de abril”, mencionó Chamorro.

“La gente de Nicaragua perdió el miedo y Ortega las calles; con los estudiantes como principales protagonistas de esta protestas que en unidad nacional expresa un grito de ¡basta ya! a tanto abuso de poder, corrupción y represión a las libertades públicas¨, indicó

“De la misma manera que la sangre de mi padre Pedro Joaquín Chamorro asesinado en 1978 marcó el final del somocismo, la sangre en las manos del régimen de Ortega ha comenzado a cambiar la conciencia política del país, ofreciendo algunas señales de esperanza en un ambiente de luto nacional por los mártires de abril”, expresó Chamorro.

Chamorro concluyó diciendo que el agotamiento del gobierno de Ortega ha llegado a un punto que solo tiene dos salidas, ¨salir por la puerta de adelante, como lo hizo en el 90, llamando a elecciones anticipadas y libres para facilitar una transición ordenada y pacífica, o salir por la puerta de atrás, como Somoza en 1979 escalando la represión, destruyendo el país y  exacerbando el dolor de los nicaragüenses¨.

Orozco: Sector privado debe aumentar presión

El politólogo Manuel Orozco, considera que hay que visibilizar más la resistencia del régimen a tener negociaciones sobre la mesa con igualdad de derechos, y en segundo lugar asegurar que se investiguen las violaciones a los Derechos Humanos.

“El Gobierno resiste a aceptar una comisión independiente porque sabe que hubo anomalías y abusos. Entonces, hay que poner la presión internacional y nacional sobre ese tema para crear un cambio muy importante en la negociación sobre reformas políticas en el país”, dijo Orozco.

“El problema no es exclusivamente Daniel Ortega, sino todo el andamiaje político que se creó para sostener a un régimen basado en el gobierno de una familia”, mencionó.

Orozco considera que ¨el sector privado debe aumentar la presión y asumir un poco más de riesgo sobre la presiones que hay que ejercer y una de ellas es condicionar cualquier tipo de conversación con el gobierno a que primero se investiguen las violaciones a Derechos Humanos”.