Política

Secretario general de la OEA envía carta a vicepresidenta del organismo

Almagro solicita “convocatoria inmediata” para evaluar situación de Nicaragua

Almagro

“Se ha producido allí una alteración del orden constitucional que afecta gravemente su orden democrático”, dice Almagro



El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, solicitó a la vicepresidenta en ejercicio del Consejo Permanente y de la Comisión General, Montserrat Solano Carboni, según lo dispuesto en el artículo 20 de la Carta Democrática, “la convocatoria inmediata de una sesión para considerar la situación de Nicaragua”.

“Tal y como resulta de los múltiples informes, se ha producido allí una alteración del orden constitucional que afecta gravemente su orden democrático por lo que el Consejo Permanente deberá con urgencia realizar una apreciación colectiva de la situación con el fin de adoptar las decisiones que estime convenientes”, dice la carta enviada por Almagro a Solano Carboni.

El jueves 27 de diciembre el Consejo Permanente de la OEA celebró otra sesión extraordinaria “para considerar la situación en Nicaragua”, que tuvo como cierre la lectura de una carta con la que el secretario general de esa organización respondió  a una misiva previa de Daniel Ortega.

En el texto, leído en el plenario del Consejo Permanente, Almagro dijo, refiriéndose al mandatario nicaragüense, que “es una pena que uno de los últimos revolucionarios históricos vivos en América Latina, que hasta hace un año todavía representaba la posibilidad de una izquierda revolucionaria democrática en nuestro continente, haya elegido el camino del autoritarismo, del abuso de los derechos humanos, y de las formas represivas y opresivas de mantenimiento en el poder”.

En la carta enviada este viernes, el secretario general de la OEA señala que este organismo ha manifestado repetidamente su disposición para asistir a las autoridades en el fortalecimiento democrático de las instituciones, pero este esfuerzo que naciera auspiciosamente en el marco del acuerdo de diálogo constructivo, fue interrumpido unilateralmente por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Almagro expresa que ante la negativa del Gobierno de Nicaragua de oponerse al diálogo propuesto desde el grupo de trabajo del Consejo Permanente, a la cooperación de la Secretaría General y a la presencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), solo queda la vía prevista en el artículo 20 de la carta Democrática.

“Ella no puede ser interpretada como intervención indebida en los asuntos internos de un Estado, cuando es este propio Estado quien aceptó la obligación de cumplir con las normas interamericanas que libremente acordara. Alcanza con recordar que el propio gobierno de Nicaragua, en 2009, encabezado por quien hoy es su presidente, apoyó la aplicación de la Carta cuando se produjo la alteración grave del orden democrático en otro Estado miembro”, destaca Almagro.

La carta enviada por el secretario general de la OEA este viernes 28 de diciembre finaliza reiterando la solicitud inmediata a una convocatoria del Consejo Permanente para “seguir el camino previsto en el mismo de realizar una apreciación colectiva de la situación” y adoptar las decisiones que se estimen convenientes.

La respuesta a petición de Almagro

Este sábado la embajadora Montserrat Solano, confirmó que recibió la solicitud de parte del secretario general, Luis Almagro, “para la aplicación de la Carta Democrática Interamericana para el caso de Nicaragua”.

“Recibimos la nota de parte del señor Secretario General, y como corresponde, ha sido circulada entre los representantes de los Estados Miembros”, dijo Solano, quien explicó que, a pesar de los días feriados por el fin y principio de año, se mantiene en consultas y gestiones para iniciar los pasos para su activación.

Costa Rica ejercerá la Presidencia del Consejo Permanente hasta el 31 de diciembre, pues el 1 de enero de 2019 asumirá El Salvador.

La aplicación de la Carta Democrática

Dado que hasta ahora, ninguna de las iniciativas nacionales e internacionales (bilaterales o multilaterales) ha tenido efecto una de las acciones que podrían activarse a partir de este momento, en especial, después del demoledor informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales (GIEI), puede ser la aplicación de la Carta Democrática.

Al respecto, Almagro dijo en la sesión realizada el jueves 27 de diciembre que “nos vemos obligados a empezar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua. La solución a la falta de democracia y derechos humanos en Nicaragua es un asunto de la región entera. La solución es todavía política y diplomática, y contamos con los instrumentos normativos interamericanos para abordarlos, y que para bien o para mal, los incluye a ustedes, el Gobierno”.

El artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana dicta que en caso de que en un Estado Miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático, cualquier Estado Miembro o el Secretario General podrá solicitar la convocatoria inmediata del Consejo Permanente para realizar una apreciación colectiva de la situación y adoptar las decisiones que estime conveniente.

La aplicación del artículo 20 de la Carta Democrática al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, sería la antesala de la aprobación del artículo 21, que suspendería a Nicaragua de la OEA, explicó el excanciller Francisco Aguirre Sacasa, en el programa televisivo Esta Noche.

“El artículo 21 es en el que realmente empieza a apretar duro la OEA. Sin embargo, para que se apruebe la suspensión del país, que es algo que algunos miembros de la OEA piden para Nicaragua, se necesitan 24 votos y ni siquiera con Venezuela se ha llegado a esa cantidad todavía. Algunos países centroamericanos han jugado papeles ambivalentes. Yo no anticipo una convocatoria, digamos pasado mañana, para considerar la aplicación del artículo 21, pero en esa dirección se está moviendo la OEA”, expresó Aguirre Sacasa.

La aplicación del artículo 21 significaría el aislamiento del Estado de Nicaragua en el hemisferio. Aguirre Sacasa recordó cuando se aplicó la suspensión a Honduras después del derrocamiento de Manuel Zelaya. En esa ocasión Estados Unidos apoyó con la mayoría de países esa medida, retiró las visas a las nuevas autoridades, el BID suspendió sus desembolsos y no aplicó ningún crédito nuevo. Otras instituciones financieras, incluyendo el FMI y el Banco Mundial, también se replegaron en este caso.

“O sea, algo de eso podría pasar en el caso de la suspensión de Nicaragua de la OEA, pero de hecho ya está pasando. Si vos ves el presupuesto que el Gobierno acaba de presentar ante la Asamblea, los desembolsos del Banco Mundial y del BID, y el FMI, para 2019 son mucho menores de los que deberían haber sido en tiempos normales”, afirmó el excanciller.