Política

Encuesta de Borge y Asociados

Apoyan unidad opositora para derrotar al FSLN

Acoso de sandinistas

Si las elecciones fueran hoy, 35% votaría por Ortega; 51% no tiene partido político; mientras el 46% espera se forme la alianza opositora



El 45% de los nicaragüenses demandan que los partidos políticos y las fuerzas sociales formen una gran “unidad opositora” para ganarle al dictador Daniel Ortega en una elección, según una encuesta de Borge & Asociados divulgada este martes.

La encuesta fue realizada entre el 17 y 28 de julio pasado a 1205 nicaragüenses mayores de 16 años residentes en todo el país. Tiene un margen de error de más o menos 3.1% y un nivel de confianza de 95%, dice la ficha del estudio.

El 46 % de los encuestados considera que la unidad sí será posible y que los dirigentes opositores sacrificarán sus aspiraciones y apoyaran a los candidatos que más posibilidades tengan de ganarle a Ortega. El 40% cree que la unidad no será posible y el 12% no sabe o no respondió a la pregunta de la encuestadora.

51% no tiene partido político

—¿Con qué partido político simpatiza usted actualmente? — preguntó la encuesta de Borge y Asociados.

El 46 por ciento dijo con “ninguno”, 44% dijo se identifica con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), 5.3% no respondió y 4.5% expresó que otros partidos.

Cuando le preguntaron a los encuestados “¿Por quién votaría para presidente de Nicaragua si las elecciones fueran hoy?”, el 37.7% no sabe o no responde, 35.5% por ciento respondió: por Ortega, 21% dijo que por ninguno, y 5.5% que por otros candidatos.

El 63 por ciento de los encuestados dijo que el país no ha vuelto a la normalidad que existía antes de abril de 2018 y solo el 16% cree que el país anda bien o muy bien.

Según la Encuesta Nacional de Opinión Pública realizada en julio pasado, el 62,6% de los entrevistados considera que Nicaragua no ha vuelto a la normalidad que existía antes de abril 2018.

Además, la ciudadanía identifica la delincuencia (26.6%), la situación política (25.5%) y la falta de respeto a los derechos humanos (17.1%) y la falta de democracia (7.2%) como los problemas más graves que actualmente enfrentan sus familias.

La gran mayoría responde que su situación económica es mala (41,5%) o regular (40%) y solamente el 18.4% dice que su situación económica es buena.