Confidencial » Economía » Leer artículo

Alejandro Martínez Cuenca, presidente de FIDEG, presenta en exclusiva resultados de polémica encuesta

FIDEG revela: 2.5 millones en pobreza en Nicaragua

• Hay una reducción visible en indicadores de pobreza extrema y mejora en la desigualdad
• Más gente buscando empleo formal, más subempleo y aumenta la informalidad
• Leve mejoría en analfabetismo, pero el 16% contradice proclama oficial

Carlos F. Chamorro | 29/8/2010
@cefeche

Recientemente, el gobierno divulgó una encuesta de medición de nivel de vida y pobreza realizada por la Fundación para el Desafío Económico Global (FIDEG), destacando que sus resultados indican que se ha producido una “reducción espectacular de la pobreza de más del 15%”,  o sea casi un millón de personas.

Sin embargo, la información presentada por FIDEG revela que en efecto se ha producido una reducción pero no del 15.4%,  como dice el gobierno, sino del 3.6% para la pobreza en general y del 7.5% para la pobreza extrema a nivel nacional, en el período comprendido entre 2005 y 2009.

La encuesta de FIDEG está basada en una muestra de 1,732 hogares y se realizó en 93 municipios urbanos y rurales. Su metodología se basa en medir la pobreza en base al nivel de consumo que realizan las familias en sus hogares, tomando como referencia los alimentos y los valores calóricos que ingieren en el núcleo familiar cada día.

Esta es una metodología promovida por el Banco Mundial que se ha utilizado antes en Nicaragua y la encuesta de FIDEG toma como base de comparación otra encuesta realizada por el INEC, el instituto nacional de estadísticas conocido ahora como INIDE. Dicha encuesta oficial tiene una muestra de 4,000 hogares y se hizo en el 2005.

Para conocer más a fondo sobre los resultados, sus alcances y las implicaciones de los hallazgos de la encuesta de FIDEG, Confidencial entrevistó al Dr. Alejandro Martínez Cuenca, presidente de FIDEG y a Enrique Alaniz, investigador de FIDEG y coordinador técnico de la encuesta.

¿Cuáles son los resultados finales sobre la pobreza en la encuesta de FIDEG del 2009 y su comparación con la del INEC del 2005?

AMC: Primero, el resultado más relevante de esta encuesta es que se registra una reducción drástica de la pobreza extrema en Nicaragua. En el 2005 habían 884,441 personas en extrema pobreza, es decir, nicaragüenses cuyo consumo de alimentos era menor de veinte córdobas por día;  y en el 2009, a raíz de nuestra encuesta observamos que esta cifra se ha reducido a 557,000 personas en extrema pobreza, es decir, ha bajado en cerca de 324 mil personas.

Esa reducción en pobreza extrema es un resultado relevante, ¿por qué?, en primer lugar todo lo que tiene que ver con los compromisos de reducción de la pobreza parten de una reducción drástica de la reducción de la pobreza extrema.

Evidentemente el que estaba en pobreza extrema, que sale de la pobreza extrema y pasa a no tener todavía un consumo mayor de cuarenta córdobas, se queda en pobreza general. Por eso, la polémica que se está registrando alrededor del dato (reducción de casi 15%) nos parece innecesaria, lo importante es ver la tendencia que es sumamente favorable, sin embargo, cuando nos vamos  a los datos generales, observamos que en 2005 se registraban a 2.483,000 nicaragüenses en la pobreza en general y; en 2009, suman 2.566, 814 nicaragüenses.

Es decir, la pobreza extrema disminuyó en términos porcentuales, pero el número de personas que están en situación de pobreza aumentó…

AMC: Exactamente. ¿Por qué? Porque la población está creciendo año con año, pero la señal positiva que hay que observar es que el que va creciendo, o el que va naciendo, tiene mayor posibilidad de no quedar más en la pobreza.

Pero aparte de ese dato que señala de la reducción de la pobreza extrema, el gobierno insiste en un segundo boletín oficial de que la reducción no es sólo en la pobreza extrema sino también en la pobreza en general, y dice que no es del 3.6% como dice FIDEG, sino del 15%, y que el FIDEG ajustó incorrectamente la cifra. ¿Qué comentario tiene al respecto?

AMC: No, no, no. Las personas responsables en el gobierno saben que no es así, como también saben que nosotros desde hace un año tenemos estos resultados y que hemos contamos técnicamente con el respaldo de la comunidad internacional y en particular del Banco Mundial,  que es el ente técnico para estas mediciones. Todo lo que hicimos fue bajo el acompañamiento técnico de ellos. La cifra definitiva y única que nosotros manejamos es lo que se presenta en el informe final del 3 de agosto.

¿Cuál es esa cifra definitiva?, ¿la reducción de 3.6% en pobreza general y 7.5% en pobreza extrema?

AMC: A nivel rural, la cifra más significativa es que la pobreza extrema se reduce del 30.5% que había en el 2005, a 18.2% en 2009, es decir, más ó menos 12%.

A nivel urbano la reducción es menor, ¿por qué?, porque a nivel urbano se computaba 6.5% de la población en pobreza extrema en el 2005, mientras en el 2009 aparecen 4.4% en pobreza extrema.

Ahora, en las cifras generales la reducción de lo que es pobreza general, que incluye a los pobres extremos y no pobres extremos, en el 2005 correspondió a 48.3% de la población y; en la encuesta de 2009 del FIDEG se redujo a 44.7%, es decir una diferencia de casi cuatro puntos porcentuales.

¿Cuál es la relación que tienen esos resultados con las políticas públicas?, Varios economistas dicen: el año 2009 fue recesivo, la economía no creció, y entre el 2005 y el 2009, como período el nivel de crecimiento económico fue modesto: el 2.1%, la población creció 1.3%, hay una mejoría, del ingreso per cápita de 0.8%. ¿Ustedes indagaron qué tipo de políticas son las que pueden estar teniendo un impacto en la mejoría del consumo de esas familias pobres?   

AMC: Esta encuesta es una fotografía muy estática de la situación en 2009, como la anterior lo fue del 2005. Esa fotografía no te permite a vos llegar a una conclusión, observás cambios, pero no te da respuestas a una serie de interrogantes. Creo que los señalamientos son válidos, eso abre un debate público, pero no podes desconocer la fotografía. Esa está allí.

Nosotros, viendo la importancia que para los ciudadanos nicaragüenses tiene contar con información veraz, estamos enfrascados en la encuesta del 2010 que se está realizando en el campo, recorriendo los mismos hogares, eso nos va a permitir tener una película,  que ya no es la fotografía estática, sino una película en movimiento, porque son los mismos hogares que se van a encuestar en el 2010 y en el 2011.

¿Con el mismo tamaño de la muestra?

AMC: Con el mismo tamaño de la muestra, en los mismos hogares, con las mismas preguntas. La única diferencia es que a la encuesta le hemos agregado algunos elementos de carácter cualitativo que nos permitan inferir alguna conclusión en relación de qué pudo haber causado este cambio.

Nosotros nos preguntamos: ¿es un cambio estructural o es simplemente un cambio coyuntural, consecuencia de que los precios internacionales de los productos básicos subieron y eso le trajo beneficios al campesinado o no?. Eso lo vamos a  poder ver con la película en movimiento.

Comentarios

4
Alvaro Soto

TA CLARITO si el propio EA del FIDEG dice en la entrevista que la muestra no es comparable con el estudio del Banco Mundial.........de ahi que lo unico que queda es suponer que FIDEG esta lanzando una cortina de humo al nuevo estudio de pobreza que en unos meses será presentado por el Banco Mundial; tambien podria ser un burdo lanzamiento político de Martinez Cuenca....

Pronto sabremos si le volvieron a meter otro GOOL a la cooperacion internacional, esta vez COSUDE (el financiador) quien por lo menos deberia obligar a FIDEG a poner a disposicion publica el estudio tecnico y la base de datos......

Podria COSUDE explicar la racionalidad de este gasto? y el uso de un tamano de muestra tan absurda? si se supone que en unos meses el Banco Mundial presentara el nuevo estudio de pobreza sobre el cual se basa todo el seguimiento de la cooperacion internacional a la meta ERP-MIlenio!!!

3
Rene Escoto

El debate publico (sobre quien dice la verdad) se ha basado en el concepto de "consumo" de pobreza y en ese sentido los resultados muestran una reduccion del numero absoluto de pobres extremos y un aumento del numero de pobres en general. FIDEG ha demostrado profesionalismo y ecuanimidad, como siempre. Sin embargo, es un resultado agridulce para el pais, pero que no deja de angustiar el hecho que miles de nicaraguenses que han sido sido pobres continuan siendo pobres. No creo que esten felices con los resultados. Debemos estudiar que percepciones tienen al respecto. Es importante saber si ha habido una reduccion de la PROFUNDIDAD y SEVERIDAD de la pobreza y de la extrema pobreza. Cuantos de los que estaban cerquita a los 20 cordobas pasaron a un poco mas de los 20 pero no cerca de los 40, y solo por eso dejaron de ser "extremos"? Por otro lado, y lo que es mas importante, la definicion de pobreza/consumo es equivoca lo que ya ha sido ampliamente reconocido internacionalmente: la vulnerabilidad del pobre ante cambios en los precios y desastres naturales asi como la falta poder puede mantenerlo y profundizarlo en la pobreza de por vida. Mas aun, un "pobre" que ahora no es "extremo" podria no tener la capacidad y la posibilidad de ser agente de su propia vida. El debate hasta el momento, por lo tanto, ha sido sesgado y pobre sobre lo que realmente deberiamos estar discutiendo. Con toda seguridad algun pobre extremo de los barrios en la costa que fueron inundados y que habia pasado a ser pobre no extremo, ahora estando refugiado el y toda su familia volvio a la extrema pobreza en un solo dia! Sobre estos temas es que hay que estudiar tendencias. Y, claro esta, todavia falta estudiar las posibles explicaciones de lo observado.

2
Domingo Gonzalez

los comentarios me parcen razonables, pero donde puedo conseguir el informe y la base de datos de la encuesta?. Es de dominio publico es confidecial o hay que pagar por ella?

1
oswaldo quezadao

yo creo en la seriedad del Dr. Martinez y por ende en los resultados que conocemos de su encuesta a traves de los medios. El Fideg y mas economistas serios deberán aclararnos (asi espero yo), las causas de la disminución de la extrema pobreza por un lado, la casi estática situación en los indices de desempleo (que a mi me parece muy bajo) y el aumento en el sub-empleo.

Más en: Economía

Otros artículos del mismo autor