Confidencial » Opinión » Leer artículo

Los Leopoldos

Los que anuncian la derrota de Maduro diariamente, son: el ejército mediático internacional, los encuestadores por encargo y sus patronos washingtonianos.

Onofre Guevara López | 1/9/2015

En Venezuela hay muchos Leopoldos. Una de las herencias del coloniaje español en América Latina es la familia criolla oligárquica, cuyo núcleo social dominante del nuevo poder sustituye el poder delegado de los encomenderos peninsulares. De ahí que en el futuro “independiente” (que es hoy) esa clase mostrará una dualidad: su poder lo supeditará siempre a una potencia extranjera, y si lo pierde, tratará de reconquistarlo con su ayuda.

******

Inglaterra fue la potencia colonial que los pueblos no dejaron consolidarse, aunque clavó sus uñas en varios países. Luego vino el “moderno” coloniaje norteamericano con nuevo estilo, al que las oligarquías latinoamericanas le rinden obediencia y con gusto se le supeditan, mientras le permite el saqueo de los recursos naturales del país.

******

Unas veces, la burguesía gobierna con mano fuerte, tal como les ha gustado a gobiernos y transnacionales estadounidenses; cuando los pueblos se cansan de su corrupción, opresión política y sus traiciones, los derroca.  Pero antes, la injerencia gringa ya hizo todo por evitarlo.  En Venezuela, fueron Juan Vicente Gómez y Marco Pérez Jiménez, pero la burguesía asumió la dirección de esa lucha anti-dictatorial para frustrar sus alcances revolucionarios, trocaron dictadura por gobiernos “democráticos” y continuaron complaciendo los intereses norteamericanos.

******

La alternancia de esa burguesía en el gobierno con sus partidos (Acción Democrática y Copei) con elecciones y candidatos elitistas fue la única referencia de su democracia. Sus gobiernos supeditados al poder norteamericano, dejaron saquear al país por las transnacionales, y sus grupos políticos se dedicaron a usufructuar las coimas dejadas por los saqueadores, aplicaron planes impuestos –como el neoliberal del FMI—, y mientras erigían torres en Caracas con apartamentos de alquiler de lujo, los trabajadores escalaban los cerros para poder vivir.

*******

En ese estado de supeditación, ambiciones, traiciones y corrupción, la burguesía adquirió la fisonomía de clase parasitaria, rentista, importadora de todo y a todo lujo, descuidando la producción nacional y exportando materias primas. De las coimas que les daban las transnacionales petroleras se alimentaban todos sus políticos gobernantes, siempre supeditados a Washington.

******

De entre esos sectores parasitarios, emergieron los Leopoldos de todos los apellidos. Y a Leopoldo, el López, le cupo en suerte tener a mamá como funcionaria de Pdvsa, de donde sacaban su correspondiente cuota de la explotación petrolera. Un día, el hijo de mamá-funcionaria recibió de ella una buena cantidad de dólares petroleros para que creara su propio partido político (“Voluntad Popular”) y disputara el poder que por herencia social le debía corresponder. Por ese robo, a Leopoldo, el López, le fue aplicada la interdicción civil durante cinco años. Pero, bajo los gobiernos de los Leopoldos, los niños de papá y mamá no se amilanan por babosadas legales. 

******

Por otro lado, el FMI hizo lo del diablo: tanto quería a su hijo (Carlos Andrés Pérez), que lo “mató”, imponiéndole planes neoliberales en condiciones inaguantables para la vida diaria del pueblo, y ocurrió el caracazo en 1989. El pueblo, desorganizado, se desbordó saqueando supermercados y tiendas impulsado por el hambre, y lo pagó caro: el ejército del “demócrata” del Leopoldo, el Pérez, produjo no menos de tres mil muertes. Eso le aguó la fiesta a Leopoldo, el López, porque el sector patriótico del ejército, se rebeló con el coronel Hugo Chávez, quien fracasó, “solo por ahora”, como él lo dijo entonces.

******

Salido de la cárcel adonde entró por el golpe anti oligárquico de un 4 de febrero, Chávez ya había captado las simpatías del pueblo, de forma tal, que ganó las elecciones de 1998 con una contundente mayoría de votos.  Los viejos y nuevos partidos de la burguesía quedaron prácticamente descartados, pero, furiosos, se echaron como siempre en brazos de los gringos que, desde su embajada en Caracas y con la complicidad del ejército mediático, más los viejos gorilas del ejército, planearon el golpe de Estado del 2002. Pero más tardaron en acomodarse en Miraflores, que el pueblo en rescatar a Chávez, y echarlos a ellos de allí.

******

Murió Chávez, pero ya había cambiado lo que pudo, recuperó Pdvsa, la mamadera de la burguesía, despertó la conciencia y organizó a millones de venezolanos, ganando todas las elecciones (18), menos una (la 19), en quince años. Creyendo que la muerte de Chávez era su mejor oportunidad, la burguesía se lanzó contra Maduro con todo su odio de clase, la ayuda gringa y el terrorismo informativo. Los Leopoldos asumieron rabiosos la tarea de buscar “la salida” de Maduro, pese a que este recién había sido elegido. Iniciando el 2014, con las “guarimbas”, causaron 43 muertes con los actos vandálicos de vagos disfrazados como estudiantes por Leopoldo, el López.

******

Como los actos violentos iban de mengua, y Maduro seguía ahí, los Leopoldos más agresivos planearon la muerte de Leopoldo, el López, buscando un mártir de su clase (porque los 43muertos no eran suyos, sino sus víctimas). Por medio de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, se le avisó del plan criminal a Leopoldo, el López, para salvarle la vida, porque, de haber logrado deshacerse de un rival, los Leopoldos culparían al gobierno. Fue cuando Leopoldo, el López, decidió entregarse a las autoridades para salvar su vida, pero no pudo capearse de la justicia.  A Leopoldo, el López, no lo mataron sus “amigos”, pero de todas maneras lo utilizan como bandera.

*******

Los Leopoldos radicales querían volver a la soñada Miraflores al margen de la ley, para lo cual pusieron plazo de una semana, luego dos semanas, después un mes, pero la “entrada” a la cárcel de Leopoldo, el López, y de otros, ya cumplió 18 meses y a Maduro no se le ve señales de salida. Los que anuncian su derrota diariamente, son: el ejército mediático internacional, los encuestadores por encargo y sus patronos washingtonianos.  Van esperar sentados, o como quieran, hasta el 6 de diciembre.

******

Preguntas cuyas respuestas no se hallarán en los medios del ejército mediático internacional:

Si Venezuela está tan jodida como dicen, ¿por qué el éxodo no es de venezolanos hacia Colombia, sino al contrario? ¿Por qué los colombianos en Venezuela ya suman más de cinco millones, y aún siguen llegando? ¿No es acaso que buscan trabajo, más salud y educación gratuitas que no tienen en Colombia? ¿De quiénes y de qué huyen los colombianos hacia Venezuela, sino es de sus paisanos paramilitares y narcotraficantes que roban sus tierras, los secuestran, los amenazan de muerte, los extorsionan y prostituyen a sus mujeres, ante lo cual su presidente Santos se ha hecho el sueco?

******

¿Acaso antes de Chávez, en Venezuela no había inseguridad ciudadana ni delincuencia? Entonces, ¿por qué ahora que combate esos y otros males, sus enemigos internos y externos hablan de “represión política”? Si en Venezuela “no hay nada”, ¿por qué son las ciudades y los ciudadanos colombianos los que viven de la gasolina y de otros productos venezolanos, y no al revés? Si la frontera de alguno de los países desde donde los medios viven mintiendo sobre Venezuela fuera utilizada por contrabandistas y asesinos, ¿condenarían a su gobierno por sanear la frontera?

******

Cronología imperial (*)

1895.- 1) Gran Bretaña exige a Nicaragua 15 mil libras esterlinas como “compensación” por los daños hechos a conspiradores ingleses; para procurar el pago, desembarcó fuerzas en Corinto y cuando El Salvador garantizó el pago, retiraron las tropas. 2) Después, Estados Unidos intervino en Nicaragua, en oposición al establecimiento de una carbonera inglesa en una isla del Caribe. 3) El secretario de Estado norteamericano, Richard Olney, afirmó que su país es soberano en el Continente, y que sus deseos son órdenes.

1896.- El 23 de diciembre, se suscitó un conflicto entre Estados Unidos y Gran Bretaña, a propósito de la Guayana venezolana.

1897.- 1) El presidente gringo William MacKinley, anunció su falso propósito de “liberar” a Cuba del dominio español. 2) Fracasó una nueva tentativa de la unión federativa de las repúblicas centroamericanas, debido a las gestiones adversas que hizo Estados Unidos. 

1898.- El presidente yanqui, MacKinley, aludiendo a un canal interoceánico en Centroamérica, afirmó: “La seguridad nacional de Estados Unidos, exige que esta obra sea dominada por nosotros”.

(Continuará)

(*) Resumida de Guía del Tercer Mundo-86.

Más en: Política

Otros artículos del mismo autor