Economía

Banco estadounidense de exportaciones excluye a Nicaragua

Nicaragua en la lista de indeseables de Eximbank, en la que también están Corea del Norte, Irán, Siria o Venezuela

La junta directiva del Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos (Eximbank, por sus siglas en inglés), incluyó a Nicaragua en su Programa de Limitación de País (Country Limitation Schedule, o CLS), con lo que, a partir del próximo 23 de diciembre, dejará de trabajar con Nicaragua.

El Banco, llamado también EXIM, es la agencia oficial estadounidense de crédito a la exportación, y funciona de manera independiente al Poder Ejecutivo, con la misión de apoyar la exportación de bienes y servicios de ese país, como una forma de generar empleos.

EXIM también invierte en los países en desarrollo, tal como lo muestra su sitio web, en el que se enlistan algunas de las inversiones hechas en el mundo a lo largo de la historia, donde puede verse, por ejemplo, que en 1941 financió la construcción de la carretera panamericana, en el tramo que atraviesa México, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Ecuador.

El CLS recién aprobado, suspende los préstamos, las garantías, el crédito a las exportaciones estadounidenses a nuestro país, (y las pólizas de seguro que necesitan) lo que significa que quienes deseen exportar de su país al nuestro están solos, o deben contratar esos servicios financieros con entidades privadas, a precios de mercado.

“Esta es una mala señal, que ahuyenta toda inversión de Nicaragua”, aseguró Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, (APEN).

Jacoby explicó que el Eximbank es un banco que invierte, pero también apoya a los inversionistas, de modo que al retirar su apoyo a Nicaragua, “ahuyenta todas las inversiones que esté financiando”.

El CLS anunciado este jueves, que entrará en vigor el próximo lunes 23 de diciembre, sustituye (y empeora) los CLS emitidos en marzo y agosto pasado, en los que se mantenían los apoyos a las operaciones con el sector público y privado nicaragüense, tanto las que estaban pactadas a plazos de hasta un año; como las de uno a siete años, y las mayores a ese periodo.

El club de los excluidos

Eso cambiará radicalmente a partir del próximo lunes, cuando el Banco retire todos los apoyos, tanto al sector público como al privado, en todos los plazos contemplados.

Con esta decisión, Nicaragua integra una suerte de ‘club de indeseables del Eximbank’, en el que también están Afganistán, Bolivia, Corea del Norte, Cuba, Eritrea, Haití, Irán, Libia, Nauru, República Centroafricana, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Siria, Tayikistán, Venezuela y Yemen.

El presidente de APEN refirió que los CLS anteriores “no nos habían sacado”, de la cobertura del Banco, “pero sí contenían una advertencia para Nicaragua”. El hecho que ahora “se elimine el corto, el mediano, y el largo plazo, para cualquiera en Nicaragua, es grave, y puede generar un efecto dominó, que es aún más peligroso”, aseguró.

Esta decisión envía un mensaje a los inversionistas, (aunque no trabajen con el Eximbank), y se suma al mensaje que llega del otro lado del Atlántico, donde Europa indica que podría imponer nuevas sanciones, y hasta aplicar a Nicaragua la cláusula democrática contenida en el Acuerdo de Asociación (AdA).

“Es cierto que la Unión Europea todavía no ha sancionado a Nicaragua, pero si fueras un inversionista, y recibieras estas noticias, ¿querrías invertir en Nicaragua?”, inquirió Jacoby.

El líder gremial recordó que la inversión extranjera impulsa el crecimiento, y sin esos recursos externos “dejaríamos de crecer. Esto es un panorama negativo para Nicaragua, que se traduce en desempleo. El impacto es económico, pero el arreglo es político”, sentenció.

Sin ser la mayor, la inversión extranjera es una importante fuente de recursos externos para Nicaragua, que alcanzó su pico en 2015, cuando el país captó 949.9 millones de dólares por ese concepto.

Desde entonces estuvo descendiendo gradualmente, hasta que se desplomó en 2018, al captar solo 359.2 millones, después que el Gobierno de Daniel Ortega decidió reprimir a balazos, las manifestaciones ciudadanas que exigían su salida, o elecciones adelantadas.

Más en Economía

Send this to a friend