Economía

BanCorp alarga su agonía, pero no se libra de sanciones

Siboif debe aclarar si de verdad efectuó las debidas diligencias antes de autorizar la nacionalización forzada del brazo financiero de Albanisa

La decisión de obligar al Estado a comprar el BanCorp —que funcionaba como brazo financiero de Albanisa, la empresa creada para privatizar la cooperación venezolana— no servirá para ‘blindarlo’ ante las sanciones estadounidenses, confirmó a CONFIDENCIAL, el investigador en temas de defensa y seguridad nacional, y presidente de IBI Consultants LLC, Douglas Farah.

El régimen se ha mostrado muy activo tratando de vender todas las empresas de su propiedad que han sido —o pueden llegar a ser— sancionadas por Estados Unidos, como una forma de presión para que Daniel Ortega respete los derechos humanos de los nicaragüenses.

Sin embargo, la llamada operación maquillaje “en general, no tiene ningún impacto, y no ayudaría a evadir las sanciones. Las medidas son tan amplias, que siempre alcanzan a castigar a las empresas que se deriven de la casa matriz”, asegura Farah.

La semana pasada, un diplomático nicaragüense dijo a CONFIDENCIAL que “en el derecho estadounidense, si yo maquillo una compañía que está delinquiendo, para que mis intereses no se vean comprometidos, las cortes tienen la obligación de dejar ese maquillaje a un lado para perseguir al delincuente”.

El banco radiactivo

Por otra parte, tres fuentes confirmaron a CONFIDENCIAL, que los banqueros enviaron una carta a la Superintendencia de Bancos (Siboif), en la que informaban su decisión de dejar de procesar los medios de pago emitidos por BanCorp, lo que habría acelerado la decisión de venderlo.

“La banca no quería cambiar ningún cheque ni hacer ninguna transacción con ese banco, ni que estuviera dentro de la cámara de compensación (ACH). Por eso fue la urgencia de hacer la ley en carrera. Es una locura”, dijo un experto contable que habló bajo condición de anonimato.

En el texto, los banqueros le pedían a la Superintendencia que se pronunciara, porque corrían riesgo de contagio, por lo que la entidad tenía que decidir a quién proteger. Con la venta, lo que hicieron fue “alargarle la agonía, porque ahora hay que ver cómo queda su situación legal” con la venta y nacionalización forzada.

“Le cambiaron la figura jurídica, mientras analizan qué van hacer”, dijo la fuente, recordando que “los activos del BanCorp son ‘radioactivos’. Transar con ellos conlleva un riesgo de contagio y reputacional, que ahora también puede afectar al Estado, que puede hacerse acreedor de las sanciones”.

Fuera del sistema bancario

Aunque aparentemente la Superintendencia no llegó a responder a los bancos, y el régimen supone que la transformación del BanCorp en el Banco Nacional lo aleja de las sanciones estadounidenses, varias fuentes confirmaron que el antiguo Banco del Alba y su sucesor están fuera de la cámara de compensación.

“Al BanCorp ya lo sacaron del sistema ACH, y no les están permitiendo transferencias, ni pueden hacer canje en el Banco Central. Solo operan con efectivo”, confirmó una fuente del sector bancario.

El problema es que un banco que no puede hacer transacciones con los demás, está fuera del sistema para todos los efectos. Una entidad bancaria que solo puede efectuar operaciones en efectivo, está en el pasado.

El experto contable citado previamente, consideró que “el valor de mercado del BanCorp es cercano a cero, porque al ser un ente sancionado nadie quiere hacer transacciones con él. No se le considera negocio en marcha, sino en liquidación, lo que disminuye su valor, acercándolo a cero. Es un banco sin plusvalía, porque no tiene capacidad de generar servicios y ganancias futuras; no puede abrir corresponsalías con los grandes bancos internacionales”, detalló.

Superintendencia… misión ¿cumplida?

Cuando se hayan calmado las aguas, el ojo del huracán se trasladará al kilómetro 7 de Carretera Sur. Específicamente, a la sede de la Superintendencia de Bancos, porque las fuentes consultadas dudan que la Siboif haya efectuado el ‘due diligence’. Y si acaso intentó hacerlo “para cubrir apariencias”, dudan que las haya hecho bien.

“La Siboif se está jugando su prestigio y la credibilidad del sistema financiero nacional según lo que hagan y no hagan respecto a la intempestiva ‘compra’ de BanCorp. Un error tendría repercusiones gravísimas insospechadas sobre la institución y el sistema financiero”, dijo un economista vinculado a la cooperación en Nicaragua y América Latina.

Como mínimo, el ente regulador tenía que haber revisado la base legal, la constitución de ese banco, sus balances y estados de resultados, su valor verdadero, los riesgos legales, etc. “Eso es un trabajo de meses, más en este caso, en que ese banco tiene sanciones, porque el adquiriente está comprando un reclamo futuro”, dijo el experto.

“Se supone que la Siboif hizo su trabajo, pero está omitiendo que ese banco está sancionado por Estados Unidos, y que todas sus transacciones tienen riesgo de contagio para el sistema financiero, lo que es una omisión grave para el regulador, y el no hacer nada puede extender el contagio hacia otras empresas, porque BanCorp es un banco en cuarentena”, concluyó.

Más en Economía

Send this to a friend