Mundo

Bolivia: Suspenden recuento de votos aunque todo apunta a segunda vuelta

El recuento provisional oficial con 83,76% del escrutinio apuntaba a una victoria insuficiente de Evo Morales. OEA y oposición exigen aclaración

Las elecciones en Bolivia abrieron este domingo la posibilidad de una segunda vuelta entre el presidente del país, Evo Morales, y el opositor Carlos Mesa, por primera vez desde que el dirigente indígena llegó al poder hace más de trece años.

Aunque los primeros datos del órgano electoral son solo preliminares y los definitivos pueden tardar días, la jornada deja sabor a victoria para el expresidente Mesa y la esperanza para Morales de que lo que queda del recuento, en su mayoría voto rural, le evite una nueva cita electoral en diciembre.

Carlos Mesa, candidato de la alianza opositora Comunidad Ciudadana, comparecía ante los suyos en La Paz con una amplia sonrisa, mientras que Evo Morales, que concurre a la reelección por el gubernamental Movimiento al Socialismo (MAS), se hacía esperar algo más y las caras que le rodeaban no eran tan sonrientes.

Acompañado de miembros de su Gobierno como el vicepresidente Álvaro García Linera, que le acompaña en el poder desde 2006, Morales proclamó “un nuevo triunfo” tras conocer que acapara provisionalmente cerca del 46 por ciento de los votos.

Su rival, el expresidente Mesa, que ya gobernó el país entre 2003 y 2005, obtiene por ahora alrededor del 38 por ciento.

“Hemos logrado un triunfo incuestionable, estamos en segunda vuelta”, aseguró el candidato Carlos Mesa. EFE | Confidencial

Con estos porcentajes, ambos irían a una segunda vuelta, que sería en diciembre, puesto que ninguno alcanza el 50 por ciento para ser proclamado ya vencedor, ni el 40 con diez puntos de ventaja sobre el segundo, como establece la ley electoral.

OEA y Mesa piden aclaración

La misión de observadores de la OEA reclamó al órgano electoral de Bolivia que justifique por qué detuvo la transmisión del recuento preliminar de votos, que apunta a una segunda vuelta.

La Organización de los Estados Americanos (OEA), que tiene destinados 92 observadores para estos comicios, señaló en Twitter que “sigue dando seguimiento riguroso al proceso electoral en Bolivia”.

La organización consideró “fundamental” que el órgano electoral explique por qué “se interrumpió la transmisión de resultados preliminares”.

La misión reclamó en su mensaje en la red social que “el proceso de publicación de los datos del cómputo se desarrolle de manera fluida”.

Carlos Mesa se pronunció igualmente en Twitter, para denunciar que el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia “una vez más incumple sus compromisos”.

“Exigimos que el recuento se reanude!!! Lo que está sucediendo es muy grave. La segunda vuelta que todos los datos independientes confirman, no puede cuestionarse y menos burlarse”, criticó.

El veterano político animó a sus seguidores a instalar “vigilas” por todo el país para demandar resultados definitivos.

Morales confiado

Morales, el presidente con más tiempo en el poder en la historia de Bolivia, confía en que avance el escrutinio, por ahora al 83 por ciento, para que el 16 por ciento restante, la mayoría voto rural que siempre le ha apoyado, le evite una nueva cita con las urnas.

El primer presidente indígena de Bolivia salido de unas elecciones, uno de los pocos en la historia de toda América Latina, ya se ve eso sí con una nueva mayoría parlamentaria, como con la que ahora gobierna con los dos tercios del Parlamento, aunque está por confirmar por el órgano electoral.

Morales ganó en 2005 con el 53,72 por ciento de los votos, en 2009 con el 64,22 y en 2014 con el 63,36.

La figura de la segunda vuelta electoral fue introducida en la normativa boliviana con la nueva Constitución que Morales promulgó en 2009.

El haber logrado que provisionalmente no haya alcanzado esta vez una nueva mayoría en primera vuelta es ya un “triunfo contundente” para Mesa, un reconocido intelectual que en estos comicios volvía a la escena electoral tras haber renunciado a presidente en 2005 en medio de una grave convulsión social en el país sudamericano.

“Mesa presidente”, gritaban los suyos, confiados de estar “en la ruta hacia el triunfo definitivo” en diciembre.

Su invitación a aglutinar el voto opositor, algo que no ha sido posible entre las ocho candidaturas que se enfrentan a Morales, tuvo su primer eco en Óscar Ortiz, el candidato de la alianza Bolivia Dice No, que llamó a apoyar a Mesa en esa hipotética segunda vuelta.

El senador Ortiz va cuarto con el 4,32 por ciento de los votos, superado por la sorpresa de estos comicios, el pastor presbiteriano de origen coreano Chi Hyun Chung, que de momento sitúa tercero al Partido Demócrata Cristiano.

El resto de candidaturas opositoras quedan por ahora por debajo del 3 por ciento que establece la ley para que mantengan su personalidad jurídica, con lo que corren el riesgo de desaparecer del escenario político boliviano partidos históricos como el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) que gobernó el país en momentos clave.

“Un nuevo triunfo”, proclamó el presidente boliviano al comparecer ante sus seguidores en La Paz, después de conocer que los resultados preliminares le dan vencedor, pero aún sin el porcentaje suficiente para evitar una segunda vuelta. EFE | Confidencial

Las elecciones a las que estaban llamados 7,3 millones de bolivianos, en el país, donde el voto es obligatorio, y en el exterior, donde es voluntario, discurrieron con normalidad, sin incidentes que impidieran la votación.

El órgano electoral debe publicar en los próximos días los datos de la votación a presidente, vicepresidente, diputados y senadores para el periodo 2020-2025, año en que Bolivia celebrará el bicentenario de su independencia.

Entonces se verá si Morales puede llevar hasta 2025 la que llama su agenda patriótica hasta el bicentenario o Mesa cierra su larga etapa en el poder en Bolivia.

Más en Mundo

Send this to a friend