Nación

Brutal represión y masiva redada policial contra manifestantes

Ortega impone "estado de excepción" y despliega a más de 400 antimotines en Managua para impedir marcha cívica Azul y Blanco.

El régimen de Daniel Ortega apresó masivamente a por lo menos 21 personas que participaban en un plantón realizado en el sector de Camino de Oriente; tras desplegar desde las seis de la mañana a más de 400 antimotines y oficiales de la Policía Nacional en toda la capital, con el fin de impedir la realización de la marcha “Unidos por la Libertad”.

Con esta nueva escalada represiva, Ortega impuso un “estado de excepción” en el país, al suspender por las vías de hecho los derechos fundamentales de la libertad de movilización y reunión pacífica, que están consignados en la Constitución de la República.

Keisa Chavarría fue la primera persona en denunciar el secuestro de su esposo, Mauricio Ríos, quien junto a ella llegó en su vehículo al centro comercial Camino de Oriente para unirse a la manifestación.

“No podíamos pasar y nos tuvimos que estacionar allí. A mi esposo se lo llevaron por puro gusto. No nos dijeron nada. Él se bajó solo para asomarse si había algo y lo agarraron y lo subieron a la camioneta”, expresó Chavarría.

Además de Ríos, la Articulación de Movimientos Sociales y CONFIDENCIAL confirmaron la detención de otros 18 manifestantes.  Suyen Barahona, Ana Margarita Vijil, Tamara Dávila, Ana Lucía Álvarez, Francisco Ortega, José Antonio Peraza, José Dolores Blandino, Marlen Chow, Marcela Martínez, Alejandra Machado, Allan Cordero, Alba Aragón Dávila, Geisel Solís, María Dolores Monge, Andrés Reyes, María de los Ángeles Gutiérrez, Gustavo Adolfo Vargas, Sandra Cuadra, Freddy Ramírez y Ramiro Lacayo.

Intimidación a periodistas

A pesar de los retenes policiales, unas 50 personas se habían reunido en el sector de Camino de Oriente, pero a los pocos minutos centenares de antimotines cercaron el área. Los policías dispararon varias bombas de estruendo y sin aviso capturaron a la fuerza a los manifestantes, que fueron trasladados en varias camionetas con rumbo desconocido.

De igual manera, la Policía Nacional retuvo en el sector de Altamira por 20 minutos al equipo de La Prensa y 100% Noticias, entre ellos a los reporteros Roy Moncada, Engell Vega y el fotógrafo Jader Flores. El equipo periodístico de El Nuevo Diario también fue retenido por varios minutos y al regresarle sus identificaciones les pidieron que “abandonen la zona”.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó a través de su cuenta de Twitter “profunda preocupación por las detenciones” y reiteró que “la protesta social es un derecho legítimo de los ciudadanos”.

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão, consideró “inaceptables” las “actitudes represivas y autoritarias” que se produjeron hoy en Nicaragua.

El titular de la CIDH ya había advertido anteriormente de la existencia de una “nueva etapa” de la represión con restricciones de derechos que apuntan a la implementación de un “estado de excepción” que sustituye al Estado de Derecho.

Mientras, el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio José Báez, se pronunció de contra las detenciones arbitrarias realizadas por la Policía Nacional.

“Qué triste e indignante que se produzcan otra vez hoy en Nicaragua actos de represión de la Policía contra la población que se manifiesta pacíficamente. ¡La represión no es la solución!”, escribió Báez en su cuenta de Twitter.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend