Política

Roberto Rivas lanza convocatoria y exhibe a sus "acompañantes"

Calendario electoral a la medida de Ortega

El documento excluye la observación electoral, pese a que es una demanda de más del 80% de la población.



Después de varios meses de incertidumbre el Consejo Supremo Electoral (CSE) convocó oficialmente a los comicios nacionales para el seis de noviembre, y publicó el calendario con las fechas más importantes del proceso electoral, que finalizará con el nombramiento del presidente y vicepresidente de la República, 20 diputados nacionales, 20 diputados al Parlamento Centroamericano y 70 diputados departamentales.

Los diez magistrados electorales, encabezados por Roberto Rivas se presentaron en un hotel de Managua para anunciar el inicio del proceso electoral y para mostrar a varias personalidades de México, Chile  y otros países a quienes Rivas exhibió como “expertos electorales” que “acompañarán” la contienda.

Rivas además leyó parte del calendario electoral que luego hizo llegar a los 17 partidos políticos habilitados para las votaciones. Uno de los puntos que destacó el titular del CSE fue la fecha estipulada para la verificación ciudadana. Según el calendario, ese proceso quedará para el fin de semana del 25 y 26 de junio.

En el documento del Tribunal Electoral se dejó como fechas para la presentación de alianzas políticas entre el 22 y 25 de julio y para la presentación de candidatos a Presidente, Vicepresidente y diputados entre el 28 de julio y dos de agosto.

Igualmente quedó establecido que los partidos políticos tendrán entre el 30 de septiembre y el siete de octubre para presentar las ternas que integrarán las Juntas Receptaras de Votos (JRV), y el mismo siete de octubre para presentar las listas de fiscales que cuidarán los votos de cada agrupación política.

En el documento enviado a los partidos políticos además se lee como fecha de inicio de la campaña electoral el 20 de agosto y como último día de campaña proselitista el dos de noviembre, cuatro días antes del sufragio.

Llama la atención que aunque los comicios serán el seis de noviembre como estaba previsto, el CSE ha dejado estipulado hasta el 14 de noviembre -ocho días después- para la “publicación provisional de los resultados” de la votación.

Cero observadores

A pesar de las múltiples voces que claman por observación electoral profesional -más del 80%, según las encuestas-, el CSE no se refiere en este calendario a la posibilidad de convocar a ninguno de los organismos internacionales o nacionales para participar como observadores, como ocurrió en comicios pasados.

El anuncio de Rivas levantó críticas de parte de la llamada Coalición Nacional por la Democracia, que lidera el Partido Liberal Independiente (PLI). En un comunicado esta agrupación política integrada por varios partidos y movimientos opositores cuestionó que “el Calendario Electoral no menciona siquiera la observación electoral nacional ni internacional, que es fundamental para empezar a devolver credibilidad a un sistema electoral que ha sido desacreditado por múltiples fraudes”.

La alianza que encabeza el PLI criticó que “el Magistrado Presidente del CSE en su conferencia de prensa ha pretendido tender una cortina de humo citando las credenciales académicas de un conjunto de expertos internacionales invitados o contratados por el propio CSE”.

El documento de los partidos y movimientos opositores insistió “que la presencia de estos expertos electorales, independientemente de sus calidades profesionales, no sustituye la observación electoral que manda la Ley y reiteramos nuestra exigencia de que se invite desde ya a las organizaciones internacionales como la Unión Europea, la Organización de los Estados Americanos y el Centro Carter,  que han observado procesos electorales en Nicaragua durante más de una década y cuya presencia parecen temer los operadores políticos del régimen”, fustigaron los opositores en el escrito.

Igualmente fustigaron que el calendario anunciado por Roberto Rivas no mande a publicar la normativa electoral, los reglamentos ni manuales que regirán el proceso. “Hemos exigido la publicación completa de esta normativa, para garantizar que las reglas del juego sean públicas y evitar que el CSE las publique a cuentagotas, tardíamente y de forma arbitraria como lo ha hecho en procesos anteriores”, dice el pronunciamiento de la coalición.

Finalmente, señalaron que el calendario electoral no establece la publicación del padrón electoral ni la publicación de los resultados de la votación por JRV en la página web del CSE como manda la ley.

Mientras tanto, el vocero del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Jorge Irías se limitó a decir que a su partido no lo sorprendió la convocatoria del CSE y que “estamos listos con nuestros fiscales para ir a las elecciones”.

Por su parte, la expresidenta del CSE, Rosa Marina Zelaya comentó que la convocatoria del CSE “es bastante tardía, tomando en cuenta que este es un proceso sumamente importante donde se van a elegir a las autoridades de este país”.

Zelaya además instó a los magistrados electorales a incluir en el calendario definitivo la fecha para invitar a los observadores internacionales porque “tiene que dar garantías al pueblo de Nicaragua y a la comunidad internacional de que este será un proceso transparente”.

Igualmente, el exfuncionario del CSE, Dionisio Palacios cuestionó que el calendario no establezca tiempo suficiente para que los partidos políticos puedan subsanar las listas de fiscales en caso de impugnaciones y que tampoco se deje claro cuándo se publicará el manual  Paso a Paso, “para que los partidos tengan el tiempo suficiente para capacitar a sus fiscales y personal electoral”.

La fiscal electoral

En su comparecencia, el magistrado Rivas también anunció que la labor de fiscalía electoral está a cargo de la fiscal Mirna Benita Siles, por designación de la Fiscal General, Ana Julia Guido.

La fiscal Siles tiene en su record profesional haber acusado a los mineros de la Mina El Limón que en octubre pasado desafiaron al gobierno del comandante Ortega y se tomaron por varios días el poblado, enfrentando a las brigadas antidisturbios de la Policía Nacional.

En julio del año pasado, Siles fue la acusadora de los policías de la masacre de Las Jagüitas, que según los familiares de las víctimas “fue una payasada” en la que la fiscalía se coludió para beneficiar a los policías autores de la masacre.

En 2007, la fiscal Siles acusó a nueve feministas miembros de organizaciones de mujeres, a quienes se les señaló de promover el aborto producto de una violación en el caso de la niña “Rosita”.