Política

Ortega reprime a campesinos, mientras delegación de la OEA se reúne con fuerzas políticas

Campesinos resisten represión con valentía

Antimotines atacan a campesinos con balas reales y de goma y lanzan bombas lacrimógenas. Hay al menos siete heridos y veinte desaparecidos



Intimidación. Cateo. Bloqueo. Aislamiento. Represión con balas reales y de goma y con bombas lacrimógenas. A través de diferentes métodos, el gobierno de Daniel Ortega trató de impedir la caravana campesina que hoy miércoles se realizaría en Managua, para protestar contra la concesión del proyecto canalero y en repudio a las recientes votaciones nacionales, en víspera de la llegada al país del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, este primero de diciembre.

Casi al final de la tarde, el Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía anunció que suspendía sus intenciones de realizar la caravana, para evitar nuevos enfrentamientos y más actos de violencia de parte de la Policía. Sin embargo, la presidenta Francisca Ramírez sostuvo que no se trata de un fracaso, porque “es el gobierno de Ortega el que está demostrando que no respeta los derechos de los nicaragüenses”.

Desde la noche del lunes, oficiales y agentes antimotines de la Policía Nacional mantienen “militarizada” la zona, con al menos cinco retenes desde Managua a Nueva Guinea y tres puestos de mando en las comunidades más estratégicas de la zona, donde los campesinos del movimiento anticanal se concentraban o dirigían desde ayer para partir hacia la capital, a bordo de sus camiones ganaderos y de carga

La mañana de este miércoles, los campesinos seguían concentrándose en diferentes puntos, algunos frente a los retenes policiales para tratar de avanzar a la capital, en una caravana o caminata hacia Managua que finalmente no ocurrió. Durante el día, los retenes policiales y cateo a vehículos colectivos y personales también se extendieron por diferentes puntos del país con un despliegue policial sin precedentes.

Numerosos retenes policiales se reportaron desde muy temprano por la mañana en el sector hacia Rivas de la Carretera Panamericana, Carretera a Masaya, Granada, León y Chinandega, Carretera Norte, San Benito, el Norte y Centro del país.

“Hemos confirmado retenes desde la salida de Mateare hasta El Guasaule. Algunos son verdaderos campamentos con Policías y militares instaladas hasta con colchones”, aseguró el exdiputado liberal y jurista de León, Luis Pallais,

El expresidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Asamblea Nacional valoró que “estamos en un estado de sitio de hecho, que atenta contra los derechos constitucionales de todos los nicaragüenses”.

Pallais explicó a Confidencial que un estado de sitio en casos de guerra exterior, rebelión y sedición, pero que el caso de la caravana campesina y la marcha cívica de este jueves simplemente es libertad de expresión.

Aislan comunidades y reprimen con bombas y balas

Con el argumento de labores de reparación en el puente El Zapote, el gobierno socavó este lunes a las diez de la mañana el único punto de comunicación de las comunidades con la ciudad de Nueva Guinea.

Una maestra con 50 alumnos que habían viajado a una finca cercana en un paseo de fin de año fueron los únicos que ayer pudieron cruzar por el sector con autorización el cerco de seguridad. Los niños y la docente de la escuela “La Montañita” pasaron por el puente a primera hora sin ningún problema, pero a su regreso encontraron parte del puente destruido y tuvieron que esperar aprobación para cruzar por el fango.

Horas antes, también se impidió la salida de buses, camiones y vehículos particulares. A pie, cientos de campesinos avanzaron hacia el punto y exigieron su paso. La Policía respondió con bombas lacrimógenas y disparó balas de goma y también balas reales, según casquillos recogidos por los manifestantes y tres heridos con armas de fuego, entre ellos un campesino que permanecía grave con una bala en el estómago.

Esta mañana, las gestiones del párroco de la iglesia católica local permitieron que el campesino identificado como Pedro José Gúzman, grave por una bala alojada en el abdomen tras el enfrentamiento de ayer, pudiera cruzar al otro lado, camino al hospital más cercano para recibir atención médica.

El aislamiento impidió anoche el cruce de heridos al hospital más cercano, incluyendo el de una mujer embarazada con complicaciones médicas que llegó a la zona acompañada de un médico para intentar cruzar. Campesinos concentrados en la zona exigieron y rogaron el paso de los enfermos. Un grupo de ellos asegura que la respuesta de uno de los antimotines fue: “Ahí que se mueran”.

Cerca de las once de la mañana de este miércoles, una delegación del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), liderada por su presidente Vilma Núñez, y la abogada Mónica López Baltodano, que respalda al movimiento campesino anticanal, lograron cruzar el retén del empalme de San Benito, rumbo a Nueva Guinea, para confirmar in situ las denuncias de la zona.

El puente El Zapote, esta mañana. Una patrulla permanece en el lugar, pero al amanecer no había rastro de la supuesta obra ni maquinaria. Confidencial | Dánae Vílchez
El puente El Zapote, esta mañana. Una patrulla permanece en el lugar, pero al amanecer no había rastro de la supuesta obra ni maquinaria. Confidencial | Dánae Vílchez

“Chica” Ramírez: “No esperábamos tanto ataque y violencia”

La líder campesina de La Fonseca y presidenta del Consejo Nacional en Defensa de la Tierra, el Lago y la Soberanía, Francisca Ramírez, informó que un enfrentamiento en la comunidad La Lechera, dejó un saldo de siete heridos: cuatro con balas de goma y tres con balas reales, incluido uno a Pedró José Guzmán.

“Nosotros tenemos derecho a expresarnos. Solo queremos expresarnos. Defender nuestra tierra, pero no esperábamos que nos trataran de esta manera, no esperábamos que fuera así. Estoy triste, porque miramos la actitud de este gobierno, de como actúa contra nosotros, que ha violentado nuestros derechos”, reclamó.

Otro lesionado fue el periodista Julio López, del programa de radio Onda Local, a quien la Policía esposó y lanzó contra unos adoquines. López fue arrestado dos veces. En la primera se quedaron con el chip de su celular. En la segunda ocasión afirma que lo encarcelaron por dos horas y lo patearon en el piso. Patricia Orozco, directora del programa, responsabilizó al gobierno por cualquier daño a la integridad de López.

Al otro lado del puente, en la zona de El Tule, también se han registrado otros enfrentamientos. Ramírez dijo que no han logrado comunicarse con los campesinos del otro lado, pero han tenido acceso a algunos de los reportes que también registran la violencia en esta otra comunidad.

“Desde las dos de la tarde no podemos salir de la zona de La lechera por un retén de antimotines y de tropas especiales. Atacaron nuestros camiones, nos lanzaron bombas lacrimógenas, balas de goma y hasta balas de verdad”, denunció Ramírez.

Varios de los vehículos con los que participarían en la caravana también fueron destruidos o decomisados. Entre estos, dijo Ramírez, el camión en el que ella se trasladaba. Además de los heridos, hay veinte desaparecidos, que se teme podrían estar detenidos por los oficiales.

Ramírez afirmó que “Daniel Ortega tiene miedo a que el pueblo se pronuncie” y calificó como “cobardía” las agresiones contra los campesinos. “Ha demostrado que está dispuesto hasta matar para quedarse  con nuestras tierras. Lo hacemos responsable a él y Rosario Murillo de lo que pase a los campesinos. Esto es violencia por parte del gobierno”, advirtió.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, informó a través de su cuenta de Twitter las gestiones de la Iglesia católica para que permitieran cruzar al campesino herido de gravedad, Pedro Jóse Guzmán e indicó que estén en contacto con los lugareños “muy preocupados por la represión a campesinos y haciendo gestión a autoridades al respecto”.

Callejas: “Tratan de aparentar calma reprimiendo y silenciando”

La coordinadora del Frente Amplio por la Democracia (FAD), Violeta Granera, aseguró que la violencia registrada en las comunidades de Nueva Guinea “es una muestra de la total insensatez del gobierno de Daniel Ortega”, y aseguró que los campesinos del Norte del país, que también se sumarían a la caravana y a otra marcha prevista para mañana, también han denunciado intimidación policial.

“Aquí hay violaciones flagrantes a los derechos humanos. Represión a niveles graves. Es insólito que el gobierno hable de diálogo con la OEA por un lado, mientras hay nicaragüenses a quienes se les está reprimiendo”.

El excoordinador de la Coalición Nacional por la Democracia, Luis Callejas, también aseguró en entrevista con el programa de televisión Esta Noche, que  el gobierno ha puesto en marcha una estrategia de militarización del país.

“Hay una escalada en la represión gubernamental después de las elecciones y con esto lo que están demostrando ell gobierno es que ellos tienen el poder y tratan de imponer a través de la fuerza esas elecciones fallidas o farsa electoral que tuvieron el seis de noviembre”, valoró Callejas.

Según el también excandidato presidencial, inhabilitado por un fallo político de la Corte Suprema de Justicia, el gobierno lo que está haciendo es “tratar de aparentar una calma normal a través de la represión de los ciudadanos y no permitir el libre tránsito de los ciudadanos, violentando nuestros derechos constitucionales”.

A bordo de camiones ganaderos y de carga, los campesinos que demandan la derogación de la ley del canal interoceánico, volverían hoy Managua. El movimiento campesino anticanal, organizaciones civiles, movimientos cívicos y grupos opositores también tenían previsto coincidir en una jornada nacional en defensa de la soberanía y en demanda de elecciones libres y transparentes, que incluiría una marcha nacional mañana jueves.

(Con la colaboración de Carlos Salinas).


También le podría interesar: