Economía

Ofrecerán nuevos destinos y paquetes a empresas mayoristas de EE.UU y Europa

Canatur busca atraer turismo internacional

turismo

Este sábado la feria se abre al público nacional para planificar sus vacaciones



El sector turístico nicaragüense efectuará su sexta feria internacional este fin de semana, pensada para “promover y comercializar” el país, señaló Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), en entrevista para el segmento ’Cuentas Claras’ del programa de televisión ‘Esta Noche’ que se transmite por canal 12.

Se trata en realidad, de una actividad triple.

El primer día, el viernes 9 de junio, la feria se desarrollará a puertas cerradas, con la intención de que la centena de empresas nacionales que estará presente en el lugar, pueda reunirse en privado con los 62 representantes de empresas mayoristas de Europa, Norte y Suramérica, a los que mostrarán su oferta de servicios.

En el evento participan catorce periodistas especializados provenientes de Inglaterra, Italia y Alemania, que además podrán recorrer el país en cualquiera de las ocho giras que se desarrollarán como parte de la Feria.

Algunas de esas giras aprovecharán para visitar nuevos destinos como el hotel Tricasa en San Juan del Sur; o la reserva natural ‘El Bajo’, situado en El Crucero, así como el resort de aventura Nekupe, en el municipio de Nandaime.

El segundo día, los empresarios nacionales podrán participar de un foro especializado en donde expertos internacionales disertarán sobre turismo sostenible, para que conozcan –y puedan aplicar- las mejores prácticas de sostenibilidad en sus operaciones diarias.

En paralelo, ese sábado la Feria abrirá sus puertas durante todo el día, para que el público nacional conozca la oferta nacional de turismo interno.

Valenti explicó que el montaje del evento representa un gran esfuerzo financiero, por cuanto el sector privado está sufragando los gastos de organización del mismo: desde los boletos aéreos para trasladar a poco más de 80 personas, hasta el transporte, alimentación y hospedaje en cualquiera de las giras que organizaron para ellos.

“Nicaragua despierta curiosidad, por ser un destino nuevo y emergente. Por eso es que vemos aparecer a nuestro país con frecuencia en las revistas especializadas en las que recomiendan a sus lectores los lugares a conocer”, explicó la empresaria.

Integración turística centroamericana

Pese a las ventajas que tiene el país, los empresarios del sector observan que, en 2016, la llegada de casi 1.6 millones de turistas generó ingresos por US$642.1 millones, y que esperan alcanzar los US$700 millones en 2017.

El problema es el bajo gasto del turista por día: si los que llegan a Nicaragua gastan un promedio de US$44 por persona, los que visitan cualquiera del resto de países de Centroamérica gastan unos US$100 al día.

“Necesitamos diversificar nuestra oferta y elevar la calidad de los servicios que se ofrecen para poder aumentar ese gasto promedio”, dijo Valenti. Al explicar que los precios están acordes con la calidad existente, ella reconoce que “el problema es que el país tiene poca oferta de instalaciones de cuatro y cinco estrellas”.

Un problema adicional es la falta de suficiente personal capacitado para atender a los visitantes extranjeros. Si bien la naturaleza amable del nicaragüense explica en gran medida la satisfacción que reportan los turistas extranjeros, la presidenta de Canatur lamenta la carencia de una población graduada en carreras turísticas que tenga en realidad la formación que se requiere.

Cuando prácticamente todas las universidades tienen una carrera de turismo, Valenti opina que esas casas de estudio deberían replantearse lo que están haciendo, y quizás comenzar a ofrecer carreras técnicas para formar al personal que se requiere, con las habilidades y competencias que demanda el sector.

A una escala mayor, la empresaria destaca dos iniciativas desarrolladas en conjunto con la Federación de Cámaras de Turismo de la región para incrementar el número de turistas.

La primera lo hace tratando de promover el turismo intrarregional, de modo que los centroamericanos se decidan a conocer las bellezas del resto de países del istmo.

En esa línea se enmarca la propuesta de construir un puesto fronterizo en El Naranjo, que conecte las ricas zonas turísticas de Tola y San Juan del Sur con Costa Rica, lo que será especialmente provechoso cuando se construya la carretera costanera.

La segunda se dedica a atraer turistas de fuera de la región, promoviendo a Centroamérica como un ‘multidestino’, de modo que los turistas piensen en los seis países del istmo como un destino múltiple que vale la pena visitar.