Nación

“La crisis actual no es sostenible. La economía colapsa y seguirá colapsando”, afirma el periodista

Carlos F. Chamorro: “Ataques son un síntoma terminal de la dictadura”

Carlos F. Chamorro

La dictadura "es menos sostenible. No solo arremete contra las oenegés si no que ocupa manu militari medios de comunicación", reclama



Los ataques a las oenegés críticas y el asalto y la confiscación de la redacción de Confidencial y Esta Semana son un “síntoma terminal” de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, opinó el periodista Carlos Fernando Chamorro. El director de los medios de comunicación atacados hizo esta afirmación en el programa Café con Voz, dirigido por el periodista Luis Galeano, al cual asistió para denunciar que, cinco días después de ocupado el edificio de su propiedad, las autoridades no han presentado un solo documento que avalen el allanamiento.

“Es difícil saber dónde quiere llegar Daniel Ortega. Hay una profundización de la crisis. Es un síntoma terminal de la dictadura. Ahora es menos sostenible. No solo arremete contra las oenegés si no que ocupa manu militari medios de comunicación”, aseguró Chamorro.

La confiscación ilegal de empresas privadas y la anulación de personerías jurídicas a oenegés criticas vienen a sumarse al nefasto saldo de la represión: más de 325 muertos, miles de heridos, al menos 565 presos políticos identidicados, y un éxodo de alrededor de 50 000 personas que se refugian en Costa Rica. Es la nueva etapa de la represión que es motivada, a juicio de Chamorro, por las sanciones impuestas por Estados Unidos.

“La crisis actual no es sostenible. La economía colapsa y seguirá colapsando. Estas acciones son defensivas sanciones debido a las sanciones estadounidenses”, expuso el periodista.

Chamorro dijo que el esquema de “fichas de negociación” que Ortega pueda estarse plantearse tampoco funcionaría. Es decir, aunque ofrezca liberar a los presos políticos y ceder a otras demandas ciudadanas, esperando un acuerdo bilateral, por ejemplo con los empresarios, no le resultará. “¿Para qué va ir soltando fichas si nadie le cree? Todos los candados se le cerraron”, afirmó.

El director de Confidencial preguntó cuál es la postura de tecnocracia orteguista, que, en su momento, podría ser definitoria para la crisis. En otras palabras, ¿qué piensan los empresarios sandinistas, el alto mando del Ejército y los miembros del sandinismo histórico, relegados por el liderazgo impuesto por Rosario Murillo?

“Puede ser que el General Aviles esté coludido (con los Ortega-Murillo), pero en el alto mando deben haber oficiales preocupados por la institucionalidad del Ejército. Los miembros históricos del sandinismo deberán decidir si se van hundir con el orteguismo… así como el liberalismo se hundió con Somoza. La negociación es el único camino”, analizó Chamorro.

En esta nueva etapa de la represión, Chamorro augura un escalamiento de la violencia de parte de la dictadura de El Carmen. Es la fase de reprimir medios de comunicación y empresas, lacerando, sobre todo, la ya bastante golpeada economía. De hecho, Ortega planteó en un discurso una “economía de subsistencia, de gallo pinto”. Un punto límite. ¿Qué pensarán figuras cercanas a la dictadura que promovieron la alianza con el gran capital ante esta nueva propuesta del dictador?

“Por ejemplo, ¿Bayardo Arce, Ovidio Reyes, Iván Acosta creen en ese modelo? ¿Los inversionistas de Bancorp, el consorcio de Albanisa creen en el modelo del gallo pinto? No le veo sostenimiento ni futuro”, cuestionó Chamorro. “Me preocupa que se avance más hacia el despeñadero del colapso económico… Aquí no hay guerra como hubo en los ochenta. Es una diferencia profunda y deben decidir si este Gobierno es viable”.

“Mi compromiso es aquí”

Ante las preguntas de Luis Galeano sobre si el exilio es una posibilidad, el director de Confidencial respondió que su “responsabilidad está aquí, en lo que pueda hacer en mi redacción”.

Por ahora, la redacción de Confidencial y los programas de televisión no tienen un espacio físico establecido. Sin embargo, estos medios de comunicación continúan en funcionamiento.

“La dictadura quiere que nos vayamos todos. No estoy criticando a las personas que han tenido que salir al exilio, porque nadie quiere dejar su país. Estaré aquí hasta donde sea posible. Mi compromiso es por Nicaragua… es lo menos que podemos hacer como ciudadanos y periodistas ante un pueblo que lo ha dado todo”, dijo Chamorro.

“Esto no tiene vuelta atrás. La gente merece que los periodistas independientes estemos al pie del cañón. ¿Qué le vamos a decir a los presos políticos, que nos robaron computadoras y por eso nos fuimos?”, agregó el periodista.

Chamorro dijo que interpuso dos recursos de amparo por la confiscación de la redacción que dirige, para establecer un precedente sobre los derechos constitucionales.