Nación

Confidencial gana en Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación

"Ejecuciones en el campo: La masacre contra campesinos" fue la única finalista de Nicaragua y Centroamérica y obtuvo tercer lugar en premios Ipys 2020

La investigación “Ejecuciones en el campo: La masacre contra campesinos en Nicaragua“, del periodista Juan Carlos Bow, de CONFIDENCIAL, en alianza con la plataforma latinoamericana Connectas, fue premiada con el tercer lugar del Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación “Javier Valdez” anunciado este 16 de noviembre por el Instituto Prensa y Sociedad (Ipys).

El reportaje, publicado en tres entregas, revela que treinta campesinos y opositores al Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo fueron asesinados entre octubre de 2018 y diciembre de 2019 y fue el único finalista de Nicaragua y de Centroamérica, entre las mejores investigaciones de la región latinoamericana.

El Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación es el galardón más importante de periodismo de investigación de América Latina. El tercer lugar igualmente lo obtuvo “Alex Saab también compró a diputados de la oposición venezolana”, publicada por el portal Armando.Info y escrita por el periodista Roberto Deniz.

Primer y segundo lugar: México y Colombia

El primer lugar lo obtuvo el equipo de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) con el trabajo “Los explotadores del agua”.

“Las historias que se presentan en esta investigación muestran cómo el agua, un recurso de la nación, se compra, vende y explota como si se tratara de un bien privado abundante, mientras el Estado no pone ninguna traba”, destacó el Ipys sobre el trabajo durante la clausura de la Conferencia Latinoamericana de Periodismo de Investigación (Colpin).

El segundo lugar del premio fue concedido al periodista colombiano Ricardo Calderón, por la investigación “Espionaje Militar” publicada por Revista Semana y que inició en 2018, cuando el periodista junto con su equipo “denunciaron un caso de presunta corrupción en el comando general de las fuerzas militares, por el uso de gastos reservados para compras de equipos para hackear y desviación a asuntos personales”.

Ipys promueve el periodismo de investigación, la libertad de expresión y el acceso a la información pública en Latinoamérica.

Un reconocimiento que “halaga y compromete”

El periodista Juan Carlos Bow, graduado en el máster en periodismo de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS, afirmó que el premio le “halaga y compromete a continuar investigando y publicando sobre los abusos y violaciones a los derechos humanos” cometidos por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, en Nicaragua.

“No hubiera sido posible sin el apoyo y compromiso de las fuentes, muchos familiares de los asesinados, que se accedieron al contar sus historias”, agregó el periodista.

La investigación comenzó en junio de 2019, cuando Bow reportó el asesinato del excombatiente contrarrevolucionario Edgar Montenegro Centeno (56) y su hijo, Jalmar Zeledón Olivas (31, adoptivo), en el departamento hondureño El Paraíso, fronterizo con Nicaragua, calificado como uno de los episodios de la violencia que el Gobierno de Ortega dirige contra los campesinos, y en particular contra la familia Montenegro, asesinada y perseguida por su oposición al régimen.

“Comencé a construir una base de datos sobre estos asesinatos, que ya se documentaban en el norte del país. Luego surgió la oportunidad de postular a una beca de Connectas en agosto y resulté seleccionado para realizar la investigación, en alianza con la plataforma latinoamericana de periodismo. La investigación incluyó varios viajes a la zona donde se han registrado las ejecuciones y entrevistas con decenas de familiares”, detalló el periodista.

Carlos Fernando Chamorro, director de CONFIDENCIAL y Esta Semana, felicitó al periodista por el premio que calificó como “un gran reconocimiento a su trabajo”.

El periodista Octavio Enríquez, premio de periodismo Ortega y Gasset 2011, comentó sentirse orgulloso de su colega y amigo por el premio del prestigioso certamen.

La investigación “Ejecuciones en el campo”

“Horas antes de morir, el campesino Donald Fernando Rivera Rizo, de 28 años, sirvió café a quienes lo asesinaron. Eran ocho hombres, vestidos con uniformes negros, sin insignias, y dos de ellos llevaban el rostro cubierto con pasamontañas. Los ocho portaban armas de guerra: AK-47 y escopetas. Donald, asesinado el diez de octubre de 2018, vivía en una comunidad de San José de Bocay, Jinotega, en el norte de Nicaragua”. Así inicia la investigación escrita por Bow.

Tres días antes de ese asesinato, el abogado Óscar Noel Herrera Blandón, de 40 años, también fue asesinado por un sujeto encapuchado que le disparó dos veces por la espalda, a quemarropa, mientras estaba sentado a la mesa de un bar en Wiwilí, Jinotega.

Ambos asesinatos no son hechos aislados en Nicaragua. La serie revela que entre octubre de 2018 y diciembre de 2019, al menos 30 activistas políticos u opositores campesinos han sido ejecutados en el país, según la investigación de la revista CONFIDENCIAL y el programa Esta Semana, en alianza con la plataforma periodística regional CONNECTAS.

La segunda entrega del trabajo narra como paramilitares han asesinado a cuatro miembros de una familia de campesinos opositores; mientras los sobrevivientes han tenido que esconderse o exiliarse.

Mientras, en la tercer entrega se obtuvo la reacción del Ejército de Nicaragua que afirmó “desconoce” los asesinatos de al menos 30 campesinos opositores, y afirmaron no tener información de ningún caso. Sin embargo, no negaron que estas ejecuciones ocurran.

Desconocemos de qué muertes o asesinatos se refiere (la de los campesinos). Si la pregunta conlleva a que el Ejército ha estado ahí, en esos sectores donde han acontecido esos hechos, pues no. Nuestros mejores testigos son los productores”, dijo el coronel Álvaro Rivas Castillo, jefe de la Dirección de Relaciones Públicas y Exteriores del Ejército de Nicaragua, al ser cuestionado sobre cómo explica que estas ejecuciones sucedan en una zona donde el Ejército mantiene un plan de vigilancia permanente.

Más en Nación

Share via
Send this to a friend