Política

Crece apoyo a una coalición Azul y Blanco 

Daniel Ortega cae a su nivel más bajo de desaprobación -38%

La pobreza, el desempleo, y el incremento del costo de la vida, producto de la crisis económica que le siguió a la crisis política que agobia a Nicaragua con más fuerza a partir de abril de 2018, pasaron a ser las principales preocupaciones de los nicaragüenses, según la más reciente encuesta efectuada y publicada por la empresa CID Gallup.

No es que la ciudadanía haya dejado de interesarse en la política: es que las consecuencias económicas de la crisis, están ahogando la economía familiar, en especial después de ver caer en -3.8% el producto interno bruto de 2018, o por la pérdida de más de 417 000 puestos de trabajo.

Esta encuesta nos muestra “un ciudadano promedio buscando satisfacer la necesidad básica de su hogar, en temas de costo de vida y desempleo”, aseguró Bryan Ureña, director de Proyectos y analista senior de CID Gallup, entrevistado para el programa Esta Noche, que se transmite en línea.

Bryan Ureña
Bryan Ureña, director de proyectos y analista senior de CID Gallup. // Foto: Elmer Rivas

Aunque asfixiados por la situación económica, las opiniones y percepciones de los ciudadanos están impregnadas “por todos los eventos de la coyuntura política que sucede en el país, pero con una preocupación desde el seno de su hogar”, recalcó el experto.

Las respuestas de los encuestados muestran una brecha de -50 puntos, entre el 69% que piensa que el país va por el rumbo equivocado, y el 19% que aplaude la dirección en que el binomio Ortega – Murillo lleva la nación.

Los datos contrastan con el +27 que resultaba del 52% que estaba de acuerdo con el rumbo seguido hasta 2016, contra solo el 25% que mostraba sus reticencias.

“En este momento, la población nos dice: “Mi preocupación, mi necesidad principal hoy es el costo de la vida”. El ciudadano promedio dice: “Me cuesta vivir en el país”, insistió Ureña.

Explicó que “hay un tema de desempleo, hay un tema de dinero, y lo vemos con otros indicadores, como el Índice de Desarrollo Humano, donde ubicamos a Nicaragua al lado de países como Haití y Guyana, de modo que el clamor específico del pueblo en este momento, es hacia el costo de la vida”.

“Eso no implica que dejen de lado lo político, o el resto de aspectos coyunturales del país, pero en este momento nos encontramos a un ciudadano clamando por el costo de la vida”, repitió.

Daniel Ortega reprobado

El régimen tampoco aprueba el examen político de la ciudadanía, que identifica como segundo y cuarto mayores problemas del país a “la crisis política que vivimos” y “temor por nuestros hijos y la opresión del gobierno”, respectivamente, lo que explica la sonora reprobación de -38% que se otorga a Daniel Ortega en su desempeño como presidente de la República.

Megarótulo
Un megarótulo de la pareja presidencial destruido cerca de la rotonda Jean Paul Genie. Confidencial | Carlos Herrera

Esa calificación negativa surge del 57% de los ciudadanos que califican de mal o muy mal la labor de Ortega al frente del Poder Ejecutivo, versus el 19% (mayoritariamente aquellos que siguen siendo fieles al Frente Sandinista), que lo aprueban… haga lo que haga.

Cuatro de las cinco encuestas efectuadas desde que, a partir de abril 2018, Ortega atacó a balazos a la población desarmada que se manifestaba en contra de los desmanes de su mandato, otorgan al mandatario calificaciones de -30 a -39, exceptuando la de enero de 2019, en la que mejoraba hasta lograr un -5.

Ese desempeño es, con mucho, el peor evaluado por la ciudadanía, que le otorga -27, -32 y -38, en octubre de 2008; septiembre 2018 y septiembre 2019, respectivamente. El único momento positivo fue el +14 de septiembre 2013, cuando la economía mantenía su aceleración gracias al efecto de los recursos venezolanos que quedaban en el país.

En contraste, los expresidentes Alemán, Bolaños y Barrios de Chamorro, marcaron -7, -8 y -21, en noviembre 1998, noviembre 2003 y diciembre de 1993, en este último caso, en un escenario en el que el mismo Ortega, cumpliendo su amenaza de ‘gobernar desde abajo’, hacía todo lo posible por torpedear los esfuerzos por gobernar el país y reconstruir la economía.

Su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, que hasta enero de 2018 ostentaba un +61 (77 positivo, menos 16 negativo), se hundió en las apreciaciones de la ciudadanía -que cree que es ella la que gobierna, más que Daniel Ortega- a partir del inicio de la represión contra los ciudadanos, lo que ilustra por qué solo 26% aprueba su gestión, contra 51% que la rechaza, para un índice de reprobación de -25.

El -38 de Ortega, y el -25 de Murillo son resultados que están en concordancia con el grupo de ciudadanos que indicaron a CID Gallup que en Nicaragua “habrá normalidad hasta que Daniel [Ortega] y Rosario [Murillo] salgan del poder. Claro. Tajante”, refirió Ureña.

En el mes de septiembre, Ortega enfrenta la peor valoración de su gestión de gobierno -38% solo comparable con el -39% que obtuvo en junio de 2018, mientras en enero había logrado una leve recuperación que lo situó en -5%


Apoyo a un coalición Alianza Cívica-Unidad Azul y Blanco

Murillo y Ortega las personalidades peor valoradas del país

Pérdidas económicas Nicaragua
Pintas contra Daniel Ortega en un autobús del transporte público de Managua. EFE | Bienvenido Velasco | CONFIDENCIAL.

Mientras se vislumbra que la salida al conflicto nicaragüense será electoral –adelantada, o hasta en noviembre de 2021- la ciudadanía aún no otorga su beneplácito por candidato o partido alguno de la oposición: el Frente Sandinista obtiene un +25 de “preferencia partidaria”, mientras el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) obtiene +4 y Ciudadanos por la Libertad (CxL) solo +2.

En donde sí hay más acuerdo, es en cuanto a la conveniencia de una coalición entre la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia con la Unidad Nacional Azul y Blanco, idea que cuenta con el visto bueno del 44% de los encuestados, mientras 28% declara una opinión desfavorable hacia esa posibilidad, para un +16 de opinión positiva.

En ese mismo apartado, el Frente sandinista obtiene un -1, al igual que la Alianza Liberal nicaragüense, con CxL marcando -3, o el -29 el Partido Liberal Independiente.

Nadie destaca en el renglón de las posibles candidaturas opositoras, aunque el recién retornado Félix Maradiaga obtiene 8% de simpatías entre los encuestados que dieron algún tipo de aprobación para una candidatura opositora, con el economista Juan Sebastián Chamorro obteniendo 4%, mientras Cristiana Chamorro y el líder empresarial José Adán Aguerri obtenían 3% cada uno.

En el apartado de la valoración sobre las personalidades, solo cuatro de ellos obtienen un margen positivo de más de 20 puntos, con la particularidad que tres de ellos son periodistas, Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial, Esta Noche, Esta Semana y Niú, obtuvo la aprobación del 52% de los encuestados, para un +34.

La también periodista Lucía Pineda Ubau obtuvo 40 de aprobación, y +20 de margen, mientras Juan Sebastián Chamorro obtenía las opinión favorable del 39% (y una evaluación de +24 al restarle las opiniones negativas). Cristiana Chamorro cierra ese pelotón inicial con 37% de opiniones positivas, y +25 de margen.

Las valoraciones negativas, las encabezan Rosario Murillo con 60% negativo y 22% positivo para un margen de -38%; Daniel Ortega con 54% negativo y 30% positivo (-34%) y el jefe policial Francisco Díaz con 38% negativo y 10% positivo, con un  margen de -28%,


Aumenta delincuencia e inseguridad

Un sector de Carretera a Masaya, cerca del Hotel Hilton Princess, ocupado este lunes por decenas de policías y antimotinas. // Foto: Carlos Herrera

En el tema de la seguridad, 47% de los encuestados dijo que la delincuencia ha aumentado en los últimos cuatro meses, pese a que ocho de cada diez ciudadanos dijeron que por su casa pasa una patrulla policial una o más veces al día.

“En cuanto a la seguridad, nos dicen: ‘La Policía viene; visita esta comunidad, pero no sé hasta qué punto nos visita para hacerme sentir seguro, o para hacer un control sobre la comunidad’, relató el director de Proyectos y analista senior de CID Gallup.

Finalmente, el 57% de quienes reportaron haber sido víctimas de un robo o asalto, dijo que no denunció el delito, porque “la Policía no hace nada” (para resolver el caso o capturar al hechor), o porque “tienen miedo de represalias de los hampones y que lo robado no se recuperará”.

Más en Política

Share via
Send this to a friend