Emergencia Coronavirus

Daniel Ortega impone récord de 35 días de ausencia sin rendir cuentas

Durante el vacío de poder, aumenta contagio y fallecidos por covid-19 alcanzan 2225 personas; más sanciones internacionales, y se firma la Coalición

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, vence este miércoles 15 de julio su propio récord de días ausente en el cargo: 35 días, sin rendir cuentas al país, mientras la crisis sanitaria se agrava por la expansión del contagio del covid-19 y el incremento exponencial de muertos a causa del virus, sin que el Gobierno haya dictado medidas para prevenir y contener la pandemia.

La última aparición pública de Ortega fue el pasado 10 de junio, cuando participó en una conferencia virtual del grupo ALBA sobre la economía tras la pandemia. En su única intervención, el caudillo sandinista se quejó de las sanciones internacionales contra sus familiares y funcionarios más allegados, a la que ha calificado como “extremas” y “radicales”.

Las ausencias de Ortega han sido habituales durante sus 13 años en el poder; sin embargo, en los meses de pandemia se han dado las dos más extensas. Entre el 12 de marzo y el 15 abril de este año, el mandatario no apareció públicamente por 34 días, lo que contrastó con la actuación del resto de presidente de Centroamérica que se pusieron al frente en la respuesta ante el coronavirus.

CONFIDENCIAL seleccionó los diez principales hechos que han ocurrido durante la actual desaparición pública del caudillo, al que en redes sociales ya se le llama el “gobernante ausente”. En todo el 2020, Ortega solo ha sido reportado en nueve actividades oficiales

Sube contagios y muertes

El pasado 10 de junio, oficialmente en Nicaragua se reportaban unos 1464 casos positivos de la covid-19 y unas 55 muertes relacionadas al nuevo coronavirus, según las cifras del Ministerio de Salud (Minsa). Sin embargo, el independiente Observatorio Ciudadano COVID-19 contabilizaba al menos 5027 casos sospechosos y 1114 las muertes vinculadas a la pandemia.

Durante la ausencia del caudillo, la cifra oficial de contagiados y muertos se ha duplicado. En su informe semanal de este martes 14 de julio, el Minsa indicó que se han reportado 3147 casos positivos y 99 muertes por covid-19, desde el anuncio del primer caso en Nicaragua, el pasado 18 de marzo.

La cifra de muertes del Observatorio Ciudadano supera en más de 20 veces a la del Minsa. La iniciativa registra 2225 fallecimientos vinculados a la covid-19; mientras registra unos 7893 casos sospechosos, según su último informe, del 10 de julio.

Caída en encuestas

Seis días después de la última aparición pública de Ortega, se dio a conocer el fallecimiento Edén Pastora Gómez, conocido como el ‘comandante Cero’. El exguerrillero y operador político del régimen pasó varios días internado en el Hospital Militar, por una afección respiratoria, aunque no se confirmó que fuera la covid-19.

Pastora, de 83 años, respaldó abiertamente la brutal y sangrienta represión del régimen contra los ciudadanos, durante las manifestaciones cívicas de 2018. Era uno de los pocos comandantes al servicio de la nueva dictadura de Ortega que tuvieron algún protagonismo histórico en el derrocamiento de Anastasio Somoza en 1979.

La estrategia del régimen frente a la pandemia —considerada “errática por expertos nacionales e internacionales— ha deteriorado aún más la imagen de Ortega. Una encuesta de la firma regional CID-Gallup, publicada a mediados de junio, reveló que siete de cada diez nicaragüenses consideran que el Gobierno no ha atendido de manera adecuada la pandemia; además, siete de cada diez opinan que el país va por el rumbo equivocado.

Esos resultados fueron respaldados por otra encuesta, de la firma Borge y Asociados, en la que se concluyó que la gestión del régimen frente a la covid-19, era la “peor evaluada en la región centroamericana”.

Los malos resultados en las encuestas han sido precedidos por la suspensión presencial de las principales fiestas partidarias del FSLN: la caminata del Repliegue a Masaya, y la celebración del 19 de julio, aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

El repliegue fue sustituido por un concierto virtual con una cuota de “20 000 conectados”, que no alcanzó ni un 30% de lo exigido. La primera dama y vicepresidenta, Rosario Murillo, ya anunció que las actividades del 19 de julio consistirán en “cantos a nuestra revolución”. Será la primera vez que la celebración partidaria no se realizará en plazas públicas.

Oposición da paso al frente

Coalición Nacional
Firma de la Coalición Nacional, este 25 de junio de 2020. // Foto: Nayira Valenzuela

Durante la larga ausencia del caudillo sandinista, los principales sectores de la oposición firmaron los estatutos de la Coalición Nacional. Esta gran alianza fue constituida, el pasado 25 de junio, por tres movimientos cívicos y cuatro partidos políticos, que han impuesto como meta sacar del poder al régimen de Ortega y Murillo.

La Coalición fue conformada por: la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB); la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD); el Movimiento Campesino; y los partidos por políticos: Liberal Constitucionalista; Restauración Democrática (PDR); Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN); y el partido indígena Yatama. Quedó fuera por autoexclusión el partido Ciudadanos por la Libertad (CxL).

En el campo económico, el presidente del Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes, vaticinó que el Producto Interno Bruto (PIB) decrecerá entre -4% y -4.5%, mientras el Banco Mundial recalculó su pronóstico de una caída del -4.3%, y la empeoró hasta un -6.3%.

La firma británica The Economist Inteligence Unit (EIU, por sus siglas en inglés) pronosticó que la economía nicaragüense se contraerá un -8.2%; luego de que en enero pasado pronosticará una caída del -1.5%.

Más sanciones al régimen

En sus escasas apariciones públicas de este 2020, el presidente Ortega se ha lamentado, una y otra vez también, sobre las sanciones en contra sus funcionarios y parientes. Sin embargo, sus quejas no han sido tomadas en cuenta en el ámbito internacional; el Consejo Federal del Gobierno de Suiza impuso, el pasado 24 de junio, sanciones a seis funcionarios del régimen orteguista, uniéndose así a unas sanciones de la Unión Europea, en mayo pasado.

Los sancionados son: Néstor Moncada Lau, asesor de seguridad nacional de la pareja presidencial; Sonia Castro, exministra de Salud; y los jefes policiales: Francisco Díaz, director de la Policía Nacional; y los subdirectores Ramón Avellán, Luis Alberto Pérez Olivas y Justo Pastor Urbina.

En una entrevista en el programa Esta Semana, el embajador de Suiza para Nicaragua, Mirko Giulieti, aseguró que las sanciones no son contra Nicaragua, sino “más bien es un mensaje de respeto de Derechos Humanos”.

Siempre en materia de sanciones, el Senado de los Estados Unidos votó de forma unánime por una resolución que exige ejercer más “presión política y económica” contra el régimen.

El Senado exhortó al Gobierno estadounidense “alinear las sanciones” con los esfuerzos diplomáticos “para que la dictadura haga reformas electorales y permita unas elecciones libres, justas y transparentes”.

El régimen enfrentó también una dura sesión en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). El secretario general del organismo, Luis Almagro, recomendó a los países que “se declare que hay una interrupción del orden constitucional que afecta gravemente el orden democrático de Nicaragua”.

El exembajador nicaragüense José Luis Velásquez consideró que la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, quedó “implícita” en la sesión virtual del Consejo Permanente. “Ahora empieza el sondeo entre los miembros de la OEA a ver si se pueden conseguir los 24 votos para la convocatoria de la reunión de cancilleres”, dijo.

Más en Emergencia Coronavirus

Share via
Send this to a friend